El campo no quiere ajustes y exige aún menos impuestos

"EL PRESIDENTE PELEGRINA PIDIO QUE EL ACHIQUE PASE POR LA NACION Y LAS PROVINCIAS

La vicepresidenta participó de la inauguración de la 132 Exposición Rural de Palermo y celebró que se hayan bajado más de 1400 aranceles. Por su parte, Daniel Pelegrina, le pidió al Gobierno más favores impositivos.
Gabriela Michetti y Daniel Pelegrina dejaron inaugurada ayer la 132º exposición de la Sociedad Rural en Palermo con discursos en los que reafirmaron la alianza entre los grandes productores y el Gobierno. Michetti agradeció el hecho de que “es la primera vez que una mujer inaugura esta exposición” y recalcó su origen en una ciudad de la Pampa Húmeda, Laprida. Remarcó que hablaba en representación de Macri y les transmitió unas palabras del presidente: “Me pidió que les dijera que cultiven la confianza, que no pierdan la energía de sol a sol, estamos en el camino correcto y cuando crece el campo crece la Argentina”.

Trigo y cebada.
La número dos del Ejecutivo, flanqueada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, definió al sector como “nuestro gran motor” y felicitó a los productores porque “ustedes nos demuestran que sí se puede, que si somos previsibles, las oportunidades se transforman en realidad”.
Michetti apuntó que las producciones de trigo y cebada van camino de superar los números del año pasado. “La revancha del trigo se viene con todo”, aseguró. E hizo un elogio de la liberalización del sector: “Pasa el tiempo y se ve que cuando se le saca el pie de encima, el campo es capaz de demostrar todo lo que es capaz de hacer”. Hizo un guiño: “Estamos para remover trabas y simplificar trámites”.
Así, celebró que bajo el gobierno de Cambiemos se hayan bajado más de 1400 aranceles porque “los queremos más competitivos, con reglas claras y un Estado que busca soluciones” para “llevar desarrollo a cada rincón y dar trabajo y oportunidades” y así “fortalecer el arraigo de los argentinos en el exterior”.

Mito fundante.
El presidente de la Sociedad Rural manifestó que “recuperamos la confianza y el diálogo” con el Gobierno una vez que se “equiparó nuestra situación con otro sectores”. Agradeció la quita de “injustas retenciones” y lanzó una consigna que fue aplaudida a rabiar: “Nunca volveremos a ser la variable de ajuste de un modelo que ya fracasó”.
Para Pelegrina, “la Argentina sale delante de la mano del campo”, en una reafirmación del mito fundante de los grandes productores, y consideró que “el campo no es formador de precios”, respecto de “los desbarajustes que se atribuyen a los productores”. En ese sentido, dijo que “tenemos que buscar en toda la cadena por qué suben los precios” y estimó que “los impuestos son el eslabón más pesado de la cadena”. Así, condenó “la presión tributaria”, a la que definió como “asfixiante” porque “no se adecua a la realidad económica y productiva del país”.

Ajustar el Estado.
Ante cientos de presentes, Pelegrina afirmó que “el equilibrio fiscal se logra aumentando la producción, y no con gravámenes cada vez más abusivos”. En esa línea llamó a Nación, provincias y municipios a reducir el déficit fiscal. “Deben hacer su ajuste sobre los gastos innecesarios, como las tasas municipales y el impuesto inmobiliario”, que calificó como “distorsivos”.
Con todo, Pelegrina tiró una crítica por elevación al decir que “nadie podrá invertir con esta tasa de interés, menos aun los productores”, en un marco de pérdida de 8 mil millones de dólares por la sequía, pese a lo cual reconoció el apoyo de los bancos oficiales. “Queremos nuevas formas de financiación”, manifestó. Y destacó los logros del sector, como la cosecha de 20 millones de toneladas de trigo para fin de año, la recuperación de cinco millones de cabezas de ganado, la duplicación de la producción vacuna, la apertura del mercado japonés y el crecimiento en la venta de tractores y cosechadoras en los últimos dos años.
Entre las deudas pendientes habló de la lechería, “que tiene potencial para la exportación” y la producción equina “porque la Patria se hizo a caballo”. Pidió mayor infraestructura en caminos rurales y acceso a los ferrocarriles, así como en conectividad a Internet, porque “queremos que nuestros jóvenes elijan quedarse en el interior”. (Página12.com)