El peor balance de los últimos años

YPF GENERO PERDIDAS POR 28.379 MILLONES DE PESOS

Hay que remontarse a mediados de la década de los 90′ para observar el anterior balance de YPF con números alarmantes. Es que la empresa estatal registró, en su último balance, pérdidas de 28.379 millones de pesos en su resultado neto.
No obstante, sus ingresos crecieron un 34 por ciento en 2016, subiendo de 156.000 millones de pesos a 210.100 millones de pesos. El resultado de la compañía se vio afectado por un deterioro en el valor de sus activos, hecho que ya se había reflejado en el tercer trimestre.
Según informó el diario Clarín, la acción de la compañía pasó de generar una ganancia de 11,68 pesos en 2015 a una pérdida de 72,13 pesos en 2016. Lo que significa un perjuicio de 717 por ciento. La semana pasada, el valor de YPF para los mercados bursátiles estaba cerca de los 8.000 millones de dólares.
Esa cifra, representa una mejora del 26 por ciento en relación a diciembre, cuando se había conocido las pérdidas del tercer trimestre cuando la valuación de la petrolera rondaba los 6.400 millones de dólares.
En el tercer trimestre, YPF anotó un cargo por deterioro de activos por 36.200 millones de pesos. Eso fue por “reducción estimada en los precios del petróleo crudo comercializado en el mercado interno, conjuntamente con la evolución del comportamiento de los costos estimados en función tanto a variables económicas como de comportamiento operativo de nuestros activos”.

Responsabilidades.
El matutino porteño informó que aunque varios analistas de la acción de YPF miraron a Daniel González (director financiero de la compañía) como responsable de los desaguisados que generaron estos números, el actual presidente Miguel Angel Gutiérrez lo mantuvo en el puesto. La conducción actual considera que Miguel Galuccio (anterior presidente y CEO) fue el responsable de gastar por encima de las posibilidades de la empresa.
Una petrolera integrada como YPF tiene ingresos como productor pero también como refinador y vendedor de combustibles. El primer segmento fue el generador de pérdidas por $ 26.845 millones. Allí está el “deterioro de propiedades, plantas y equipos” que sufrió la empresa.
El precio del barril comercializado en el mercado doméstico bajó de US$ 67,6 a US$ 58,9, alineado con una política del Poder Ejecutivo en ese sentido. En cambio, el valor del gas subió 5,8%, de US$ 4,50 por millón de BTU a US$ 4,76, también algo alentado por la actual administración del país.
El gobierno actual entiende que la anterior gestión de YPF se recostó demasiado sobre el petróleo y descuidó el gas, al que debió haber priorizado. Además, algunos técnicos del ministerio de Energía dan a entender que en la gestión de Galuccio podría haberse incurrido en algunos errores contables.
La división dedicada a la refinación y venta de combustibles dejó ganancias de $ 3.000 millones. Aunque hubo una caída en los volúmenes despachados tanto de nafta como gasoil, las mejoras en los combustibles premium balancearon la disminución de ventas.