Inicio El Pais El PJ ganó Santa Fe, San Luis y Formosa

El PJ ganó Santa Fe, San Luis y Formosa

BALLOTAGE EN T. DEL FUEGO

La victoria del PJ, una amalgama que se nutre también de sectores del kirchnerismo y del massismo, se alinea con el fortalecimiento del peronismo en el poderoso bloque de la Región Centro que integran Córdoba y Entre Ríos. Cuando la tendencia parecía irreversible y con el 99,87% de las mesas escrutadas, Bonfatti ensayó un reconocimiento de la derrota escoltado por su vice, Verónica Tejeda: «Si se confirma la tendencia, felicitamos al ganador y nos ponemos a disposición de lo que necesiten para seguir haciendo grande a Santa Fe», dijo sin ocultar su desazón frente a los resultados. «A corazón y a pecho, la vida continúa», cerró el también ex gobernador.
En Rafaela, la ciudad que gobernó como intendente, Perotti esperó con prudencia el cierre del recuento. Hasta allí llegó desde Rosario su compañera de fórmula, la ex jueza Alejandra Rodenas, pieza clave para el triunfo merced a su protagonismo durante la batalla judicial que terminó con la encarcelación del líder de la banda narco Los Monos.

Chau lógica.
El triunfo de Perotti, además, quebró la lógica de victorias de los oficialismos provinciales que se venía registrando en las doce elecciones que se realizaron este año dentro del calendario desdoblado. En medio de una jornada electoral signada por los desajustes que provocó el apagón nacional, la certeza temprana fue el tercer lugar que obtuvo el candidato de la Casa Rosada, el radical José Corral, que no pudo sortear la polarización entre el oficialista Frente Progresista que gobierna Santa Fe desde 2017 y el peronismo, que ya se había expresado en las PASO de abril.

Victoria.
El retorno del peronismo al poder provincial (el último gobernador fue el fallecido Jorge Obeid) será leído en el plano nacional como una victoria alineada con la fórmula de Alberto Fernández y Cristina de Kirchner. El precandidato presidencial felicitó a Perotti a través de su cuenta de Twitter: «El pueblo santafesino eligió mirar para adelante. Sigamos construyendo juntos la esperanza en toda la Argentina», le dedicó el exjefe de Gabinete.
La definición provincial -vía boleta única- juega un rol clave, en el nuevo tablero político que comenzó a definirse con el cierre de alianzas a nivel nacional de cara a las PASO de agosto y las generales de octubre. La Casa Rosada, en cambio, ensayó su propia interpretación del triunfo de Perotti: «Tenemos muy buen diálogo y relación con Perotti. Desde su identidad, ha acompañado varios proyectos desde el Senado. Y mantiene una excelente relación con Pichetto», confiaron.
La derrota del socialismo santafesino se traduce también en un fuerte golpe para la fórmula que integran Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey. Era Santa Fe el bastión emblema para esa alternativa, máxime teniendo en cuenta que el candidato caído, Bonfatti, es también presidente del Socialismo nacional.

Pérdida.
Durante la elección a gobernador de 2015 el humorista y luego embajador, Miguel del Sel estuvo a punto de llegar a la Casa Gris en la capital santafesina. En unos comicios voto a voto quedó segundo por apenas 1700 votos. Ese día Miguel Lifschitz, ganó una ajustada elección que mantuvo al socialismo en el poder por cuatro años más, que finalizaron este domingo con la victoria del Perotti que devuelve el poder al peronismo tras 12 años.
Ayer el candidato de Cambiemos, José Corral, se ubicó en el tercer puesto con el 18,96% de los votos y no logró aumentar su número de electores con respecto a las PASO del domingo 28 de abril. Intendente en función de la ciudad de Santa Fe, el dirigente radical cayó con respecto a las primarias en donde logró más de 19% de los votos.

Rosario.
En tanto, Pablo Javkin se convirtió ayer en el intendente electo de Rosario. De origen radical, Javkin retuvo para el socialismo la segunda ciudad del país con una ajustada victoria sobre el candidato del peronismo, Roberto Sukerman. Poco antes de la medianoche, Sukerman terminó con los cruces que habían tenido durante todo el día desde ambos sectores por el estrecho margen de diferencia: «Finalizado el escrutinio provisorio, quiero felicitar a @pablojavkin como intendente electo de la ciudad de #Rosario», escribió en su cuenta de Twitter y agradeció a «los más de 170 mil rosarinos y rosarinas que nos acompañaron con su voto y con su afecto en cada barrio, en cada calle». Javkin obtuvo ocho mil votos más que Sukerman y gobernará la ciudad en la que nunca ganó el PJ desde 1983.

