El paro nacional se sintió fuerte en todo el país

PIDIERON REAPERTURA DE PARITARIAS Y CAMBIO DE POLITICA ECONOMICA

El presidente Mauricio Macri manifestó ayer que “los paros no contribuyen a nada, no suman”, en referencia a la medida de fuerza nacional que dispuso para el lunes la Confederación General del Trabajo (CGT) en rechazo a las políticas del Gobierno.
“En la misma línea de lo que decía María Eugenia (Vidal) con los paros en la educación (en la provincia de Buenos Aires), no contribuyen, no suman”, sostuvo Macri durante una visita a Tandil, acompañado por la gobernadora bonaerense.
En este sentido, agregó: “Yo no creo que haya habido un Gobierno en décadas con tanta preocupación por el empleo, por el trabajador, por generar nuevas oportunidades, por fortalecer los empleos que tenemos y crear nuevos”.
“Vamos a seguir haciendo lo que venimos en conjunto realizando”, insistió el mandatario, que en declaraciones a Radio Eco de Tandil señaló: “Este año se crearon más de 600 mil puestos de trabajo (…) Estamos en una Argentina que viene creciendo”.
El lunes, Macri recorrió por la mañana las instalaciones del Hospital de Niños “Doctor Debilio Blanco Villegas” en Tandil, que forma parte del Plan Nacional de Telesalud Pediátrica que el gobierno nacional implementó el año pasado.
El jefe de Estado estuvo acompañado por Vidal, el ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el intendente local, Miguel Lunghi, y la directora del establecimiento, Marta Brea.

Hospital.
Según se informó a la prensa de manera oficial, el hospital cuenta con un servicio de emergencias, camas para 44 pacientes, unidad de terapia intensiva pediátrica y desde 2016 posee una sala con equipamiento para tratamientos oncológicos.
También dispone de consultorios externos en las especialidades de traumatología, neonatología, cardiología, oftalmología y nutrición, odontología, otorrinolaringología, cirugía, kinesiología, espirometría, alergia, neurología, nefrología y psicología, además de la atención pediátrica.
Se desempeñan más de 150 trabajadores, entre médicos, enfermeros, administrativos, mucamas y personal de servicios generales, a lo cual se agrega la colaboración de más de cien voluntarios.

Carrió.
En tanto, la diputada nacional Elisa Carrió dijo, por medio de su cuenta oficial de Twitter, que “nosotros no paramos! Trabajando en casa con empresarios fabricantes de maquinarias agrícolas de la Provincia de Santa Fe”, en respuesta al paro general de 24 horas convocado para por la CGT y otras centrales sindicales.
En consonancia con el presidente Mauricio Macri, que había dicho en otra red social, esta mañana al ingresar en la Casa Rosada, “acá se trabaja”, la líder de la Coalición Cívica agregó: “¡Debemos fomentar las pymes ligadas al agro con alto valor agregado y potencial exportador!#YoNoParo”. Por su parte, Paula Oliveto Lago, diputada nacional y otra de las espadas de la Coalición Cívica, aliada del Gobierno, cuestionó los motivos del paro de la CGT y apuntó contra los “sindicalistas ricos que ponen palos en la rueda”.

Oliveto agregó también por Twitter que “sabemos que hay dificultades, pero esta no es la forma de construir una Argentina mejor”.
La legisladora por la Capital Federal, impulsora junto a Carrió de numerosas denuncias de corrupción de funcionarios del gobierno kirchnerista y de algunos sindicalistas, indicó: “Este paro complica a los miles de trabajadores que necesitan ir a trabajar y no pueden”.

