Inicio El Pais Encuentran más pruebas contra Macri y Frigerio

Encuentran más pruebas contra Macri y Frigerio

PERSECUCION AL GRUPO INDALO

Mauricio Macri sigue refugiado en Zurich y evitando la causa donde está acusado de encabezar una asociación ilícita junto a sus funcionarios para asfixiar económicamente al Grupo Indalo, rematar activos a precio vil y encarcelar a los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa.
La nueva prueba es un texto que corresponde al bloc de notas de Darío Nieto, secretario privado de Mauricio Macri: «13 de noviembre de 2018: Impregilo – Italia más fácil xq se presentó en La primera licitación… Ute está reasignando. Proceso judicializado. Se puede cambiar. Espera ok.». López y De Sousa fueron perseguidos desde diciembre 2015 con el objetivo de quebrarlos. A partir de una denuncia falsa de la AFIP se inició el proceso ilegal desde el Estado. Nieto llegó a ser el operador de Macri por recomendación de Marcos Peña y Francisco Quintana. Este nuevo dato exhibe cómo el macrismo en el poder extorsionó y asfixió al Grupo Indalo para hacerlo quebrar rematando activos a precio vil.

Celular.
En su edición de ayer, El Cohete a la Luna publicó las pruebas que surgen del teléfono celular de Nieto que apuntan al modus operandi de Macri y que estuvo al frente de la cruzada extorsiva contra Indalo, junto con Rogelio Frigerio, a cargo de la obra pública durante la gestión de Juntos por el Cambio. Pero no solo eso. Como surge del mensaje del bloc de notas, además de quitar la obra de la UTE de la cual participaba Indalo, Macri buscó controlar el manejo de la obra pública y favorecer a empresas ligadas a él. El «sistema» era lisa y llanamente asfixiar económicamente al Grupo Indalo no pagando el trabajo, realizar denuncias, quitar concesiones de obras y otorgarlas a empresas ligadas a Macri.
Nieto tiene una anotación en su teléfono que menciona a Impregilo, una empresa italiana que había sido socia de Sideco en la transportadora de energía Yacylec. En 2018, tenía a cargo la Fase 3 del saneamiento del Sistema Matanza-Riachuelo, junto a Healy y Juan Chediack, procesado en la causa «Cuadernos». La fase 1 de esa importante obra estaba a cargo del grupo Ghella-IECSA (Ghella de capitales italianos e IECSA del primo Ángelo Calcaterra), y la fase 2 de Carlos Wagner y una empresa del Grupo Indalo.

Fake new.
Una fake new fue publicada en el diario La Nación: Impregilo también debió hacerse cargo de un tramo de la Fase 2 en 2019. ¿Qué obligaba al Estado a quitarle la concesión a una empresa de Indalo?. Nada.
Previamente, por decisión de AYSA, bajo la órbita de Frigerio, comenzaron a frenar deliberadamente los pagos por la obra desde los primeros meses de 2018, lo que ahoga financieramente al consorcio empresario con el evidente objetivo de quitarle el contrato y cederlo a los amigos del entonces presidente Mauricio Macri. En 2016 surgió la denuncia maliciosa contra Oil Combustibles, que termina con el dictado de la quiebra de la petrolera en tiempo récord para la justicia argentina y así rematar activos a precio vil en meses.
También está el caso de la obra de renovación y ampliación de la Ruta Nacional N 3: en mayo de 2018 la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), al mando de Javier Iguacel y con el respaldo del entonces ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, rescindió el contrato de la empresa constructora CPC. Otra información nueva.
La conclusión de la dirección de Vialidad señala que «en tal sentido y entendiendo que era necesario contar con modificaciones de obra, las cuales no tuvieron acto resolutivo, y que las causas que originaban dichas modificaciones eran ajenas a las obligaciones contractuales que tenía la Contratista, esta jefatura de Distrito entiende que: sin la aprobación de dichas modificaciones no correspondería la aplicación de penalidades por no encontrarse definida en forma concreta todos los trabajos a ejecutar por la Contratista en la obra».
(Ámbito.com)