Inicio El Pais El Congreso rechazó el golpe contra Evo

El Congreso rechazó el golpe contra Evo

DIPUTADOS Y SENADORES APROBARON PROYECTO SOBRE BOLIVIA

El Senado fue otro territorio de la discusión entre el oficialismo y la oposición sobre Bolivia. La mayoría opositora aprobó una declaración que repudió el golpe de Estado e instó al Ejecutivo a conceder asilo a todos los que lo soliciten. El interbloque de Cambiemos planteó su propio proyecto, más lavado, que planteaba repudiar los «ataques al sistema democrático de Bolivia», y finalmente se abstuvo.
En los discursos, los senadores oficialistas se concentraron en cuestionar a Evo Morales, aunque no hubo demasiados cruces. Además, el oficialismo sumó el rechazo a los ataques a la embajada argentina en Chile y criticó a Venezuela, para no perder la costumbre. Los opositores cuestionaron al presidente Mauricio Macri y al canciller Jorge Faurie por su posición «genuflexa».
El debate en el Senado comenzó con 37 senadores, el quórum justo, incluidos cinco de Cambiemos. De entrada, el senador radical Julio Cobos planteó incorporar un proyecto de Cambiemos que no hablaba de golpe de Estado y pidió sumar el caso de Chile. Luego de una discusión, se pusieron de acuerdo en tratar los dos proyectos en conjunto.
Con la whipala sobre su banca, la senadora Magdalena Odarda propuso sumar el bloqueo a Cuba y tuvo la primera discusión con la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Cobos contra Morales.
Desde el oficialismo, esquivaron de distintas maneras la condena directa al golpe e intentaron volver la culpa sobre Morales. Cobos cuestionó los 13 años de gobierno del presidente boliviano «sin que esto sea una justificación para quebrar el orden institucional». La senadora del PRO Laura Rodríguez Machado sostuvo que «son siempre repudiables los golpes de Estado, pero también son siempre repudiables los fraudes».
«Hay cinco países que dicen que hubo golpe de Estado. El resto dicen que no lo hubo. Más allá de señalarnos con el dedo, nos pongamos del lado de ese pueblo que sufre», planteó. En tanto, Silvia Elías de Pérez cuestionó a Morales: «Cuando un gobernante pretende quedarse eternamente en el poder, debilita a la democracia».
«En Bolivia ha habido un quiebre institucional, o más de uno. La violación a la Constitución no la condenamos. Que el Tribunal Supremo diga que la reelección por un mandato viola los derechos humanos de un ser humano no lo condenamos», enumeró Esteban Bullrich y llegó a mencionar a Venezuela, el caballito de batalla de Cambiemos.

Diputados.
La Cámara de Diputados aprobó a mano alzada un proyecto de declaración consensuado por la oposición que expresa un «profundo repudio al Golpe de Estado perpetrado en Bolivia». Cambiemos, que había presentado su propia iniciativa, decidió abstenerse.
El mecanismo de votación fue resuelto por el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, luego de que la oposición y el oficialismo no pudieran limar diferencias y ponerse de acuerdo en un texto común.
Durante la sesión que duró casi 5 horas y en la que se protagonizaron varios cruces, se pusieron en debate tres iniciativas. La oposición llegó al recinto con un solo proyecto, de autoría de Felipe Solá de Red por Argentina, que también recibió el apoyo de los tres legisladores del Frente de Izquierda y del oficialista Daniel Lipovetzky.
En el mismo, se repudia sin más el golpe de Estado en Bolivia y se «convoca a todo el arco político de la región a exigir el cese inmediato de la persecución y violación de derechos humanos de funcionarios/as, dirigentes/as políticos, sociales, sindicales, feministas y de la población en general». Además, se «exhorta al pronto restablecimiento de la democracia y el orden constitucional, subvertido por la policía y las Fuerzas Armadas, sin proscripciones».
Cambiemos, en tanto, intentó previo a la sesión llegar también con una declaración conjunta que limara las asperezas existentes en el interbloque. Así, el proyecto de Resolución que presentaron repudia «los ataques contra el sistema democrático, sufridos por el Estado plurinacional de Bolivia, las condenables intervenciones Policiales y Militares en el proceso político, como así también las gravísimas alteraciones a la voluntad popular que desembocaron en el anuncio de una nueva convocatoria a elecciones Presidenciales».
Sin embargo, ya al llegar a la sesión sus aliados del bloque Evolución de Martín Lousteau, presentaron un tercer proyecto en el que eligieron «expresar el repudio contra el golpe de Estado perpetrado en el Estado Plurinacional de Bolivia».
Al momento de los cierres, el titular de la bancada del Frente para la Victoria en Diputados, Agustín Rossi, expresó: «No encontré ningún discurso tanto del oficialismo, ni de la oposición que no rechazara el golpe de Estado en Bolivia. Más allá de que por otras circunstancias la votación final no salga por unanimidad, que esto quede asentado en la versión taquigráfica».
En tanto, el titular del interbloque Cambiemos, Mario Negri, pidió «no sólo discutir una semántica, el tema es debatir un proceso». «Sí tenemos una diferencia, que es mirar la película completa, porque para mi partido el valor de la democracia también se basa en elecciones libres sin trampa y sin fraude. Lamento que no podamos llegar a una misma expresión», señaló.
(Pagina12.com / Ambito.com)

