Inicio El Pais "Es ejemplo más claro de injusticia"

«Es ejemplo más claro de injusticia»

FERNANDEZ AFIRMO QUE EN VILLA AZUL SE VEN LAS DIFERENCIAS EN CONDICIONES DE VIDA

El presidente Alberto Fernández exhortó ayer a «no hacerse los distraídos» y afirmó que «ha llegado la hora de ocuparnos» de los «millones de argentinos que sufren», al tiempo que pidió a la población «no rendirse». «Hay millones de argentinos que sufren y no podemos hacernos los desentendidos. ¿Cuántas veces podemos mirar para otro lado? ¿Cuántas veces vamos a hacernos los distraídos? Basta. Ha llegado la hora de ocuparnos de los argentinos que todos los días luchan en condiciones muy adversas», advirtió Fernández.
El jefe de Estado encabezó este mediodía en Bernal, en el partido bonaerense de Quilmes, el acto de bajada de una tunelera de AySA, bautizada como «Eva», en el Sistema Agua Sur, proyectado para asegurar el sistema de agua potable para los distritos del sur del Gran Buenos Aires, obra que beneficiará a 2,5 millones de habitantes. En ese marco, el Presidente dijo que «los millones que sufren son argentinos a los que el sentido de la meritocracia dejó de lado, a quienes les hicieron creer que ellos no tenían oportunidades y nosotros vamos a darle las oportunidades a cada uno de los argentinos».

Oportunidad.
Al referirse a la situación por el coronavirus, el mandatario dijo que la «pandemia nos ha dado una gran oportunidad para poner las cosas en su lugar» y añadió: «Ya sabemos lo que es esencial, qué necesitamos como sociedad y sabemos la injusticia que hay en nuestra sociedad y lo que tenemos es la oportunidad de cambiar esto».
Además, el jefe de Estado expresó su «admiración por la obra de ingeniería» que representa la tunelera para excavar el río subterráneo que llevará el agua a los partidos. «Hay dos cosas que me parecen impresionante: la obra en sí y los años en que la obra no se hacía; tanto demoramos para entender que hay dos millones y medio de bonaerenses que están necesitando estas obras tan solo para abrir una canilla donde salga agua y estamos en el siglo XXI», se lamentó.

Injusticia.
En declaraciones radiales, Alberto Fernández afirmó ayer que Villa Azul es el «ejemplo más claro de la injusticia» en el país y ratificó que su gobierno trabajará para la construcción de una Argentina «integrada». En diálogo con la radio AM750, advirtió que ese asentamiento también muestra la «capacidad» de cierta dirigencia.
En ese sentido, elogió al intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, quien «se ocupó de que se convierta en un barrio, con calles, luz y cloacas» para los vecinos de la villa con jurisdicción en ese partido bonaerense, a diferencia de los que están encuadrados en los límites de Quilmes. «Cuando testeas a los que viven del lado de Avellaneda los contagios son mínimos y del otro son muchos», lamentó Fernández, consultado sobre la gestión del ex intendente de Quilmes, Maximiliano Molina (Cambiemos). Fernández insistió con que el barrio «es una prueba extraordinaria» que muestra la «enorme la diferencia en cuanto a condiciones de vida» durante una pandemia y planteó: «No es lo mismo vivir con agua potable, que sin ella».

Integración.
«Tenemos que darnos cuenta que vivimos en un país enormemente y francamente injusto; fue diseñado pensando en una cabeza, que es Buenos Aires, y con todo un país trabajando para exportar desde ese cuerpo; también hay un país central que produce soja y carnes y hay una enorme riqueza en torno a Buenos Aires, pero también hay un país periférico; yo quiero una Argentina que se integre», expresó Fernández. (Télam)

Bielsa: «Es una gran oportunidad»
La ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, consideró ayer que la pandemia del coronavirus y los brotes en los barrios vulnerables son «una oportunidad que la Argentina no puede dejar pasar» para urbanizar asentamientos, aunque aclaró que «de ninguna manera» se va a poder saldar una deuda histórica durante un mandato. «Empezamos a trabajar en los barrios populares desde el mismo momento en el que se creó el Ministerio», sostuvo la funcionaria nacional.
En declaraciones radiales, la integrante del Gabinete lamentó la situación que se registran en varios barrios populares del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por brotes de COVID-19, como las villas porteñas 31 y 1-11-14 o Villa Azul e Itatí, en el partido bonaerense de Avellaneda y Quilmes. «Esta pandemia nos tiene que dejar una enorme enseñanza: el equilibrio territorial, pensarnos desde otro lugar como país es indispensable. Es una gran oportunidad que la Argentina no puede dejar pasar», remarcó Bielsa, arquitecta de profesión. Y agregó: «Hay una diáspora de políticas que tenemos que darnos: la primera es el acceso a los servicios para todos, que tiene que ser una prioridad. Después viene la integración de esos barrios a la trama urbana».
Pese a que destacó la implementación de programas como Argentina Construye, que apunta a atender los déficits de vivienda, de infraestructura sanitaria y de equipamiento urbano, la ministra aclaró que «de ninguna manera» se va a poder saldar en un mandato la deuda histórica en materia habitacional que tiene la Argentina. «Quiero ser honesta, es muy importante que nuestra palabra sea verídica: 29 mil millones de pesos no pueden saldar una deuda histórica», señaló la funcionaria nacional.
De todos modos, se mostró «segura» de que «ésta es una oportunidad para discutir qué Argentina se quiere y cuánta inequidad se está dispuesto a tolerar de aquí en adelante». «Muchas veces lo hemos propuesto, pero no hemos logrado como sociedad ni como Estado el poder trabajar esto como una política de consenso, de largo plazo», remarcó.
Respecto al proceso de urbanización de los barrios populares, la integrante del Gabinete señaló que «cada lugar requiere de una tarea concreta con la comunidad, porque no todas las situaciones son idénticas». «Estoy convencida de que cada programa se construye desde la misma comunidad», concluyó. (NA)