Inicio El Pais Embargados por $ 30.000 millones

Embargados por $ 30.000 millones

CUATRO PROCESADOS POR LAVADO DE ACTIVOS

Cuatro personas de nacionalidad peruana fueron procesadas y embargadas en más de 30.000 millones de pesos, acusadas de integrar una asociación ilícita dedicada al lavado de activos provenientes del contrabando de divisas y el narcotráfico junto al financista «arrepentido-colaborador» Diego Gusatini, asesinado a balazos en octubre de 2019 en Quilmes. La decisión del juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola recayó sobre el presunto jefe de la organización, Carlos Sein Atachahua Espinoza (51), y sus integrantes Miguel Ángel García Ramos (47) y Carla Violeta Correa Castañeda, quienes seguirán detenidos con prisión preventiva, mientras que la hija del líder de la banda, Naddya Lebira Atachahua del Aguila (26), quedó procesada pero sin prisión preventiva.
De acuerdo a un fallo de 166 páginas, el magistrado acusó a las cuatro personas de integrar una agrupación criminal que «de manera habitual y constante desarrolló maniobras financieras de blanqueo de activos, tendientes a poner en circulación y administrar dentro del mercado local, bienes provenientes de un ilícito penal (tráfico internacional de drogas y contrabando de divisas) y otorgarles apariencia de licitud». El juez también imputó a la pareja de Atachahua y madre de Naddya, Maribel del Águila Fonseca, prófuga y con pedido de captura internacional.
Además, el magistrado trabó un embargo sobre bienes por 10.000 millones de pesos a Atachahua Espinoza, su hija y el contador García Ramos, y de 200 millones para Correa Castañeda. Si bien Atachahua Espinoza, alias el «Gordo Jesús», era investigado desde principios de 2018 por operaciones con negocios inmobiliarios y playas de estacionamiento a través de distintas firmas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la pesquisa cobró impulso en septiembre de ese año cuando Guastini declaró ante la justicia federal de Lomas de Zamora como «imputado arrepentido colaborador».

Desde Europa.
Según su testimonio, Atachahua Espinoza «era quien traía grandes sumas de dinero, en euros, físicamente desde Europa hasta Argentina» para lo cual «lo hacía él o se valía de distintas personas que recibirían esas sumas en diferentes destinos y regresarían al país, mediante alguna modalidad de ocultamiento en equipajes o equipajes de mano».
Los investigadores determinaron que el primer viaje lo realizó junto a Guastini, quien poseía una oficina de cambio de dinero en el microcentro porteño. Guastini agregó que «Atachahua le manifestó que había estado cuatro años preso, que lo habían detenido en Chile y que lo habían extraditado a Perú por cargos de narcoterrorismo».
«En relación con la producción de drogas, manifestó que era llevada a cabo por la familia de la mujer de Atachahua, toda vez que eran de la zona productora de Ayacucho en Perú, del valle productor» señaló el fallo, en el que se detalló que esta operatoria se inició en 2003. Hasta fines de 2013 el imputado «trabajaba con Guastini, luego le deriva toda la operatoria comercial a Miguel García Ramos, quien había sido empleado de Guastini en su oficina cambiaría».
Según el magistrado, la actividad de la organización se prolongó hasta fines de octubre de 2020, cuando la Gendarmería Nacional realizó una serie de allanamientos en domicilios particulares y oficinas del microcentro porteño y detuvo a los tres principales sospechosos. En esos operativos se secuestraron 360.000 dólares, 4.600.000 pesos, 10.000 euros y divisas de Brasil, Japón, Rusia y Reino Unido, entre otros países. La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, reveló prensa que entre los detenidos estaba el presunto líder de una banda que había lavado 35 millones de dólares «en el curso de más de una década».
Atachahua se negó a declarar en su primera indagatoria pero después presentó un escrito en rechazando haber integrado «alguna asociación criminal».
Guastini (45), ex socio del financista Hugo Díaz (desaparecido desde 2015) fue asesinado el 28 de octubre de 2019 a la vuelta de su casa y a metros de la municipalidad de Quilmes, cuando circulaba en un auto importado y con una pistola Glock en la cintura. (Télam)