“Es lo mejor que podíamos hacer”

EL MINISTRO CAPUTO EXPLICO A BANQUEROS PLAN PARA DESACTIVAR LAS LEBAC

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, expuso ayer ante banqueros y ejecutivos el plan del Gobierno para desactivar en un plazo de tres años un monto de entre 20.000 y 25.000 millones de dólares de las Letras del Banco Central, una de las exigencias incluidas en el acuerdo firmado con el FMI.
Caputo aseguró que el stand by firmado con el Fondo por U$S 50 mil millones con un plazo de tres años es “suficiente para cubrir el financiamiento hasta el fin” de la Presidencia de Mauricio Macri y “superó las expectativas”.
Consideró que “recurrir al FMI es lo mejor que podíamos haber hecho” y señaló que “a algunos les pareció apresurado, pero viendo lo que pasó en el mundo, hay que ser necio para decir eso”.
“Vamos a terminar cancelando, en tres años, un monto de entre U$S 20.000 y U$S 25.000 millones de estas letras, con pesos que el Banco Central utilizará para cancelar sus letras”, explicó el funcionario en un encuentro desarrollado en el microcine del Palacio de Hacienda.
Con esta operación, el Gobierno pretende cancelar un volumen importante de Letras Intransferibles que están en manos del BCRA y con esos pesos desarmar las riesgosas Lebac que actualmente superan los $ 1,2 billones y ponen permanentemente en jaque a la autoridad monetaria.
“Lo que tenemos que hacer es retirar pesos, se los damos al BCRA y con ese dinero, se cancelan Lebac. Con esta maniobra, la cantidad de pesos en el mercado no se modifica”, consideró Caputo ante los ejecutivos de finanzas.
Al respecto, precisó que las condiciones de los títulos que el Tesoro emitirá serán determinadas en cada intervención de acuerdo a la situación financiera que afronte el país.

BCRA.
De este modo, el Gobierno pretende cambiar sustancialmente el mecanismo, ya que hasta ahora el Banco Central emitía pesos para comprar dólares por cuenta del Tesoro nacional y luego para esterilizar esa liquidez colocaba Lebac, con altas tasas para hacerlas más atractivas a los inversores.
“El proceso que se hizo antes era porque no había demanda en el mercado de cambios para absorber los dólares que teníamos que volcar. Ese mecanismo llevó a pasivos de gran tamaño en la hoja de balance del Central. Ahora cambiaron los objetivos”, indicó Caputo en la reunión.
Caputo estuvo acompañado por el jefe de Gabinete del Ministerio, Pablo Quirno, y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili.
El jefe de Finanzas agregó que “hay demanda de dólares y no hay necesidad de que se los vendamos al Banco Central” y sostuvo que “eso permite que no aumente más esa famosa bola de Lebac, y queremos reducirla”.
“En dos o tres años, el balance del BCRA va a lucir mucho mejor. El fin del financiamiento al Tesoro es un punto que no tiene que pasar inadvertido, porque fue por mucho tiempo un problema para el país”, reveló el funcionario.
“Nos aseguramos fondos a una tasa que es algo más baja que nuestro financiamiento en dólares y nos permite evitar la obligación de ir la semana que viene o el mes que viene a los mercados”, consideró. (NA)

El Merval subió 4,2%
La Bolsa de Comercio de Buenos Aires finalizó con marcados incrementos, principalmente en empresas financieras y energéticas, y el Merval cerró con un avance de 4,2%, en un clima de optimismo tras el anuncio del acuerdo entre el Gobierno y el FMI.
Los aumentos más marcados fueron para Mirgor con 8,7%; Distribuidora de Gas Cuyana con 8,4%; Holcim con 7,4% y Grupo Financiero Galicia con 7,2%.
También registraron fuertes subas los papeles de Metrogas con 7,1%; Banco Francés con 6,7%; y Central Puerto con 6,1%.
El balance de la rueda arrojó 74 alzas, siete bajas y cinco sin modificaciones. El volumen negociado en acciones durante el viernes fue de $1.226,2 millones. En esa sintonía, los papeles argentinos en Wall Street también operaron con aumentos y llegaron a ganar hasta un 6%.
Operadores evaluaron que el buen humor en los inversores se debió en parte a que el monto del financiamiento fue superior al esperado.