Inicio El Pais El Senado aprobó la ley de educación a distancia

El Senado aprobó la ley de educación a distancia

La senadora Norma Durango fue una de las legisladoras nacionales que por su bloque, Frente de Todos argumentó a favor de la modificación excepcional de la ley de educación a distancia para menores de 18 años.

En el marco de la cuarta sesión remota del Senado Argentino, la pampeana dijo que “adelanto desde ya mi voto positivo, y quiero en principio rescatar el sentido en que debe ser leída esta modificación. se han dicho cosas muy confusas en relación al rol del estado y las políticas educativas. He sido docente toda la vida, y tengo claro que es imperioso sostener la presencia, la responsabilidad y el rol indelegable del Estado en garantizar el derecho a una educación de calidad a todos y a todas. Hay quienes defienden indiscriminadamente la educación a distancia, desde la noción de los avances tecnológicos de las sociedades actuales y sus bondades, son innegables los numerosos aportes que ofrece la tecnología al proceso educativo.

Pero muchos lo hacen desde discursos neoliberales que ponderan la tecnología y la educación de plataformas y prescinden de la figura del docente en el aula.Prescindir de la o el docente frente a alumnas y alumnos, en un aula, es prescindir de la preocupación de un Estado presente.Soy Peronista, somos peronistas señora Presidenta, por eso creemos que el derecho a la educación no debe ser jamás un negocio,… y mucho menos un privilegio” expresó Durango.

Más adelante dijo que “en las condiciones actuales de desigualdad preexistentes, donde la Argentina además de la Pandemia, sufre la secuela de años de achique y falta de inversión, son muchas las dificultades para desarrollar una opción de educación a distancia. Cómo olvidar el descubierto que dejaron con la interrupción del Conectar igualdad!! Hoy integrantes de la oposición reclaman derechos que antes no otorgaron. Las diferencias en las condiciones de vida y en las posibilidades (o imposibilidades) de las familias de acompañar la educación en los hogares, representan brechas que la pandemia, el aislamiento social y la suspensión de clases presenciales, no hacen más que profundizar” analizó.

Para finalizar dijo “me quiero detener brevemente en los agregados que justifican esta modificación y que tenemos que preservar para que esta opción de la educación a distancia no salga de lo excepcional. Apoyamos este proyecto de ley sólo en el marco de lo excepcional, y con una justificación contundente. No se podrá interpretar, por ejemplo, que algún pueblo o alguna comunidad, por su distancia geográfica o por cierto aislamiento, no merezcan el esfuerzo del Estado por llevar ahí, a esa tierra, la presencia de un docente o una docente.

La habilitación de la educación a distancia para niños, niñas y adolescentes no es algo que recomendamos, no es una buena opción educativa en el sentido en que la escuela es irremplazable. Porque la escuela implica aprendizajes que no son sólo de contenidos, sino de normas y legados culturales, construcción de ciudadanía que se aprenden en el cara a cara, en las relaciones con el otro, algo que no es posible a través de la educación a distancia para esta etapa de formación.

De todos modos, al habilitar excepcionalmente la educación a distancia, es imprescindible garantizar: las condiciones de trabajo docente; con sus herramientas materiales, el equipamiento tecnológico y la conectividad para docentes y alumnos».