Frigerio.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, consideró el lunes que el Paro nacional dispuesto por la CGT es “político” y carece de “consignas claras”, al tiempo que aseguró que permanece “abierto” el diálogo entre el Gobierno y el sindicalismo.
Frigerio evaluó que la medida de fuerza gremial se ha sentido en las grandes ciudades de la Argentina debido a “la falta de transporte”, pero en las localidades más pequeñas, la actividad ha sido prácticamente normal, dijo.
“En definitiva, nos van a encontrar con la misma predisposición al diálogo, pero con un día menos de trabajo en el país”, dijo el funcionario, y añadió: “No se entiende muy bien por qué llegamos a esta instancia”. (NA)

El Gobierno “no supo escuchar”
El titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, dijo ayer que su sindicato se adhiere a la huelga general de esta jornada porque el Gobierno “no supo interpretar o escuchar” su reclamo.
“La economía se dolarizó, pero el salario es en pesos”, adujo además en declaraciones a la radio Mitre.
“Cada vez el trabajador pierde poder adquisitivo, la economía se dolarizó y la economía es en pesos”, insistió Fernández.
Sostuvo que la UTA “acompaña esta medida de la CGT” en reclamo de cambios en la política económica y por “la falta de trabajo”.
Dijo que la Confederación General del Trabajo (CGT) “está buscando como política de Estado privilegiar la salud, la educación, las economías regionales, el empleo y la producción” dado que los sindicatos están “convencidos de que es el camino para crecer”.
Consideró que tienen que “juntarse empresarios, trabajadores y políticos para buscar una política económica que la encaminemos todos” y remarcó que “no se entiende por qué no se hace eso, en este Gobierno y en el anterior tampoco”.
Fernández aseguró que “nadie está en contra del Gobierno” porque “lo votó el pueblo”, pero la situación económica “explotó”.
“Toda la gente tiene algo para reclamar y no es escuchada”, opinó.
También adhirieron sindicatos claves como los estatales UPCN y ATE, además de los de todos los medios de transporte y la banca, por lo que estuvo afectada la Administración Pública y parte del sector privado. (NA)
Por otra parte, los partidos Obrero, Movimiento Socialista de los Trabajadores e Izquierda Socialista, todos de la izquierda trotskista, decidieron hacer un “paro activo” y llevaron a cabo seis cortes de tránsito en diferentes puntos del área metropolitana, sobre un total de 20
anunciados en todo el país
Los cortes de tránsito en los accesos a la capital federal se levantaron paulatinamente para que los manifestantes pudieran llegar al acto en la plaza de la República de Buenos Aires. (NA)

“Un paro significa el fracaso del diálogo”
El tercer paro general de la CGT en contra del Gobierno de Mauricio Macri alcanzó ayer un nivel de adhesión y contundencia verdaderamente significativos en todo el país, a diferencia de las dos huelgas anteriores, al tiempo que la central obrera exigió al Gobierno “sensibilidad” y en especial “respuestas” a sus demandas.
La medida de fuerza por 24 horas a la que convocó la Confederación General del Trabajo (CGT) en rechazo a las políticas de la Casa Rosada, y a recientes decisiones del presidente Mauricio Macri, como sellar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se sintió con fuerza desde el comienzo del día, en especial, en las grandes ciudades.
La adhesión del sector del transporte, superior al 90 por ciento de acuerdo con voceros sindicales, resultó determinante para que el paro resultara exitoso, pese a que la CGT decidió que no iba a movilizarse en esta jornada.
La izquierda, en cambio, sí llevó adelante manifestaciones y protestas callejeras: una de ellas culminó con un acto al pie del tradicional Obelisco porteño, donde el dirigente gremial ferroviario Rubén “Pollo” Sobrero generó polémica al arengar a los militantes a “seguir empujando” con el plan de lucha que llevan adelante “hasta que caiga el Gobierno”.

