“Es absolutamente cuestionable”

POLEMICA POR BEBES MODIFICADOS GENETICAMENTE

Especialistas en bioética coincidieron ayer en que es “absolutamente cuestionable” por “no ética” la creación de dos bebés modificadas genéticamente para hacerlas resistentes al VIH anunciada por un científico chino y que ya ha desatado polémica a nivel mundial.
“Esta experimentación con seres humanos es absolutamente cuestionable éticamente, en primer lugar porque la finalidad de la investigación es generar conocimiento, pero centrándose siempre en la persona humana y su protección, porque de lo contrario vamos a terminar como en (los campos de concentración nazis de) Nuremberg”, aseguró Graciela Moya, investigadora del Instituto de Bioética de la UCA.
Esta doctora en biomedicina y especialista en genética recordó que la bioética prescribe que “es la ciencia la que está al servicio de la persona y no al revés”.
“En este caso, al no haber cumplido todos los pasos que requiere la introducción de la técnica de edición del genoma de Crispr-Cas en embriones e implantarlos luego cuando no está completamente confirmado que no produzca daño, la persona es un medio para el avance científico”, agregó.
La tecnología Crispr-Cas es una nueva herramienta de genética médica que actúa como una tijera molecular capaz de cortar cualquier secuencia de ADN para permitir la inserción de cambios en el genoma.
La especialista señaló como un cuestionamiento adicional que se aplique “a niñas sanas” a las que no se quiere curar de una enfermedad sino que se las somete a “un mejoramiento genético”, que si bien “les daría una ventaja adaptativa” respecto al HIV, la variación en la información genética a través de la cual se lo consigue “aumenta a su vez el riesgo de que se infecten con el virus del Nilo”.
Adicionalmente, la especialista recordó que hay consenso internacional para que no se aplique el Crisper-Cas en embriones que van a ser trasferidos en el útero materno, por lo que se desconocen “las complicaciones a largo plazo” en seres humanos, aunque “se sabe en animales que aumenta el riesgo de cáncer y genera ‘efecto fuera de blanco’, es decir, modifica otros genes que se quisieron cambiar”.
Por último, Moya advirtió que la investigación de He Jiankui “no fue publicada en una revista científica”, lo que habría significado sortear estrictos controles científicos y éticos.
“En bioética no cuestionamos finalidades sino medios; nadie discute que estos adelantos serían buenos, sino cómo llegamos a ellos”, concluyó.

Fundación Huésped.
Por su parte, el presidente del Comité de Bioética de Fundación Huésped Ignacio Maglio aseguró que “se trataría de una práctica no ética y antijurídica”.
“No ética porque cualquier práctica que involucre seres humanos tiene que estar precedida de investigaciones preclínicas con animales; luego formar protocolos de fases iniciales con un reducido grupo para probar la seguridad y la eficacia; y recién después de estudiar durante años se procedería, a través de la aprobación de los órganos estatales, a la incorporación de estas prácticas como habituales y no experimentales”, dijo.
“Después, la modificación de niñas embrionarias o germinales con fines experimentales está prohibida por instrumentos internacionales como la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos de la Unesco”, agregó.
“El propósito suena interesante, pero no hay evidencia científica y se hizo en un contexto experimental”, concluyó. (Télam)