Inicio El Pais "Esta es la última oferta que hacemos"

«Esta es la última oferta que hacemos»

EL GOBIERNO DEL FRENTE DE TODO "TIENE EN CARPETA" UN NUEVO BLANQUEO

El presidente Alberto Fernández ratificó que la oferta presentada hace dos semanas por el tema deuda «es la última» de la Argentina, ya que el país «no puede hacer más» y se manifestó «optimista» respecto del avance de las negociaciones con los bonistas.
En sendos reportajes con el diario argentino Página/12, y el británico Financial Times que se publicaron este domingo, el presidente aseguró «ésta es la última oferta que hace la Argentina, no va a haber otra». En ese sentido, Fernández sostuvo que es «optimista» respecto al avance de las negociaciones y que -una vez resuelto esto- «sea la última vez en la historia que la Argentina discuta el problema de la deuda».
El Jefe del Estado le dijo al Financial Times que «cualquier cosa más pondría nuestra capacidad a (pagar nuestras deudas) en riesgo, y no quiero estafar a nadie». Flanqueado por su joven ministro de economía Martín Guzmán, quien escuchó detrás de una máscara facial, pero no habló, el presidente afirmó: «Quiero poder mirarle a los ojos y no ser acusado de mentir. Esto es lo que podemos hacer, no podemos hacer más».
El Presidente sostuvo que «esperamos que el mundo nos entienda. No vinimos aquí para pelear con acreedores Vinimos a solucionar un problema que no creamos «, señalando además que fue el anterior Gobierno de Mauricio Macri el que masivamente aumentó la carga de la deuda.

¿Plan económico?
Respecto de un programa económico, el presidente Fernández sostuvo que «no existe un plan detallado. Francamente, no creo en planes económicos. Creo en las metas que podemos establecernos para que la economía pueda trabajar para lograrlos».
El Presidente insistió en que estaba en contra de la intervención estatal en la economía por el bien de la misma. «Si quería nacionalizar o expropiar empresas, no comenzaría con aquellas que están en bancarrota, comenzaría con aquellos que funcionan bien», señaló.
Por otro lado, el Presidente señaló que «sería interesante que el mundo se ordene financieramente, el mundo quedó dado vuelta, hay alrededor de 40 países que están en condiciones de defaultear», agregó en relación a la situación global a causa de los efectos económicos relacionados con la pandemia de coronavirus.
«Espero que la Argentina se recupere con sus propios recursos, con el impulso del Estado y que dejemos de endeudarnos porque la deuda nos condiciona. Pasa en la vida individual y pasa en la vida de los países, no te condiciona sólo políticamente te condiciona para poder proyectar porque tenés esa espada de Damocles en tu cabeza», respondió al ser consultado respecto a la necesidad futura de tomar nueva deuda.
Por último, Fernández reconoció que un colapso en los precios del petróleo significaba que Argentina ya no podía «confiar en sus enormes reservas en Vaca Muerta, para impulsar el crecimiento futuro», pero remarcó que «la vasta extensión de tierra fértil de la nación equivalía a lo que él llamó una vaca viva y una oportunidad de valor agregado, exportaciones de alimentos procesados».

Postpandemia.
Sobre la pospandemia, Fernández dijo que el Gobierno tiene en mente «una serie de medidas que reactiven y pongan en marcha otra vez la economía. Son un montón de medidas. La idea es dividir el país en seis regiones: AMBA y las cinco que ya existen, Centro, NOA, NEA, Cuyo y Patagonia y hacer planes específicos para potenciar las fortalezas de cada región».
«La pandemia nos da la oportunidad de ir hacia un lugar de construcción distinto. Hay un plan general y un plan específico. Va a ser necesario hablarlo con los gobernadores de cada región», señaló.
A su vez, subrayó que una «buena parte del plan es obra pública y la construcción de viviendas. Son formidables movilizadores de la economía porque ayudan a mover muchas actividades y muchos sectores de la economía y no necesitás importar insumos».
«En los próximos días vamos a estar en condiciones de anunciarlo. Las medidas van a marcar cuál es nuestro norte», adelantó y precisó que la posibilidad de poner en marcha un nuevo blanqueo «está en carpeta», si bien se manifestó «muy poco amigo» de una iniciativa de este tipo.
«Eso está en carpeta. Es un pedido de la Cámara (de la Construcción). Confieso que soy muy poco amigo del blanqueo. Me interesa mucho más que el dinero que se blanqueó y se quedó en paraísos fiscales vuelva a la Argentina. La Cámara de la Construcción propone hacer un nuevo blanqueo a cambio de que se invierta la plata en construcción», detalló el Presidente.

CFK.
En referencia a su relación con la vicepresidenta Cristina Fernández, el Jefe del Estado sostuvo que «somos amigos, nos llevamos bien, nos hemos conocido hace mucho tiempo. No somos necesariamente iguales, pero nuestras diferencias no nos dividen. Por el contrario, hace un tiempo nos dimos cuenta de que estar separados facilitó nuestra derrota».

Ley ambiciosa.
El presidente Alberto Fernández confirmó que en los próximos días ingresará al Congreso la reforma judicial, iniciativa que implicará «un reordenamiento de todo el sistema de la Justicia Federal». Y reconoció: «Es una ley muy ambiciosa que implica reconstruir el fuero federal».
Según explicó el mandatario, el reordenamiento «va mucho más allá de (los tribunales de) Comodoro Py», y permitirá tener «más tribunales, más fiscalías, más defensorías, más tribunales orales».
«En la Ciudad de Buenos Aires, como consecuencia del cambio de Capital Federal a la Ciudad Autónoma, lo que se llaman competencias ordinarias deben pasar a la Ciudad de Buenos Aires y yo me propuse hacer un reordenamiento de todo el sistema de la Justicia Federal. Un reordenamiento que va mucho más allá de Comodoro Py. Es un cambio en toda la justicia federal nacional con el propósito de que eso funcione bien», explicó.
En una entrevista con Página 12, adelantó que se trata de un proyecto «tan ambicioso como necesario porque la justicia federal se ha exhibido ante nosotros con un funcionamiento defectuoso».
«Es una ley muy ambiciosa que implica reconstruir el fuero federal y además avanzar en el traspaso de la justicia ordinaria a la justicia de la Ciudad, que es algo que está pendiente», insistió. En este marco, Fernández le apuntó a la Corte Suprema y se preguntó si para lograr un mejor funcionamiento debería ampliarse o no la cantidad de jueces o dividirlos en salas.
También puso un signo de interrogación acerca de posibles cambios en el Consejo de la Magistratura y en el Ministerio Público, en tanto que deslizó la posibilidad de poner en marcha de «una vez por todas» el juicio por jurados.
«Todo eso va a ser objeto de análisis en un consejo que me asesore durante 60 días», reveló, mientas que señaló que -probablemente- se revisará la figura del arrepentido, ley con la que afirmó no haber estado «nunca de acuerdo». (Télam/NA)