Inicio El Pais El "metegol humano", una opción que crece

El «metegol humano», una opción que crece

La práctica de fútbol en canchas reducidas fue autorizada ayer lunes por el Comité Operativo de Emergencia (COE) y la actividad se reanudará en Tucumán después de más de 100 días de parálisis por la pandemia de coronavirus, aunque el formato tendrá algunas modificaciones para que se puedan respetar las medidas sanitarias establecidas los protocolos.

En este caso se recurrirá al denominado “metegol humano”, un modelo de competencia que se aplica en Brasil y fue replicado en algunas ciudades argentinas durante la pandemia, y que entró en vigencia desde ayer en Tucumán como parte de la flexibilización de las actividades deportivas impulsadas por el gobierno.

Alvaro Valladares, uno de los empresarios que llevó adelante las gestiones ante el COE, aseguró que se trata de un «fútbol cuidado», con el menor de los contactos posibles y evitando las aglomeraciones, y se mostró convencido de que los deportistas «se adaptarán rápido a los cambios».

El documento, que fue publicado ayer y lleva la firma del ministro de Seguridad y secretario del COE, Claudio Maley, detalla el protocolo que debe ser respetado para que la pelota vuelva a rodar, teniendo en cuenta las limitaciones por la etapa de distanciamiento por la que atraviesa la provincia.

El formato.

Lo que cambia con respecto a la modalidad tradicional de fútbol 5 es que la cancha estará dividida en ocho rectángulos. Un sorteo previo le asignará a cada jugador una de las zonas y, si bien los futbolistas podrán hacer desplazamientos laterales, no les será permitido superar esos límites.

Los equipos deberán estar listos 10 minutos antes del turno, ya que deben realizar una serie de trámites para poder acceder a la cancha, y quienes participen deberán someterse al protocolo de salubridad: limpieza de manos y de calzados, además de medición de temperatura, entre otros puntos.

Los asistentes tendrán que firmar una declaración jurada en la que consignen sus datos personales y el horario en el que jugaron, lo que permitirá a las autoridades del Ministerio de Salud efectuar un seguimiento exacto en caso de que se registre un contagio de coronavirus.

Las cantinas estarán cerradas, por lo que una vez terminado el partido ambos equipos deberán abandonar las instalaciones y no podrán cruzarse en el complejo con jugadores del turno siguiente.

Sólo podrán asistir los integrantes de los equipos que cuenten con turno y a raíz de eso no se permitirá el ingreso a quienes vayan a ver el partido o a acompañar a alguno de los jugadores.

Antes de jugar, y una vez que cumplan con los trámites de rigor, los equipos deberán abonar por el turno para poder marcharse rápidamente del complejo una vez finalizado el partido.