El Senado se encaminaba a aprobar el “antitarifazo”

EN LA MADRUGADA

El Senado se encaminaba a votar durante la madrugada el proyecto de la oposición para morigerar la suba de las tarifas de servicios públicos y se preveía que resultara aprobada la ley, pese a la resistencia del oficialismo y la advertencia de un veto del presidente Mauricio Macri.
El debate de la iniciativa se hizo extenso debido a que se anotaron 51 senadores para tomar la palabra, pero se preveía que al final de la jornada se sancionara la ley con los votos del Bloque Justicialista, el Frente para la Victoria-PJ y otras bancadas satélite.
Los senadores de Cambiemos rechazaron el proyecto con el argumento de que tendría un impacto fiscal negativo y que beneficia principalmente a la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, al tiempo que criticaron el esquema de subsidios que mantuvo las tarifas baratas durante la gestión del kirchnerismo.
En la vereda de enfrente, el Bloque Justicialista, el kirchnerismo y otras bancadas argumentaron que los aumentos en gas, electricidad y agua corriente deben tener un límite y que el Gobierno tiene que rever su política energética.
La iniciativa de la oposición propone retrotraer las tarifas a noviembre de 2017 y que los aumentos no superen el índice de variación salarial para usuarios residenciales y el de precios mayoristas para las pymes, al tiempo que señala que las empresas deberán devolver lo que se cobró de más al momento de sanción de la ley.
En el transcurso de la sesión, el puntano Adolfo Rodríguez Saá, que aportaba su voto a favor del proyecto, se retiró, mientras que el neuquino Guillermo Pereyra, del Interbloque Federal, anticipó que votaría a favor luego de que trascendiera el último martes, al término de una reunión con el presidente Mauricio Macri, que lo haría en contra.

A favor .
El catamarqueño Dalmacio Mera, del Bloque Justicialista, aceptó que “el sinceramiento (de las tarifas) correspondía” porque “había una política de subsidios que estaba agotada y generaba inequidades” con el interior del país.
No obstante, aclaró: “Tienen que tener un límite atado a la variación del salario, por lo menos hasta que mejoren las condiciones económicas. No puede ser que las empresas estén ganando lo que están ganando y los usuarios estén viendo si pagar la salud o las tarifas, o las expensas o las tarifas”.
El cordobés Carlos Caserio, del mismo bloque, afirmó que es “injusto” que las provincias del interior estén “subsidiando la tarifa de Capital Federal y provincia de Buenos Aires” y se despegó de la postura del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, al afirmar: “El día que yo tenga que pedir permiso para hacer algo, me retiro de la política”.

Sagasti.
La senadora por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, fue una de las protagonistas en el debate que se ha dado en la Cámara Alta. Sagasti sostuvo que la política energética del Gobierno nacional es “una gran estafa nacional”.
Según Fernández Sagasti, la iniciativa busca “traer la voz de los ciudadanos que nos cuentan las angustias que viven en sus hogares, fábricas o comercios, porque no saben cuál va a ser la tarifa de gas, de luz y de agua que les va a llegar”.
Por eso, la senadora reclamó a Cambiemos que “abandone las ideas paranoicas de que la oposición se junta para llevarles un problema”.
En esa tesitura, sostuvo que “la política energética del gobierno de Macri, ejecutada por un ministerio cartelizado como nunca, es una gran estafa nacional, que transfiere millones y millones de pesos del bolsillo de los ciudadanos a un grupo de empresarios amigos del poder”, en particular “Nicolás Caputo, Marcelo Midlin y Joe Lewis”.
La senadora precisó que “durante el gobierno de Cambiemos, la producción energética no ha parado de caer: en 2017, la producción de petróleo cayó un 7%; la producción de gas, un 4,4%, los cortes energéticos no cesan, y tampoco el cierre de industrias y pymes”.

En contra .
El bonaerense Esteban Bullrich, de Cambiemos, afirmó que el proyecto “es irresponsable” y “sostiene una desigualdad que se heredó, que hacía que en el interior se pagaran tarifas hasta en un 70% más caras”.
“No vamos a poner 10 pesos en el bolsillo de un argentino para sacarle 50 del otro”, sostuvo Bullrich y, en referencia a la administración anterior, remarcó: “Les pusieron 10 pesos en el bolsillo pero le sacaron 50 del otro”.
La cordobesa Laura Rodríguez Machado, de la misma bancada, se refirió al kirchnerismo y señaló: “Como niegan el problema, niegan que mintieron sobre la inflación, ahora parece que los que generamos el problema de las tarifas somos nosotros, que en realidad queremos transparentar las tarifas gradualmente”.
La jujeña Silvia Giacoppo, también de Cambiemos, sostuvo que con el proyecto de la oposición “se le sigue mintiendo a la gente”, mientras que el correntino Pedro Braillard Poccard indicó: “Llegó el momento de tener un produndo debate no solamente sobre la política energética sino sobre cómo se repartieron los subsidios”.
Por su parte, el sanjuanino Roberto Basualdo, del Interbloque Federal, defendió el proyecto presentado por el oficialismo, el cual en lugar de retrotraer tarifas propone una rebaja del IVA que se cobra en las facturas.
“Es un proyecto federal y es accesible. No vamos a tocar ninguna tarifa, solo vamos a tocar el IVA y lo vamos a pagar entre todos los argentinos”, expresó Basualdo. (NA)