Inicio El Pais El Irízar partió a la Antártida

El Irízar partió a la Antártida

ROSSI ANUNCIO QUE SE ESTA EVALUANDO INCORPORAR NUEVO ROMPEHIELOS

El Rompehielos Almirante Irízar zarpó esta madrugada con más de 300 tripulantes, científicos y militares del puerto de Buenos Aires hacia la Antártida para comenzar con la segunda etapa de la campaña de verano y abastecer a las bases argentinas en ese continente, en una travesía de cerca de cuarenta días y diez mil kilómetros.
En los primeros minutos del sábado, decenas de familias despidieron al personal embarcado en el rompehielos que realizará el relevo de las dotaciones de las bases permanentes Orcadas y Belgrano 2, y continuará el abastecimiento y apoyo logístico de las bases Esperanza, Carlini, y la transitoria Petrel.
El buque zarpó con 1.200 metros cúbicos de cargas generales, 640 metros cúbicos de gasoil antártico, 120 metros cúbicos de alimentos congelados y 4.800 metros cúbicos de gasoil naval que abastecen 4 generadores que le permiten alcanzar los 16.000 caballos de fuerza que puede empeñar para romper bloques de hielo de hasta 6 metros de espesor.
El ministro de Defensa, Agustín Rossi, quien anunció que desde su cartera se esta evaluando la posibilidad de incorporar otro buque de similares proporciones al Irízar, se convirtió en el primer titular de esa cartera en navegar en el rompehielos y antes de comenzar las maniobras para abandonar el puerto dirigió un mensaje a la tripulación desde el puente de mando en el que agradeció el compromiso de todos los integrantes del despliegue en la Campaña Antártica de Verano.
«Es una alegría enorme poder acompañar un tramo de esta navegación hacia la Antártida en este Rompehielos que fue reconstruido en nuestro país y llevado a los más altos estándares internacionales por la mano de obra calificada de nuestro astillero», dijo Rossi, que desembarcó cerca de las 9 en la ciudad de La Plata.

Contra el clima.
El comandante del Irízar, Maximiliano Mangiaterra, contó que «navegar en la Antártida conlleva una serie de riesgos que no están presentes en otros lugares; si bien está diseñado para navegar en el hielo las condiciones meteorológicas pueden condicionar mucho las operaciones y cuando el viento es intenso debemos estar muy atentos a que no nos lleve hacia grandes bloques de hielo».
«Una de las situaciones más complejas es tener que navegar de noche en un mar cubierto de bloques de hielo porque en esas condiciones los sensores no distinguen con precisión el espesor de los bloques y en lo único que podemos confiar es en la experiencia de nuestros vigías para distinguir en la oscuridad cuales bloques son peligrosos y cuáles no», indicó.
Mangiaterra contó que «en la primer campaña del Rompehielos después de las reparaciones (en 2017) apenas 5 de los 116 tripulantes habíamos tenido alguna experiencia previa, pero en estos dos años pudimos ir formando al personal». «Ahora cada vez que zarpamos lo hacemos con cerca de un setenta por ciento de tripulantes experimentados», concluyó el comandante del rompehielos que tiene 121 metros de largo y 25 de manga.

Destino final.
El coronel Adolfo Humarán, comandante del componente terrestre del Comando Conjunto Antártico, precisó que «en este viaje se va a realizar el relevo de la dotación anual de la base Belgrano 2, que está a cerca de dos mil kilómetros del Polo Sur y es la más austral de las posiciones argentinas en la Antártida». «En esa base pasan un año completo una veintena de personas con distintas misiones, con cuatro meses de día, cuatro meses de noche, dos meses de amanecer y dos meses de ocaso», describió.
«Una de las claves para permanecer en un ambiente tan hostil es la disciplina para organizar los horarios de sueño que pueden desordenarse en los meses en los que no hay noche o los que no hay día. Además en esas condiciones muchas tareas cotidianas representan importantes desafíos; por ejemplo, en Belgrano 2 para conseguir agua hay que picar bloques de hielo, y en invierno hay que salir a hacer esa tarea de noche y con temperaturas que pueden ser de 20 grados bajo cero», añadió.

Travesía.
En esta travesía, el rompehielos navegará 5.400 millas náuticas -unos 10.000 kilómetros-, en un itinerario que comprenderá el abastecimiento de las bases conjuntas antárticas Orcadas, Belgrano II, Esperanza, Petrel, Primavera y Carlini.
Allí realizará el relevo de las dotaciones, desembarco de materiales, víveres, combustible y personal para su mantenimiento, y el repliegue de residuos, mientras los científicos a bordo desarrollarán investigaciones y los relevamientos previstos durante esta etapa. Una vez finalizado el recorrido, el buque regresará a Ushuaia y, en una tercera etapa, concretará el relevo del personal de la base permanente San Martín. (Télam)