viernes, 18 septiembre 2020
Inicio El Pais En Mendoza, "de Portezuelo sí, a Portezuelo no sé"

En Mendoza, «de Portezuelo sí, a Portezuelo no sé»

SIGUEN DESINFLANDO EL GLOBO DE LA MEGAOBRA

«¿Por qué pasamos de Portezuelo Sí a Portezuelo no sé?». El portal mendocino MDZ utilizó esta pregunta para titular una editorial publicada ayer, al mismo tiempo que presenta la opinión del abogado Miguel Mathus Escorihuela («Mendoza no debe gastar ni un solo peso en Portezuelo del Viento») como una recomendación digna de ser tenida en cuenta
Mathus, especialista en Derecho del Agua y vicerrector de la Universidad de Mendoza, «dijo casi a los gritos, en público, lo que en el propio gobierno (e incluso el propio Alfredo Cornejo) venían analizando en privado desde que los problemas empezaron», afirma el periódico digital mendocino.
El jueves, Mathus volvió a la carga contra la megaobra que desvela a su gobierno provincial, advirtiendo que esos recursos deberían ser «dedicados a obras públicas de interés para la provincia». «Hay que hacerlo rápido porque la situación es crítica: en no más de 90 días habrá una explosión de la crisis social y económica que debemos contener ahora», dijo el prestigioso abogado en declaraciones radiales.

Estudian alternativas.
Si bien «todo el gobierno respiró aliviado el martes», cuando el PEN transfirió los 18,5 millones de dólares de la cuarta cuota correspondiente a la construcción de Portezuelo, la gestión conducida por Rodolfo Suárez «atisba que será muy difícil destrabar el problema con los pampeanos y la urgencia de la crisis económica no puede esperar por la resolución de esa rosca, que no tiene una línea de tiempo definida», afirma MDZ.
Mendoza espera que «el presidente termine laudando, pero nadie puede aventurar cuándo lo hará. Macri tuvo que enfrentar una situación similar en 2017 y se tomó más de un año para definir la continuidad de Portezuelo», recuerda el diario mendocino.
Luego de preguntarse si «la voz de Mathus habrá rebotado en los despachos oficiales», la editorial considera «un hecho que, a esta altura, la continuidad de Portezuelo está siendo sometida a una serie de variables». Si bien el gobierno sigue enfocado en adjudicar la obra a la UTE conformada por la china Sinohydro, IMPSA, Obras Andinas y Ceosa «ya nadie asegura que se cumplirán los plazos previstos para que la adjudicación se realice a fin de año».
Asimismo, MDZ advierte que «los chinos vienen de una experiencia nefasta en Ecuador, tras haber construido un dique que se resquebrajó». A pesar de eso, «acaban de lograr otro mega contrato, al ganar una licitación en Pakistán para construir la represa más grande del mundo: el proyecto Diamer-Bhasha, que estará terminado en 2028 y tendrá capacidad para generar 4.500 megavatios». Portezuelo, si se hace, tendría una potencia instalada de 210 megavatios.

Propuestas.
En ese marco, el portal digital compara las constantes postergaciones de Mendoza con la actitud de su vecina San Juan, que «ya va por la construcción del cuarto dique en el marco del Sistema de Aprovechamiento de su río más importante», y desgrana una serie de obras alternativas, que podrían ser impulsadas con los recursos destinados a Portezuelo.
Primero recuerda que «desde el regreso de la democracia en 1983, Mendoza viene desarrollando el complejo hidroeléctrico Cordón del Plata (serie de represas pequeñas con seis centrales eléctricas para regular el río Mendoza)», obra que nunca tuvo financiamiento «hasta el año 2006, cuando el gobierno de Néstor Kirchner la incluyó dentro de un paquete de 12 obras prioritarias» para la nación. La obra nunca se hizo, pero MDZ alerta que esta obra «en conjunto con Potrerillos, cambiaría la realidad del Gran Mendoza y es lo que los especialistas coinciden que hay que hacer».
También se refieren al proyecto hidroeléctrico del dique Los Blancos («obra que tuvo muchas idas y vueltas)» sobre el río Tunuyán, que se anunció varias veces pero finalmente naufragó «por falta de financiamiento más la ausencia de un proyecto ejecutivo». Finalmente, recordó que el propio Suárez mencionó como alternativa «financiar parques de generación de energía solar» y hasta construir la represa «El Baqueano, en San Rafael» como destino eventual para esta inversión.
En la propia Mendoza sigue aumentando la intensidad de las voces a favor de abandonar el cada vez más complicado proyecto sobre el río Malargüe, y destinar esos recursos a nuevos destinos. «Los tiempos ya se dilatan demasiado», concluye MDZ.