Amenaza de bomba.
Una hora después del cierre de los comicios en Santa Fe, el búnker de Cambiemos fue desalojado luego de recibir una amenaza de bomba. El hecho es similar al que ocurrió durante las elecciones primarias en la provincia el 28 de abril. Una nota dentro de urna que anticipaba que iban a hacer detonar una bomba entre las 20 y las 22. «La bomba de pólvora y municiones R-15 (muy potente) será detonada. No es broma», escribieron en una hoja. La Policía de Santa Fe intervino rápidamente y ordenó la evacuación de las instalaciones del hotel Riogrande, ubicado en el centro de la capital provincial. «Maximiliano Pullaro ya fue alertado sobre este atentado», escribieron en referencia al ministro de Seguridad de Santa Fe. Y en la nota también agregaron también:»El atentado está dirigido a José Corral y ‘Niky'». La Brigada de explosivos revisó las instalaciones del hotel Riogrande, donde estaban los dirigentes de Cambiemos Santa Fe siguiendo el desarrollo de los resultados. La amenaza fue encontrada en la Escuela Técnica Particular.

Alberto Rodríguez Saá se impuso en San Luis.
La pelea de los hermanos Rodríguez Saá tuvo ayer un ganador en las urnas: Alberto, actual mandatario, consiguió su reelección y relegó Adolfo a un tercer lugar. Por su parte, Claudio Poggi, bajo el sello San Luis Unido sponsoreado por Cambiemos, se quedó con la segunda ubicación.
El actual gobernador obtuvo, al cierre de esta edición, el 42,10% de los votos en la compulsa de este domingo y se impone por más de 7 puntos al senador nacional Claudio Poggi, quien alcanza el 34,70% y relega al tercer lugar al ex mandatario provincial Adolfo Rodríguez Saá, con el 21,95%.
Las elecciones puntanas tuvieron demoras de aproximadamente una hora por el apagón que afectó a todo el país. En la mayor parte de las escuelas se esperó a que hubiera luz natural y desde los principales frentes concordaron en que el hecho no afectó el normal desarrollo de los comicios, para el que estaban habilitados 382.371 electores para sufragar en 1.207 mesas dispuestas en 236 establecimientos. La participación orillaba el 75%.

Nada personal.
Poco después de las diez votó el gobernador en la escuela Bernardino Rivadavia, en la capital provincial. Alberto Rodríguez se postuló bajo el Frente de Unidad Justicialista, espacio que abroqueló al peronismo provincial a nivel institucional, hecho clave en el resultado final que le aseguró un nuevo mandato, en el que tendrá como vicegobernador a Eduardo Mones Ruiz, actual ministro de Gobierno, Justicia y Culto. «A pesar de la emergencia, se vota con normalidad», dijo el puntano, que en el periodo 2019-2023 tendrá su cuarto mandato. Respecto a las diferencias con su hermano, manifestó que se tratan de «cuestiones políticas».
El senador nacional Adolfo, que tuvo seis gestiones en la provincia, coincidió en este aspecto. Tras votar en Escuela 267 de Potrero de Los Funes dijo a los medios: «Las diferencias son políticas, no hay una cuestión personal». «Duele que estemos distanciados como hermanos, pero lo que nos aleja en esto momentos es una contienda electoral», añadió.
Tras la tensión del congreso del PJ de San Luis de febrero, que determinó el predominio de Alberto en la estructura del partido, Adolfo se vio obligado a hacer «una campaña sin aparato», como dijeron a este medio en la previa de las elecciones. Inclusive, fue expulsado del PJ junto a un centenar de dirigentes de su ala tras confirmarse que había inscripto el frente Juntos por la Gente para competir en los comicios, eludiendo una interna peronista en primarias.

Tensión.
En el plano nacional, ni Alberto ni Adolfo hicieron referencias a los últimos movimientos: ni a la fórmula Fernández-Fernández, ni al acuerdo de Miguel Pichetto con Cambiemos. Se refugiaron ambos en la política provincial.
La tensión entre los hermanos se dio por esta sucesión 2019: mientras Adolfo quería despedirse de la política con una última gestión (cumple el mes próximo 72 años), Alberto no pensaba resignar la posibilidad de una reelección (cumple 70 en agosto). Así, el tercer puesto del actual senador lo deja golpeado. «Es natural que estemos tristes y decepcionados, luchamos lo que pudimos. Ojalá el resultado hubiese sido otro. Entiendo el significado de estos resultados», dijo el senador al reconocer la derrota a las 21 horas.

