El 2×1 no es aplicable a represores

EL PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA ROSENKRANTZ VOTO EN DISIDENCIA

La Corte Suprema determinó ayer que el beneficio del cálculo del 2×1 no es aplicable a condenados por delitos de lesa humanidad y de esa forma revocó el fallo que el propio máximo tribunal había dado a conocer en 2017 y que benefició al represor Luis Muiña.
La Corte adoptó esta decisión por cuatro votos contra uno, con la disidencia del presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz.
La decisión de los jueces fue en el caso concreto del recurso extraordinario presentado por Rufino Batalla, condenado a 12 años de prisión por su participación en el centro clandestino de detención y tortura La Cacha, que funcionó durante la última dictadura militar en las afueras de la ciudad de La Plata.
Más allá del caso particular, la decisión de la Corte es extensible a todos aquellos otros casos de condenados por delitos de lesa humanidad.
La decisión llevó las firmas de los jueces Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, ya que Rosenkrantz lo hizo en disidencia y a favor de la aplicación del 2×1.
La ley 24390 conocida como del 2×1 fue derogada en 2001 pero el 3 de mayo de 2017 la Corte la empleó al aplicarla al caso del represor Luis Muiña, luego de evaluar el principio del derecho penal que impone la aplicación de norma más benigna a favor del imputado.
Esa decisión había sido suscripta por los votos de Highton, Rosatti y Rosenkrantz. Pero una semana después, en medio de duras críticas de organismos de derechos humanos y dirigente políticos, el Congreso Nacional aprobó la ley 27362, que excluyó del beneficio a los condenados por delitos de lesa humanidad.
La expectativa estaba puesta en el voto de Rosatti, quien el año pasado votó a favor de concederle este beneficio a represores, pero en esta oportunidad cambió su postura para adecuarse a la ley: “Otro fallo del 2×1 podría generar un fuerte rechazo social”, había señalado el juez meses atrás.
Ahora, en su falló argumentó su cambio de posición respecto al voto en Muiña porque aceptó la “aclaración de la interpretación” que la ley 27362 sancionada el año pasado realizó sobre el alcance del 2×1 en casos de lesa humanidad.

Rosenkrantz.
El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, justificó su voto a favor de otorgar el 2×1 a represores y reiteró que debe “aplicarse la ley más benigna”. “Yo voté en disidencia porque considero que esa ley (por la que prohíbe utilizar ese mecanismo para condenados por crímenes de lesa humanidad) no era constitucional, por no respetarse el principio que dice que tiene que aplicarse la ley más benigna”, señaló el titular del máximo tribunal.
Al hablar durante la presentación de los avances del Programa Justicia 2020, en el Centro Cultural Kirchner (CCK), y ante el presidente Mauricio Macri, Rosenkrantz subrayó, de todas formas, que “no fue fácil” fallar de esa forma, en contra de los otros cuatros integrantes del tribunal Elena Highton, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda.
El presidente de la Corte Suprema sostuvo que “fue muy sano” el “generalizado repudio” que se originó a partir del fallo del máximo tribunal del año pasado en el caso del condenado por delitos de lesa humanidad Luis Muiña.
“La gente en las calles fue el testimonio viviente del Nunca Más, pero ese concepto no puede ser puesto de cualquier modo porque no siempre se respeta la Constitución”, manifestó Rosenkrantz.

Garavano.
Por su parte, el ministro de Justicia, Germán Garavano, sostuvo que fue “una posición muy respetable” la que tomó el presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz, al votar en disidencia porque lo hizo creyendo que era “la correcta aplicación de la ley”.El funcionario nacional aclaró que para él esta norma “es perversa”, pero destacó que el magistrado “fue muy aplaudido en el auditorio” cuando detalló los motivos por los que tomó esa decisión.
“Explicó lo difícil que fue para él hoy emitir su voto en el marco de este caso llamado 2×1, donde señaló que para un juez tiene que ser más importante lo que él considere que es la correcta aplicación de la ley de lo que pueden ser sus creencias y su mirada personal. Creo que es una posición muy valiosa, muy respetable”, consideró Garavano. (NA)