El dólar roza los 30 pesos

SE HUNDEN LAS ACCIONES ARGENTINAS EN WALL STREET

El dólar se apreció un 3,4% el viernes -y acumuló un alza de casi dos pesos en las últimas cuatro ruedas- por coberturas en dólares de inversores privados frente al cierre de mes, los crecientes temores por la aversión global al riesgo y la desconfianza en el rumbo económico del gobierno.
Con este resultado, la divisa muestra un avance del 16,1% ($ 4,1) en junio, y del 56,52% en el primer semestre del año, un rendimiento que opacó el atractivo de otras inversiones en activos domésticos.
El billete, en este sentido, saltó 98 centavos a su nuevo récord histórico $ 29,66 en bancos y casas de cambio, de acuerdo al promedio de Ambito.com. Fue en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa trepó 78 centavos a $ 28,85, descontando una parte de la suba sobre el final de la rueda, tras la segunda subasta realizada por el BCRA.
En un intento por contener la disparada, la autoridad monetaria colocó un adicional de u$s 300 millones, que sacrificó de sus reservas, aparte de los u$s 150 millones provenientes del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) por cuenta y orden del ministerio de Hacienda. El precio promedio de corte, en este último caso, se ubicó en 29,1209, siendo el mínimo precio adjudicado de 29,0590.
De esta manera, la venta de u$s 450 millones por parte de entes oficiales superó a las operaciones genuinas de bancos registrados en el Siopel, que fueron de u$s 349 millones. El volumen operado subió un 45% a u$s 1.017 millones.

Falta de confianza.
Operadores explicaron a este medio que la disparada se produjo debido “sobre todo a una pérdida de confianza en el gobierno” en relación al rumbo económico y político a raíz de la falta de señales claras con respecto a cómo se llevará a cabo el ajuste del déficit fiscal acordado con el FMI y de la publicación de datos negativos sobre la marcha de la economía publicados por el Indec en los últimos días.
Los precios tuvieron un recorrido amplio y con significativa volatilidad en un escenario de nerviosismo que sólo se atenuó luego de la segunda subasta oficial. La amplitud entre máximos y mínimos operados fue de las más altas de los últimos tiempos y reflejó la dispersión de los valores en un contexto de incertidumbre.
Los mínimos se anotaron en el arranque a $28,35, veinticinco centavos arriba del final previo. Con muy poco volumen operado en la primera mitad del día, las escasas operaciones registradas reflejaron un significativo aumento de los valores ante una insuficiencia de la oferta para atender los pedidos de compra sin ejecución. La presión de la demanda llevó los precios a tocar máximos en los $ 29,45 antes de la primera subasta oficial. Luego de la segunda intervención del Central, los valores del dólar se acomodaron con muchos altibajos por debajo de los $ 29 y se mantuvieron en ese rango hasta el cierre de la sesión.
“La moneda terminó el mes en su nivel más alto desde la salida de la convertibilidad experimentando un salto importante que complica al resto de las variables económicas en un escenario internacional que tampoco ayuda para disminuir la dosis de intranquilidad e incertidumbre que evite la dolarización de portafolios locales”, destacó el analista Gustavo Quintana.

Dólar paralelo.
En tanto, en la plaza paralela, el blue avanzó 90 centavos a $ 29,40 en cuevas de la city porteña. De esta manera, se mantuvo por debajo de la cotización oficial. A su vez, el “contado con liqui” saltó ayer 94 centavos a $ 28,23.
En el mercado de dinero entre bancos, el “call money” se negoció estable en el entorno del 38%. En “swaps” cambiarios se pactaron u$s 113 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para el lunes y el martes. Las tasas de Lebac en el circuito secundario se operaban estables en el plazo de 19 días al 42,30% y la de 145 días al 40% TNA.
En el Rofex, donde se operaron u$s 1.000 millones, el 50 % se operó a julio con precios finales $ 29,82 con una tasa de 38,35% TNA. El plazo más largo con volumen fue diciembre, que cerró a $ 34,10 a una tasa de 35,90%.
Por último, las reservas del Banco Central bajaron el jueves de u$s 103 millones hasta los
u$s 62.892 millones.

Pérdidas.
Las acciones argentinas que operan en Wall Street se hundieron hasta un 13,2%, luego de una serie de informes internacionales que le bajaron el pulgar al “equity argentino”.
Los ADR de Edenor encabezaron las pérdidas, con una merma del 13,2%. A su vez, los papeles de Telecom bajaron un 9,4%; los de Transportadora Gas del Sur, un 7,6%; los de Banco Francés, un 7,1%; y los de Grupo Fin. Galicia, un 6,3%.
Durante junio algunos papeles argentinos, como los de Supervielle, acumularon un retroceso de hasta el 38,2%.
Una de las entidades que le bajó el pulgar a los ADRs argentinos fue JP Morgan, al rebajar a las acciones al rango “neutral” por el menor crecimiento y mayores expectativas de inflación en un contexto global adverso que complica el financiamiento de déficits gemelos. (Ambito.com)

Aumenta el riesgo país
Mientras el dólar alcanzó un nuevo récord frente al peso, el riesgo país, que mide el JP Morgan, no detiene su tendencia alcista y el viernes cruzó la barrera de los 600 puntos básicos hasta alcanzar su mayor nivel en 34 meses.
El índice registra un incremento del 3,2% y se ubica en 614 puntos básicos, máximo desde agosto de 2015.
En poco más de tres semanas, el riesgo país de Argentina acumula un ascenso del 31,2%, habida cuenta que el 6 de junio pasado se ubicaba en 468 unidades.
Entre las causas de este fuerte incremento, aparecen la acelerada salida de flujos de capitales desde los países emergentes hacia activos más seguros, por las mayores tensiones a nivel global, proceso que se conoce como “flight to quality”.
Si bien esta “fuga” de divisas tiene un efecto generalizado, economías como la argentina o la turca suelen ser las más golpeadas (de hecho, lo fueron), dado que poseen mayores desequilibrios macroeconómicos.