El peronismo unido acordó cambios

Los tres principales bloques de extracción peronista de la Cámara de Diputados avanzaron ayer en un principio de acuerdo para apurar la sanción de la Ley antidespidos, en un proyecto consensuado que incluiría beneficios para las Pymes y para el empleo joven y que buscarán aprobar la semana próxima para devolverlo al Senado.
Los principales referentes del Frente para la Victoria-PJ, el bloque Justicialista y el Frente Renovador mantuvieron ayer una reunión en el despacho del diputado y flamante titular del PJ, José Luis Gioja, en la que acordaron consensuar un texto con modificaciones al proyecto enviado con el Senado con el objetivo de aprobarlo en el recito el miércoles, o, a más tardar, el jueves.
El anfitrión y Luis Basterra, por el FpV-PJ; Sergio Massa, Graciela Camaño y Marco Lavagna por el Frente Renovador y Diego Bossio y Oscar Romero por el bloque justicialista participaron de la reunión en la que, según los protagonistas, se coincidió en calificar como “crítica” a la situación laboral y en resolver “cuanto antes” el tema.

Dictamen.
Entre hoy y el lunes las tres bancadas peronistas intentarán consensuar el texto y buscarán “el respaldo explicito de las cinco centrales sindicales” para buscar el dictamen en u plenario de comisiones y el consecuente tratamiento en el recinto”, explicó uno de los participantes de la reunión.

Proyecto.
El proyecto que intentarán acordar incluye la prohibición de los despidos por 180 días -con una posible retroactividad a marzo o abril-, la doble indemnización, un régimen especial para las Pymes, y la contemplación de la situación del empleo joven y de adultos mayores.
El giro de los bloques liderados por Massa y Bossio hacía la posición de premura que desde hace unos días expresa el Frente para la Victoria-PJ comenzó a precipitarse ayer por la tarde luego del plenario de comisiones de Legislación del Trabajo y de Presupuesto en la que los diputados de la coalición oficialista reiteraron su vocación de alcanzar consensos con la oposición para modificar el proyecto votado por el Senado.

Media sanción.
La media sanción ingresó formalmente ayer a la cámara baja, después de ocho días de ser sancionada.
En el inicio de la reunión, las autoridades de los bloques de la UCR, Mario Negri, y del PRO, Nicolás Massot, lamentaron que las centrales obreras hayan desistido de concurrir y señalaron que darán el debate en las comisiones y en el recinto de sesiones.
En ese sentido, Negri dijo que “no le sacamos el pecho a la discusión. Nosotros estamos buscando seriamente un pacto por el empleo” y apuntó que “queremos analizar todas las propuestas para solucionar el problema de creación de empleo”.
El presidente de la comisión de Presupuesto, Luciano Laspina, dijo que “queremos consensuar cambios con todos los bloques para mejorar una ley que es mala y no ayuda a la generación de empleo” y aseguró que “queremos incorporar aspectos vinculados con la creación de trabajo para los jóvenes y las personas que superen los 50 años”.
De todos modos, el Frente Renovador aclaró en esa reunión que acepta introducir reformas pero sin eliminar la prohibición de producir despidos por seis meses y la doble indemnización, según informó el diputado santafesino Alejandro Grandinetti.
Desde el bloque justicialista, su presidente, Oscar Romero, dijo que “nuestro deber es poner un freno a los despidos de manera urgente”, y por eso queremos “tratar la semana que viene de la media sanción del Senado sobre emergencia ocupacional”.
“La paciencia y la voluntad de diálogo tienen como limite el despido de los trabajadores”, agregó.

Plenario.
Formalmente, el plenario de las comisiones volverá a reunirse el martes cuando recibirá a las pymes y especialistas laborales y el miércoles escucharon la opinión del ministro de Trabajo Jorge Triaca; aunque ese cronograma quedó supeditado a lo que surja del acuerdo entre las bancadas peronistas.

Una denuncia para Michetti.
La oposición cuestionó al oficialismo por “demorar” el traspaso del proyecto que obtuvo media sanción en la Cámara alta desde el Senado a la Cámara de Diputados.
El miércoles, el bloque del Frente para la Victoria-PJ de Diputados había anunciado su intención de denunciar a la vicepresidenta Gabriela Michetti por la “dilación” en el giro del proyecto de ley antidespidos a la Cámara baja.
“Los diputados del bloque de diputados nacionales FPV-PJ denunciamos la dilación por parte de la alianza Cambiemos en el envío del expediente de la media sanción en el Senado de la emergencia ocupacional”, señaló el bloque que conduce el diputado Héctor Recalde, en un comunicado.
Los diputados kirchneristas señalaron que “la demora impide realizar la sesión especial” a la que convocaron para este jueves junto a diputados de otros bloques opositores, con el fin de “frenar una situación social insoportable como es la pérdida de empleos tanto en el sector público como en el privado”.

Jefes sindicales no asistieron.
Los jefes de las cinco centrales sindicales no asistieron ayer al inicio del debate en la Cámara de Diputados del proyecto de Emergencia Laboral impulsado por la oposición.
Tal como se había anticipado, Hugo Moyano, Antonio Caló, Luis Barrionuevo, Hugo Yasky y Pablo Micheli pegaron el faltazo al Congreso y ni siquiera enviaron representantes para discutir la propuesta del Senado bajo el argumento de que ya habían fijado posición en una anterior reunión celebrada con representantes de los bloques de la oposición.
Incluso, Moyano, titular de la CGT Azopardo, cargó contra el oficialismo por la “indiferencia” y la “dilación” demostrada en el tratamiento de la emergencia ocupacional mientras que Caló, de la
CGT Alsina, dijo “no saber por qué” el Gobierno le “tiene miedo” a una normativa de esas características.
“Hoy que se está discutiendo uno de los principales temas planteado como es la ‘desocupación’ entendemos que reiterar las exposiciones realizadas oportunamente, este tipo de reuniones actúa como una marcada dilación a un tema tan grave como es la pérdida de trabajo”, justificó Moyano su ausencia en una carta que lleva su firma.
Caló también justificó su ausencia pero advirtió en declaraciones al canal de noticias TN que el sindicalismo “no está pidiendo ninguna locura” y aclaró: “Yo no quiero que haya despidos, sean las Pymes o las grandes”.
El jefe de la CTA, Hugo Yasky sostuvo en su cuenta en Twitter que “una ley con media sanción no se puede demorar a discreción, por pedido del Ejecutivo” y acusó al presidente Mauricio Macri que “no respeta la independencia de poderes”.
Si bien durante la reunión se planteó la posibilidad de insistir con la invitación a los jefes sindicales, desde el macrismo lo desestimaron. (DyN)