El Senado aprobó los allanamientos

REPROCHES Y ACUSACIONES CRUZADAS EN LA CAMARA ALTA

El Senado aprobó ayer los allanamientos a los domicilios de la ex presidenta Cristina Fernández luego de un debate con discursos explosivos y con fuertes críticas de la actual senadora por la provincia de Buenos Aires al proceso judicial que la involucra.
El dictamen en el que se autoriza al juez federal Claudio Bonadio a realizar los allanamientos fue aprobado por unanimidad con 67 votos y, según indicaron fuentes judiciales a NA, los procedimientos en los domicilios de Río Gallegos, El Calafate y la Ciudad de Buenos Aires se realizará el jueves.
No obstante, no prosperaron las condiciones que había solicitado la senadora del FPV, como que no hubiera cámaras en los allanamientos para evitar la difusión de imágenes y que hubiera senadores presentes: hubo 47 votos a favor de dejar el dictamen como estaba y 20 a favor de incluir ese pedido.
Entre esos 20 votos, además de los nueve del bloque kirchnerista, estuvieron los de los justicialistas Eduardo Aguilar; Cristina López Valverde; Julio Catalán Magni; Omar Perotti; Mario Pais; José Ojeda; Inés Blas y José Alperovich, a quienes se agregaron el puntano Adolfo Rodríguez Saá y los progresistas Fernando Solanas y Magdalena Solari.
El discurso más esperado de la jornada fue el de Cristina, quien cuestionó los testimonios de los empresarios y ex funcionarios que se acogieron al régimen del “arrepentido” en la causa que investiga el presunto pago de coimas en la obra pública.
La ex mandataria también aludió críticamente varias veces al jefe del Bloque Justicialista, Miguel Pichetto, que votó a favor de la autorización para los allanamientos y, al momento de hablar, cuestionó la actitud de Cristina Fernández en las últimas semanas respecto de este tema.
“La legisladora que yo conocí allá por 2001, en la crisis en la que este Senado estaba impactado fuertemente, la diputada en ese momento planteaba fuertemente que no había que poner ningún tipo de obstáculo a la labor de los jueces”, disparó Pichetto.
En este sentido, sostuvo que si se hubiera mostrado inmediatamente predispuesta a que el juez realice los allanamientos hubiera “aliviado la tensión sobre el Senado” e incluso “hubiera sido hasta un hecho saludable desde el punto de vista de su propia defensa personal”.
Finalmente, justificó la aprobación de los allanamientos al señalar que son “una medida de prueba” y remarcó que el inciso segundo del dictamen, donde se pide al magistrado cuidar el “derecho a la intimidad” de la senadora “cuida todos los recaudos” que había pedido ella en la jornada anterior.
Por su parte, el jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, sostuvo que el Senado “no puede extralimitarse y establecer condiciones al juez” y agregó: “O avanzamos con una actitud corporativa, con esa actitud de creernos superiores y encima condicionar al juez, o estamos a la altura de la circunstancia”.

Discursos .
Entre las exposiciones más fuertes estuvo la de la kirchnerista María Inés Pilatti Vergara, quien cuestionó “la forma en la que esta causa cayó en manos de Bonadio, como si estuvieran presentando un amparo”.
“Acá había que ir a sorteo y lo obviaron. Fue a manos de este juez que es conocido por la enemistad con la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que está denunciado por la senadora y debería haberse inhibido”, señaló la senadora chaqueña.

Vigilia.
En tanto, en la intersección de las calles Uruguay y Juncal, en el barrio porteño de Recoleta, alrededor de 300 militantes siguieron en sus celulares la sesión del Senado frente al departamento de Cristina.
Con banderas, carteles y pancartas, los manifestantes se acercaron anoche hasta el departamento de la senadora, luego de que en el Senado se autorizaran por unanimidad los allanamientos. (NA e Infobae.com)

Apoyo de militantes
La ex presidenta Cristina Kirchner fue recibida en la puerta del Senado por un grupo de militantes que concurrieron a expresarle su apoyo y que se concentran alrededor del Congreso. En la entrada al Senado, sobre la calle Hipólito Yrigoyen, unas 30 personas la recibieron con aplausos mientras la gritaban “fuerza, Cristina”.
En tanto, contra el vallado que se instaló en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Combate de los Pozos, unas cien personas se manifestaron en apoyo a la ex mandataria y entonaron el canto “vamos a volver”.