Inicio El Pais En el crimen del policía retirado en Barracas hubo disparos de dos...

En el crimen del policía retirado en Barracas hubo disparos de dos armas de fuego

Las pericias balísticas determinaron que en el hecho que terminó con el asesinato de Alfredo Poggetti hubo disparos de dos armas, una calibre 357 que pertenecía a la víctima y otra calibre 38 que sería la usada por sus homicidas. En el lugar se encontraron dos cápsulas servidas que habían sido disparadas con el revolver del ex policía.

El suboficial retirado de la Policía Federal asesinado el jueves por la noche con al menos un balazo en la cabeza cuando se resistió a que tres delincuentes ingresaran a su vivienda del barrio porteño de Barracas, habría alcanzado a disparar su arma, según establecieron las primeras investigaciones.

El hecho se produjo alrededor de las 20:30 del jueves cuando Alfredo Poggetti (66) llegó junto a su esposa a la puerta de su vivienda en la calle Río Limay al 1300 a bordo de un Volkswagen Fox negro y fue interceptado por al menos tres delincuentes armados.

En esas circunstancias, Poggetti se identificó como policía y comenzó a forcejear con los asaltantes para evitar la entradera. Las fuentes informaron que el suboficial retirado extrajo un revólver calibre 357 que portaba y tras algunos forcejeos y disparos, cayó al suelo y murió casi en el acto en el pasillo de la propiedad.

El fiscal Pablo Recchini aguardaba este viernes por la mañana el resultado de la autopsia para determinar si los dos orificios que la víctima presentaba en el cráneo y en el cuello fueron causados por un único disparo que entró y salió o si le dieron dos tiros.

En el barbijo de la víctima se encontró otro proyectil que podría ser calibre 38 y sería del arma usada por los delincuentes.

PROFUGOS.

Los asaltantes huyeron del lugar a pie y a los pocos minutos efectivos de la Prefectura Naval Argentina (PNA), con jurisdicción en la zona, y de la Policía de la Ciudad demoraron a tres sospechosos, dos hombres y una mujer.

Sin embargo, las fuentes consultadas indicaron que la Fiscalía Nacional Criminal y Correccional 1 no adoptó al momento medidas respecto de los tres demorados ya que no contaba con elementos suficientes para imputarles el delito.

“Estaba preparando la cena, escuché dos disparos, salí y la señora (esposa de la víctima) estaba como escondida atrás de un coche, pero el hombre estaba herido en un pasillo”, relató al canal de noticias Crónica TV un vecino de la vivienda lindera.

En tanto, un familiar del policía retirado dijo que fue asesinado “por defender a la mujer, porque la mujer está enferma”.

Por la noche vecinos de la víctima permanecían reunidos frente a la casa y reclamaban por mayor seguridad y justicia para el hombre asesinado, mientras los peritos de la Unidad Criminalística Móvil (UCM) y personal de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad trabajaban en la escena del crimen. (Télam).