Inicio El Pais Encuentran video en un celular

Encuentran video en un celular

GESELL: LA FISCAL YA TIENE EL PERITAJE DE LOS TELEFONOS DE LOS RUGBIERS DETENIDOS

Casi 5 terabytes de información obtenida de los teléfonos celulares secuestrados a los rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa fueron incorporados ayer a la investigación, y el abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando, aseguró que al menos uno de ellos registró parte del ataque en Villa Gesell. La fiscal del caso, Verónica Zamboni, recibió ayer dos discos externos con todo el material extraído durante los peritajes a los diez equipos analizados por parte de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA).
Fuentes de la investigación indicaron que el contenido de los seis teléfonos iPhone, dos Huawei y un Motorola secuestrados a los rugbiers durante el allanamiento a la vivienda en la que se alojaban en Villa Gesell aportó «información muy relevante» e «importante material probatorio» respecto de su responsabilidad en el crimen de Báez Sosa (19), ocurrido frente al boliche «Le Brique» el 18 de enero último.

Video.
Burlando, quien está a cargo de la querella en representación de los padres de la víctima, aseguró que «un adelanto de la información que recibió la fiscal indicaría que existe un video» registrado por uno de los rugbiers en los momentos previos al ataque, cuando el grupo va «a la caza» de la víctima. El abogado aseguró a su vez que ese material «es tal vez el hallazgo más insultante a la vida», y que «se está hablando de la que la filmación tiene que ver con la persecución de Fernando».
Respecto de la pesquisa sobre los teléfonos, fuentes de la causa aseguraron que los más difíciles de desbloquear, por «su grado de encriptación», fueron los Iphone: entre ellos se encuentra el Iphone 3 negro que pertenece a Máximo Thomsen (20), uno de los acusados de ser coautor del homicidio. Los otros cinco celulares Iphone pertenecen a Lucas (18) y Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19). Los peritajes incluyeron también al Motorola G4 Plus de Enzo Comelli (19), quien fue señalado por testigos como uno de los que golpeó a Báez Sosa; un Huawei perteneciente a Blas Cinalli (18), y otro Huawei de Ciro Pertossi (19), el otro rugbier imputado como coautor del homicidio.
El único del grupo cuyo celular no fue localizado ni en el domicilio ni en los dos autos estacionados en la finca allanada fue el de Ayrton Viollaz (20), otro de los acusados de ser «partícipe necesario» en el crimen. También fue peritado el Samsung S10 que pertenece a Pablo Ventura (21), el remero detenido en Zárate 12 horas después del crimen y que recuperó su libertad cuatro días más tarde, por la falta de elementos que lo vincularan al hecho.

Llamado.
En tanto, la madre de Fernando Báez Sosa, contó ayer que en la comunicación telefónica que mantuvo el domingo junto a su esposo, el Papa Francisco les brindó su «bendición» y se comprometió a acompañarlos «siempre». Graciela Sosa contó ayer a la prensa, en la puerta de su casa en Recoleta, algunos detalles del llamado telefónico que el sábado por la noche les hizo el Papa desde el Vaticano y que, según reconoció, no esperaban.
«Yo por lo general me levanto tarde porque por la noche suelo tomar una pastilla para que se me pase más rápido esta tristeza, ya que el día se me hace largo y la noche también. Más o menos a las once suena el teléfono de mi marido, atiende él, salía medio entrecortado y nos dijo que era el Papa», relató la mamá de la víctima. «Nos dijo que él estaba presente con nosotros. Primero, nos pidió disculpas, pero que estaba muy cerca de nosotros, que nos va a acompañar siempre, que el dolor es muy grande», agregó.

Día emocionante.
Al ser consultada sobre si el llamado los reconfortó, Graciela contestó: «Sí, muchísimo. Nos dio su bendición y que pronto volverá a llamarnos». «Fue un día muy emocionante. Nos emocionamos mucho», dijo.
Sobre la misa que realizaron el sábado pasado por su hijo, la mujer se mostró reconfortada con la cantidad de gente que asistió y afirmó: «Siento esa fuerza que me transmiten todos para seguir adelante y luchar y pedir justicia por Fernando. Me siento muy acompañada». (NA/Télam)