Conferencia.
Más moderadas fueron las apreciaciones de los integrantes del triunvirato que conduce la CGT, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, cuando evaluaron el resultado de la medida de fuerza en una conferencia de prensa que brindaron en la sede de la calle Azopardo al 800, en la Capital Federal, escoltados por otros miembros del Consejo Directivo de la entidad.
En ese contexto, destacaron que la huelga alcanzó un nivel de “contundencia fenomenal” y salieron al cruce de funcionarios nacionales que tildaron de “político” al paro del lunes e incluso mencionaron que detrás de la iniciativa estaba el Partido Justicialista (PJ).
La cúpula de la CGT exigió, una vez más, a la Casa Rosada que atienda y se haga eco de sus demandas: “Claro que el paro no soluciona, lo que soluciona los problemas de la gente son las respuestas que debe dar el Gobierno y no las da”, remarcó Acuña en la rueda de prensa.
“Ésta es una nueva oportunidad que tiene el Gobierno de reconocer, tener la humildad y sensibilidad de lo que está sucediendo en el país. El hambre no espera, al hambre lo tenemos ahí, en la mesa de muchos argentinos”, agregó Acuña.
Sin servicio de trenes, subtes, colectivos, ni vuelos, la CGT consiguió una masiva adhesión a la huelga, que dejó a la ciudad de Buenos Aires prácticamente vacía durante gran parte de la jornada, con escaso movimiento en las calles y la mayoría de los locales comerciales cerrados.
Pasado el mediodía, la cúpula de la CGT afirmó que la medida de fuerza registró un “altísimo nivel de acatamiento en todo el país” y advirtió que “un paro general significa el fracaso del diálogo social y también el fracaso de la política”.
Aunque la convocatoria se limitó a un paro de actividades, sin concurrencia a los lugares de trabajo y sin movilizaciones, la izquierda junto con sectores más radicales sí realizaron protestas en las calles y cortes en algunos accesos a la Capital Federal, por ejemplo, en el Puente Pueyrredón, en Avellaneda.

Moyano.
Por su parte, el líder del sindicato de camioneros, Hugo Moyano, redobló sus críticas contra el Gobierno y cargó también contra la cúpula de la CGT, al sostener que no existen posibilidades de diálogo entre las partes -como aboga la Casa Rosada- y advertir sobre la situación económica en el país.
“Las mentiras del Gobierno hacen enardecer aún más a la gente, que siente que se le ríen en la cara. Espero que este paro los haga ver la realidad, que se vive y se palpa, y que se va a agravar más”, enfatizó Moyano.
“Los comedores cada vez se llenan más de gente que no puede ni pagar los servicios. El Gobierno ya no se puede hacer el distraído, porque no se trata de que la gente no puede ir al cine, se trata de que mucha gente ya no puede comer”, agregó el líder sindical, que no participó de la rueda de prensa en la CGT, en declaraciones a Radio 10.
Entre otras demandas concreta, los sindicatos plantean que se reabran las negociaciones salariales de este año, en momentos en los que la inflación anual acumulada alcanza al 27%, después de que el Gobierno descartara definitivamente su pauta de aumento del costo de vida para 2018 del 15 por ciento.
De acuerdo con el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, la huelga tendrá un costo de casi 29.000 millones de pesos para la Argentina, en tanto un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa señaló que el paro generó para el sector comercial pérdidas de facturación por unos $9.745 millones. (NA)

En Santa Rosa se sintió con fuerza la medida contra el ajuste
La confederación General del Trabajo (CGT) comenzó pasadas las 12 de la noche de ayer lunes su tercer paro nacional desde que inició la gestión de Mauricio Macri en rechazo a las políticas del Gobierno. no funcionaron la mayoría de las actividades y servicios del país, incluyendo las escuelas, dependencias públicas, transporte y comercios.
En La Pampa, los gremios comenzaron a nuclearse en la rotonda del Centro Cívico, pocos minutos después de las 10. La multitudinaria columna de manifestantes, que copó poco más de cinco cuadras de largo, marchó por las calles del centro local en dirección a la sede del Ministerio de Trabajo. Sin embargo durante la jornada hubo distintas posturas, ya que algunos sectores optaron por no movilizarse.
Durante el lunes, la capital provincial amaneció sin atención en los bancos, sin colectivos urbanos, por la noche no hubo recolección de residuos; y con demoras en la atención en la Dirección de Tránsito municipal. El Sempre, por ejemplo, atendió normalmente. Mientras que en Anses la medida fue contundente, ya que en el organismo se adhirió el 95 por ciento de sus empleados.
Con banderas, bombos, carteles y entonando el ya famoso cántico presente en cada movilización “unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode”, los manifestantes de diversas organizaciones encabezaron la protesta contra el ajuste y contra el Fondo Monetario Internacional. “Es algo que ya vivimos y ya conocemos -argumentaron-“, y contra un gobierno “que no respeta los derechos adquiridos por los trabajadores”.

