Inicio El Pais El FMI, "comprometido con Argentina"

El FMI, «comprometido con Argentina»

GUZMAN PARTICIPO DE NUEVA REUNION VIRTUAL CON PAISES DEL G20

La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, expresó que el organismo está «comprometido de manera muy constructiva con Argentina» y reconoció que la entidad revisará su política de tasas de interés en beneficio de países emergentes. Esta fue, precisamente, una de las demandas planteadas por el ministro de Economía, Martín Guzmán, ante sus pares del G20, cuando destacó la necesidad de impulsar medidas para beneficiar a los países de ingresos medios que mayores desafíos presentan durante la pandemia, como la reducción de los costos de interés de los préstamos y la generación de un fondo de reservas.
Durante su discurso en la segunda reunión virtual de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G20, Guzmán consideró «crucial» la creación de un fondo de reservas con dinero del FMI (el DEG) para países emergentes, una propuesta conjunta presentada por Argentina y México ante el foro.
Georgieva, por su parte, dijo: «estamos comprometidos de manera muy constructiva con Argentina. Los dos, nuestro equipo y el equipo argentino están trabajando». La titular del FMI respondió de esta forma a una consulta periodística durante la conferencia de prensa que dio inicio formal a la Asamblea de Primavera del FMI y el Banco Mundial. «Durante la visita del ministro (Martín) Guzmán, tuvimos una reunión constructiva. Ambos equipos acordaron algunos principios generales para el programa y el trabajo continúa», añadió. Y concluyó que «cuando hayamos alcanzado un acuerdo, lo llevaremos a nuestra junta directiva».
Consultada sobre la política de modificación de tasas que reclama Guzmán, mostró su simpatía con el planteo: «cuando observamos el pedido que el ministro está haciendo sobre las tasas de interés, tenemos que reconocer dos cosas: primero, está trayendo este punto cuando el Fondo pasará por una revisión periódica de nuestros cargos y es el momento para discutir este tipo de cuestiones». En segundo lugar, «el FMI introdujo en el pasado recargos por acceso excepcional con el fin de crear un incentivo para que los países ingresen y salgan de los programas de la manera más eficaz y rápida posible».
El Fondo «es una institución que concede préstamos a países que se enfrentan a dificultades, y eso plantea un alto riesgo y requiere que el Fondo también construya una fuerza a través de equilibrios preventivos», advirtió. Y concluyó: «habrá una revisión. Como siempre, escuchamos a los miembros y luego buscamos un camino hacia lo que tiene más sentido y hacia el consenso entre los miembros».

«Crear reservas».
Guzmán había puntualizado que «es crucial identificar mecanismos para permitir una reasignación voluntaria de nuevos DEG no utilizados (por países avanzados) a todos los países en desarrollo, incluidos los de ingresos medios», antes de apoyar la decisión del G20 y el FMI de avanzar con la designación de DEG para los miembros del Fondo, que aportarán unos 650.000 millones de dólares adicionales.
Argentina y México plantearon de forma conjunta ante el G20 la creación de un fondo de reservas con la moneda del FMI (DEG), para que pueda ser utilizada por los países de ingresos medios, que sufren más los costos financieros de los préstamos. En una declaración presentada por Guzmán y su par mexicano Arturo Herrera, ambos países solicitaron «analizar, sin descartar mecanismos bilaterales o de otro tipo para hacer uso de la próxima asignación de DEGs, la posibilidad de crear un fondo específico en el seno de las Instituciones Financieras Internacionales, que favorezca una reestructuración más ordenada de la deuda en países de ingreso medio con dificultades o la mejora de sus condiciones de financiación».
El G20 había autorizado al FMI a elevar la emisión de su moneda (DEG), para complementar las reservas de todos los países miembro, durante la última reunión de ministros de finanzas celebrada en febrero. De esta forma, Georgieva avanzó para dotar al FMI de 650.000 millones de dólares extra, que los países recibirán según la asignación de cuota que tengan en el organismo.
Para Argentina, cuya participación es de 0,67%, el monto a recibir sería de unos 4.354 millones de dólares. (Télam)