Poggi.
Por su parte, Poggi en 2011 fue el único gobernador electo desde el retorno de la democracia que alternó entre los Rodríguez Saá, si bien contó con el apoyo de ellos. Tras dejar la gobernación en diciembre de 2015 se apartó de los hermanos y en su primera incursión en comicios provinciales por fuera del oficialismo terminó en la segunda posición.
En las filas de Poggi, que evitó hacer referencias a Mauricio Macri durante la campaña, las expectativas no estaban puesta en una victoria, sino en alcanzar ese segundo lugar. «Estamos ante un final de ciclo de los hermanos. El que pierda se va y si gana ‘el Alberto’ no tiene reelección», sostuvieron desde el entorno de Poggi, también senador nacional, quien llevó como compañero de fórmula al actual intendente capitalino Enrique Ponce, clave para sumar adhesiones en uno de los principales distritos de San Luis. Poggi, ahora, queda con la mira puesta en la próxima elección provincial, la de 2023.

Municipios.
En tanto, también se definían 16 intendencias. Entre las principales: Villa Mercedes y Merlo. La capital puntana, por su parte, postergó los comicios muncipales para noviembre. En Merlo, el candidato de Poggi, el radical Juan Álvarez Pinto, dió el batacazo y desplazaba al peronismo. En tanto, En Villa Mereces se imponía el Frente Justicialista del gobernador, con la postulación de Maximiliano Frontera.

Insfrán ganó Formosa por séptima vez consecutiva.
El gobernador peronista Gildo Insfrán cosechó ayer con contundencia el pase a su séptimo mandato consecutivo, de la mano de un triunfo arrasador sobre el candidato del Frente Amplio Formoseño, el diputado provincial Adrián Bogado, un justicialista disidente auspiciado por la Casa Rosada y que quedaba unos 50 puntos abajo. La victoria del mandatario, que gobierna desde 1995 y apuesta así a redondear 28 años de poder en 2023, era de tal magnitud que -escrutado anoche el 14,19% de las mesas- superaba el récord 2019 que ostentaba el misionero Oscar Herrera Ahuad (Frente Renovador de la Concordia), quien resultó electo el pasado 2 de junio por el 73%.
Insfrán -de 68 años, bajo el sello del Partido Justicialista y en dupla con su ahijado, el diputado provincial Eber Solís- empardaba o mejoraba de esta forma (según el caso) la aplastante performance de todas sus anteriores reelecciones, nunca por debajo del 72%.

Traspié.
En la otra vereda, en tanto, la nueva victoria este año de un oficialismo provincial dibujó ayer un nuevo traspié en el desdoblado calendario para Cambiemos, que en Formosa innovó con una fórmula local que anticipó la pata peronista que luego oficializó Mauricio Macri, con Miguel Pichetto, para la pulseada presidencial del 27-O. En el caso formoseño fue de la mano del disidente Bogado, hijo de Floro Bogado -vice de Insfrán y fallecido en funciones en diciembre de 2017- y que en su viraje hipercrítico contra el gobernador terminó recibiendo la bendición de Balcarce 50 para encabezar una fórmula con el radical Iván Kaluk, titular del PAMI local y sobrino del senador nacional Luis Naidenoff.
Abogado y de 44 años, Bogado apostó a provincializar los comicios, mientras que Insfrán -duramente enfrentado con Macri, alineado con Cristina de Kirchner y quien sorprendió al desdoblar la elección, por conveniencia local- agitó la estrategia de pegar a su contendiente a la «política neoliberal» del Presidente. «Es un día de fiesta democrática donde los formoseños seguimos construyendo nuestro propio destino», destacó ayer Insfrán, tras sufragar en una escuela de Laguna Blanca.
En la capital, en tanto, el PJ mantenía el control del poder, y la disputa final estaba concentrada -vía el sistema de lemas- entre el actual intendente, Jorge Jofré, que se imponía por ajustado margen sobre el diputado nacional Ramiro Fernández Patri, quien contó con el guiño de Insfrán.

En Tierra del Fuego, a segunda vuelta.
En un lentísimo escrutinio en Tierra del Fuego, el candidato opositor Gustavo Melella (Concertación Forja-MPF) se imponía, al cierre de esta edición, ante la gobernadora peronista Rosana Bertone (por el frente Unidad Fueguina), aunque al no superar el 50% de los votos, la definición por la sucesión se encamina a un balotaje entre ambos a desarrollarse el próximo domingo.
La provincia más austral del país no sufrió el apagón que afectó al resto de las provincias, con lo cual los comicios se desarrollaron con normalidad. La propia mandataria explicó que el distrito eludió el apagón porque Tierra del Fuego genera su propia energía a través de usinas independientes en las ciudades de Ushuaia y Río Grande. «Ello es una desventaja en la mayoría de los casos pero también puede ser beneficioso en casos excepcionales como éste», indicó la gobernadora.
Sin embargo, los problemas aparecieron a la hora del recuento: cuando al cierre de esta edición ya estaba definida la elección santafesina con 2,7 millones de electores, en Tierra del Fuego, con apenas 130 mil, se habían publicado los resultados de poco más de 30 mesas sobre 460 totales. (Ambito/Perfil.com)