“Paro contundente”.
El secretario general de ATE, Ricardo Araujo, hizo un balance sobre la medida de fuerza que tomaron los gremios, tanto a nivel nacional como en la provincia y expresó que “es un paro contundente a nivel nacional y que tiene una atención importante aquí en la provincia”, y reconoció que “hay paro en casi todas las reparticiones públicas, en colegios, hospitales y también se nota en la actividad privada”.
El sindicalista mostró conformidad porque la fecha elegida para llevar adelante la toma de fuerza sea en un día “activo” y porque “hemos confluido con algunas organizaciones para computar a esta movilización dándole un carácter de activo al paro. Entendemos que hay un nivel de acatamiento importante”.
Ante la consulta sobre si estimaba que este paro le haría “mella” al Gobierno nacional, Araujo sostuvo: “entiendo que sí, el Gobierno salió a decir que ‘los paros no solucionan las cosas’, nosotros creemos que el gobierno es quien no soluciona las cosas y que es necesario un llamado de atención para que se cambie la política que se está llevando adelante”.
“La única manera es que el pueblo se manifieste como lo está haciendo. Los paros, con el pueblo movilizado le ponen freno al gobierno, como ocurrió en la última medida de fuerza y el gobierno sintió el impacto”, remarcó.

Reforma laboral.
Con la Ley de Reforma laboral casi dentro del Congreso y con una discusión que se cree podría ser inmediata, Araujo sostuvo que “creyeron que los trabajadores íbamos a estar distraídos con el Mundial de fútbol y que iban a poder sacar la Reforma laboral fácilmente, pero se van a encontrar con una resistencia de los trabajadores. No creo que el Congreso se preste a vivir una jornada como la que se vivió cuando se aprobó la Reforma Previsional”.

División.
“En este momento en la CTA Autónoma está generándose una división importante, y bueno se verá manifestado en las próximas elecciones. Aquí en La Pampa ya se ha conformado, hay una elección en este mes y otra en agosto. Al movimiento obrero no le hace bien una nueva división dentro de la CTA. Eso igual no tiene que ver con los trabajadores, sino con los dirigentes que no logran acordar y a medida que los trabajadores necesitamos más unidad, hay más atomización de las organizaciones”, indicó Araujo.

“Fue del 90 por ciento”
La secretaria de Comunicación de Utelpa, Claudia Calderón, indicó que fue muy alto el acatamiento de docentes al paro de ayer. “Los números hablan de un 90 por ciento, y en realidad en algunos lugares fue más alto. Fue creciendo la adhesión, y eso nos pone un poco contentos, a pesar de esta situación que no es para nada agradable”. En cuanto a los reclamos del gremio indicó que “la firma del acuerdo con el Fondo va a traer un fuerte ajuste en los trabajadores, el gobierno ha decidido que va a mandar menos fondos a las provincias y esto va a implicar menor inversión en la obra pública. Los jardines que debían construirse creemos que van a quedar sin hacerse, el desfinanciamiento en los programas ha bajado la cantidad de docentes que están trabajando en los CAI y los CAJ”. En este sentido argumentó que “esto recién empieza y nos va a tener en las calles”, y anticipó que “el 9 de julio habrá una concentración en Buenos Aires a la cual Utelpa asistirá. Es la única manera de ponerle freno al feroz ajuste”.

El Sipren pidió por paritarias
Por primera vez en una movilización en Santa Rosa una bandera que representa al Sindicato de Prensa Zona Sur La Pampa, encabezó la columna. Dicho acto provocó el hecho inédito de que los medios colegas, El Diario y La Reforma, no circulen durante la jornada de este martes. Otros medios locales decidieron también no ofrecer la programación (como Radio Nacional). Una vez que la marcha llegó a la sede del Ministerio de Trabajo, integrantes de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren) entregaron un petitorio para la reapertura de paritarias.