Inicio El Pais En el fin del mundo, el aire es más puro durante la...

En el fin del mundo, el aire es más puro durante la cuarentena

La cuarentena modificó por completo la vida de los humanos en todo el mundo. Y mientras gran parte de la población se encuentra puertas adentro, la naturaleza, en todas sus formas, se despierta y se atreve a transformarse también. Así está ocurriendo en Ushuaia.

Desde animales silvestres dominando las calles hasta la disminución de la polución a los valores más bajos en tres décadas, durante esta cuarentena el planeta Tierra sigue sorprendiendo. Y Argentina no fue la excepción.

A causa de la cuarentena impuesta como medida preventiva para el control del COVID-19, se están observando variaciones en las concentraciones de ciertos gases relacionados con la contaminación del aire. 

Así lo reporta la estación de Vigilancia Atmosférica Global Ushuaia (VAG Ushuaia), que analizó las masas de aire y observó que el monóxido de carbono (CO), el dióxido de carbono (CO2) y el ozono superficial (O3 ) sufrieron modificaciones en sus concentraciones. Estos gases se vinculan con la calidad del aire.

El CO y CO2 son contaminantes gaseosos del aire que se forman por la combustión de los combustibles fósiles, mientras que el ozono superficial, es un contaminante secundario que se forma como consecuencia de ciertos de precursores e interactúa con el CO. Todos estos gases, en elevadas concentraciones, causan efectos adversos para la salud y los ecosistemas.

Desde hace años, la estación VAG monitorea el comportamiento de diversos gases, muchos de los cuales vienen mostrando un aumento exponencial a nivel global debido a la actividad humana. Sin embargo, en las últimas semanas, los valores registrados en la estación VAG Ushuaia reflejan una inusitada disminución de algunos gases.

En los días de cuarentena se vió un aumento significativo del ozono superficial, cercano a los valores de base de ozono superficial del planeta, como consecuencia de la disminución en la concentración de CO. El aumento en la cantidad de ozono está relacionado con la disminución de monóxido de carbono, debido a que estos gases reaccionan entre sí.

Las mediciones de estos gases se llevaron a cabo en las masas de aire del entorno de la ciudad de Ushuaia, y se analizaron especialmente las que provenían directamente de la ciudad. Es necesario destacar que los valores que se obtienen frente al canal de Beagle nunca fueron motivo de preocupación. Aun así, durante estos días en donde hubo restricciones en el movimiento en la ciudad, se vió un descenso en las concentraciones de los gases analizados, lo cual demuestra que las actividades antropogénicas impactan directamente la calidad del aire.