Inicio El Pais "Es un trabajo absolutamente federal"

«Es un trabajo absolutamente federal»

GRAHAM ALENTARA LA CREACION DE ORGANISMOS QUE PROTEJAN LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA

El hambre, la falta de acceso a la vivienda y servicios esenciales, la necesidad de más y mejores espacios de crianza y socialización, y las desigualdades en el acceso a la educación de calidad son apenas algunas de las prioridades con las que comienza el trabajo de la primera Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes de Argentina, Marisa Graham, cuyo nombramiento fue aprobado el viernes por el Senado. La flamante defensora tendrá además la tarea de alentar la creación de organismos análogos en las 19 provincias que todavía no cuentan con un área de protección integral de los derechos de la niñez, lo que complejiza el funcionamiento del sistema que debería proteger a niños, niñas y adolescentes.
Graham afirmó que «para los niños y niñas de nuestro país hoy el problema más grave es el hambre y la malnutrición, en segundo lugar viene la falta de acceso a la vivienda y servicios esenciales», y agrego que «luego es necesario pensar en nuevos espacios de crianza y socialización, y junto a eso tenemos que trabajar contra las desigualdades en el acceso a la educación de calidad, especialmente en el vínculo entre la primaria y la secundaria y los problemas para retener a los chicos en la escuela entre segundo y tercer año de la secundaria». «Junto a estas prioridades vamos a tener que trabajar para recuperar las partidas presupuestarias de Niñez y Adolescencia que en los últimos años sufrieron fuertes ajustes», explicó.

Leyes sin implementar.
Graham afirmó que «la Defensoría va a contar con muchas posibilidades de acción, desde la escucha directa a niñas, niños y adolescentes, hasta mediar frente a distintos organismos y realizar recomendaciones a los tres poderes del estado e incluso interpelarlos cuando no cumplan con garantizar derechos». «Nos vamos a enfocar en verificar el cumplimiento de las leyes y normativas que están vigentes y no se cumplen, como la ley contra la explotación laboral infantil que es muy buena pero sigue habiendo chicos trabajando tanto en la producción agropecuaria como en talleres clandestinos en las zona urbanas», enfatizó.
En ese sentido, agregó que «hay muchas leyes muy buenas que no se implementan de manera eficiente y nosotros vamos a tener la responsabilidad de trabajar que se hagan reales, hay una ley contra la trata pero en Argentina sigue habiendo explotación sexual infantil, y hay una ley que habla de la Educación Sexual Infantil pero que no termina de llegar a todas las escuelas».

Federalización.
Graham indicó que «desde la Defensoría nos proponemos sentarnos a hablar con cada actor u organismo que corresponda ante cada problema en particular, exponer las dificultades que registramos, proponer recomendaciones y fijar plazos, incluso apoyar el envío de partidas presupuestarias específicas a las jurisdicciones que lo necesiten; pero si no vemos mejoras o si las partidas de niñez terminan en otras áreas también vamos a tener alguna actitud de control e incluso si es necesario recurrir a la vía judicial».
«Nosotros entendemos que este es un trabajo absolutamente federal, no pretendemos abrir delegaciones en cada provincia pero si entendemos que es necesario que cada provincia cree un organismo similar a la defensoría para completar un sistema de protección federal de la niñez», apuntó. Al respecto, mencionó que «la protección de los derechos no es una facultad que las provincias le hayan delegado a la nación, Córdoba, La Pampa, Mendoza, Misiones y Santa Fe ya cuentan con defensorías y esperamos que el resto de las jurisdicciones construyan organismos similares».
«Creo que el paso que dimos con la creación de la Defensoría en el Senado va a ser un impulso y un ejemplo multiplicador, junto a los cinco defensores provinciales que ya funcionan vamos a recorrer el territorio para alentar a que cada provincia avance en este sentido», completó. (Télam)