“Es un reordenamiento del gasto”

EL GOBIERNO BUSCA REDUCIR LA INFLACION A UN DIGITO PARA EL 2019

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, anunció ayer el programa de Metas Fiscales y de Inflación para los próximos cuatro años apunta a alcanzar un nivel de inflación de un solo dígito para el 2019, junto con una fuerte baja del déficit fiscal.
“Este es un plan que podría denominar ‘Convergencia hacia la normalidad, en busca de lograr el hambre cero'”, dijo Prat Gay al presentar a la prensa este programa de metas, en un encuentro en el que participó también el secretario de Hacienda, Gustavo Marconato, y el de Economía Política, Pedro Lacoste.
Para el corriente año, la inflación se ubicará dentro de un rango de entre 20 y 25%, según las proyecciones de la cartera de Hacienda. En tanto, en 2015, el costo de vida se habría ubicado en torno al 28%
De manera paralela, el déficit fiscal, que en el 2016 se estimó en 5,8% del Producto Bruto Interno y que habría finalizado en el 7,1%, caería hasta el 4,8% a partir de “la reducción de subsidios a los sectores de mayores ingresos de la población y un reordenamiento del gasto público”, dijo el ministro.
“Todo esto sin tocar el gasto social, porque incluso vamos a extender la Asignación Universal a los hijos de los monotributistas”, señaló Prat Gay.

Inflación.
Con respecto a la inflación, el ministro reiteró que “hubo fuertes aumentos de precios entre la última quincena de noviembre y la primera de diciembre, pero nosotros estamos viendo que los valores se están desacelerando”.
El funcionario consideró además que durante el primer trimestre del año habrá “una inflación de arrastre” por las correcciones macroeconómicas, pero luego se estabilizarán los precios en los meses siguientes.

Déficit.
Para el 2017 se espera que el déficit fiscal se reduzca al 3,3% mientras que la inflación oscilará entre un máximo del 17% y un mínimo del 12%.
“Nos gustaría ser más veloces pero queremos ser cuidadosos y gradualistas con un objetivo descendiente en el déficit y estamos estudiando hacer un presupuesto plurianual con una baja del déficit más importante a partir de 2017”, dijo Prat Gay.
Para 2018 está previsto que las cuentas del Estado Nacional cerrarán con un déficit del 1,8% con una inflación que rondará entre el 12 y el 8%; mientras que para el 2019, “último año de la presidencia de Mauricio Macri, estaremos con un déficit de solo el 0,3% del PBI y un inflación en torno al 5%, con un máximo de 6,5% y un mínimo de 3,5%”, dijo el ministro.
Prat Gay consideró que estas metas “no son optimistas, son realistas” y son compatibles con los mismos niveles de emisión monetaria que tuvo el Gobierno de Cristina Kirchner en los últimos años.
Destacó que se “alcanzó el mayor nivel de déficit fiscal de los últimos 30 años” con el 5,8% del PBI, “pero con la mayor recaudación tributaria de la historia”, que superó el billón de pesos, lo que representó el 40% del PBI.

Gasto público.
Aseguró que una parte de la reducción del gasto público, que estimó en 1,5% del PBI, vendrá por la eliminación de subsidios “que favorecen a un tercio más rico de la población” y que recibe tarifas bonificadas de electricidad y gas en Capital Federal y el Gran Buenos Aires.
Y otro 0,8% de ahorro provendrá de “eliminar el derroche” que tuvo el Estado durante los años previos. Respecto a esto último, dijo que “todos los ministerios estamos trabajando para ver dónde está el gasto superfluo”.
Puso como ejemplo que la Jefatura de Gabinete redujo su presupuesto en publicidad de 700 millones de pesos anuales a 300 millones de pesos.
El secretario de Hacienda, Gustavo Marconato, aseguró que “esto no es un ajuste, uno no está ajustando cuando gasta de más”.
Por su parte Prat Gay, explicó que “el cierre del año fiscal 2015 tuvo una disciplina trucha porque el Gobierno anterior gastó pero no pagó”.
Puso como ejemplo que la deuda flotante a fines del 2015, “esa suerte de ‘paga Dios’ a proveedores, organismos y otros acreedores, estuvo en los 110.000 millones de pesos con, contra los 60.000 del 2014”.
“Cuando un gobierno gasta mucho más que lo recauda es porque está gastando mal. En los últimos años, el kirchnerismo hizo un derroche de recursos”, concluyó el ministro. (Télam)

Cálculo del CER
El Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) se calculará sobre la base de la tasa de variación diaria obtenida de la evolución mensual del Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ipcba), de acuerdo con la resolución 5/2016 del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas publicada ayer en el Boletín Oficial.
El coeficiente que elabora el Banco Central de la República Argentina tomará como referencia la evolución de precios de la Ciudad en lugar del IPC nacional, en el marco del proceso de reordenamiento que atraviesa el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
“Al asumir las nuevas autoridades del Indec han verificado que existe una situación anómala en dicho organismo que le impide brindar con regularidad el servicio a su cargo, suministrando información estadística suficiente y confiable en temas particularmente sensibles como precios al consumidor, producto bruto interno y comercio exterior, estimando que el proceso de reordenamiento interno habrá de demorar no menos de seis meses”, recuerda la normativa, que lleva la firma del ministro Prat Gay.
En ese sentido, señala que “los Índices de Precios al Consumidor de la Provincia de San Luis y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires constituyen alternativas apropiadas en ausencia del Índice de Precios al Consumidor publicado por ese Instituto, atento que ambos índices tienen metodologías consistentes entre sí, cuentan con canastas representativas propias y a mediano plazo presentan variaciones porcentuales similares”.