Cristina contra Jeanine Añez
La vicepresidenta electa Cristina Fernández cuestionó la autoproclamación de Jeanine Añez como presidenta de Bolivia tras el golpe de Estado contra Evo Morales. «Parece que a los presidente ya no los eligen los pueblos», ironizó la senadora nacional, a la vez que denunció que esa «nueva moda en Latinoamérica» cuenta «con gran patrocinio mediático» y de los Estados Unidos. «Lo curioso es que dicen hacerlo en nombre de la democracia», añadió la ex mandataria durante su pronunciamiento, en el que evitó mencionar al gobierno norteamericano.

Legisladores del FdT de festejo
Fue un acto protocolar que no estuvo exento de momentos emotivos. La Asamblea Legislativa proclamó formalmente la fórmula ganadora en las elecciones presidenciales del 27 de octubre: Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. Las consignas «Vamos a volver», «Alberto Presidente» y la Marcha Peronista (con estrofas desordenadas) fueron coreadas desde las distintas bancadas que integraron la coalición electoral del Frente de Todos.
Del otro lado, en un Congreso polarizado, los legisladores de Cambiemos mostraron con distintos gestos su estado de ánimo a días de abandonar el gobierno, en los que se mezclaban los rostros adustos con las sonrisas nerviosas y los diálogos vacuos para pasar el momento: hasta hubo quien acompañó con sus manos sobre la banca el ritmo de la marcha.
El diputado nacional, vicepresidente de la Cámara y presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, fue el elegido por la comisión que integraron seis diputados y seis senadores como locutor de los resultados de la elección presidencial que entregaron las autoridades de la Cámara Nacional Electoral, presentes en el recinto. El sanjuanino leyó la cantidad de votos y el porcentaje respectivo de las seis fórmulas que compitieron en octubre y la proclamación de la triunfadora. Todas fueron aplaudidas respetuosamente. Pero tras la votación que proclamó a los ganadores, los legisladores del Frente de Todos desataron su júbilo.
Los senadores de todas las bancadas fueron los primeros en llegar a un recinto de la Cámara de Diputados todavía semivacía. De a poco se fueron ocupando las bancas. La Asamblea fue dirigida por la vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó. El diputado macrista fue el encargado de izar la bandera, en una de sus últimas tareas al frente de Diputados, antes de que se entonara el Himno Nacional.
Hubo saludos entre legisladores de distintos bloques. Algunos con tono de despedida para aquellos que no renovaron sus bancas y ya no estarán tras el recambio legislativo del diez de diciembre. Por caso, el peronista salteño Pablo Kosiner, Diego Bossio y el macrista Eduardo Amadeo.
Otros fueron de felicitaciones y deseos de buenos augurios para quienes fueron electos para otra función en octubre. El diputado Guillermo Montenegro, futuro intendente de Mar del Plata, fue el que más abrazos cosechó entre sus pares de Cambiemos. Del otro lado pasaba lo mismo, pero la lista era más larga: Fernando Espinoza (que volverá a la intendencia de La Matanza), Mayra Mendoza (futura intendenta de Quilmes), María Emilia Soria (que será intendenta de General Roca en Río Negro), Alejandra Rodenas (próxima vicegobernadora de Santa Fe), entre otros.
También hubo quienes faltaron a la cita. No estuvo la senadora y vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner, que prolongó su estadía en Cuba, a donde fue para visitar a su hija Florencia. (Pagina.com)