Inicio El Pais "Exijo que sea investigada"

«Exijo que sea investigada»

SAN MIGUEL DEL MONTE: PIDEN EXPLICACIONES A LA INTENDENTA

«Yo quiero, señora intendenta, que usted argumente frente a todo el pueblo por qué cree que no es responsable de la masacre» de San Miguel del Monte. En una interpelación pública a la jefa comunal de Monte, Sandra Mayol, que eludió concurrir a la cita, la mamá de Camila López, una de las víctimas de la persecución fatal del 20 de mayo, sostuvo que no admite que la intendenta «se posicione como víctima y diga que le mintieron» los policías y el secretario de Seguridad, Claudio Martínez, que intentaron hacer pasar la masacre como «un accidente de tránsito».
Yanina Zarzoso y otros familiares de las víctimas estuvieron tres horas esperando a Mayol en el Concejo Deliberante de Monte, para que les aclarara dudas sobre las responsabilidades políticas en el caso. Como Mayol no fue, por resolución del cuerpo legislativo tendrá que hacerlo mañana. Cuando habló en la sesión, la mamá de Camila se dirigió a la intendenta ausente: «Usted dice que le mintieron. A nosotros nos mintieron desde el primer momento y usted no se puede equiparar a nosotros por el cargo público que tiene».

Preguntas.
Yanina Zarzoso, en presencia de otros familiares y de doce de los catorce ediles que conforman el Concejo, adelantó que tiene «varias preguntas que hacerle a la intendenta». La primera es «Cómo es posible que mi papá y otros vecinos del pueblo se hayan enterado de la feroz persecución y los tiros de la policía antes que usted, que es la representante máxima del pueblo». «¿Cómo puede ser que siendo la intendenta, a quien la gente eligió para que nos represente, no se entere de la corrupción e impunidad con la que se maneja en este pueblo la policía?».
La mamá de Camila resaltó que «no puede existir una situación» como la de la masacre «sin connivencia con el poder político y por eso exijo públicamente que se la investigue a usted». Aclaró que no dice «que usted haya mandado a matar a los chicos, no lo digo ni lo dije nunca, ni que tiene que ir presa, porque eso lo determinará la justicia. Lo que exijo es que usted sea investigada». Recordó que «quedó demostrado que su secretario de Seguridad está vinculado al encubrimiento y quiero que se abra la investigación en esta línea y que se investigue a todos los responsables políticos».

Policía.
La investigación todavía no puede explicar por qué los policías dispararon a mansalva contra el Fiat 147. En el pedido de prisión preventiva para 11 de los 13 sospechosos detenidos, el fiscal de Cañuelas Lisandro Damonte habló de un ataque «injustificado, sin sospecha u objeto razonable», y aseveró que las razones «aún no han sido debidamente acreditadas».
Mariano Alejandro Ibáñez (28) es uno de los tres policías que hasta el momento aceptaron someterse al interrogatorio. Este oficial subayudante de la Bonaerense manejaba uno de los móviles que salieron en persecución del auto de los chicos. Es uno de los más comprometidos en la causa, se lo acusa por el delito más grave: homicidio doblemente agravado. «Yo estaba en la oficina de judiciales con la puerta abierta y escucho a la ayudante de guardia que modula por radio diciendo que habría un masculino que quería ingresar a una obra en construcción», explicó sobre su intervención en el hecho.
Según su relato, Ibáñez sale de la comisaría junto a los oficiales Manuel Monreal (22) y Melina Bianco (25). A los pocos segundos escuchan por radio que se necesita apoyo para identificar a un Fiat 147. «Paré el auto entre cuatro esquinas para frenar el paso del Fiat, que venía siendo perseguido por otro móvil», señaló el oficial. De acuerdo con su versión, «Monreal se baja del patrullero, hace unos pasos, desenfunda su arma e intenta parar el auto que venía en dirección hacia nosotros». «En ese instante cerré los ojos y solo atiné a atajarme por el miedo a que nos chocara. Después escucho el auto, las cuatro explosiones, y luego la sirena del otro móvil. Como no siento nada abro los ojos y observo que el móvil seguía en persecución», relató. El conductor del patrullero aclaró que no sabe «a qué correspondieron las explosiones».

Bombero.
Entre las declaraciones recolectadas por los investigadores figura el testimonio de un bombero de 27 años que aseguró que uno de los policías destrozó el paragolpes del Fiat 147 en el que viajaban las víctimas. «Lo hizo después de que levanté al último de los chicos», explicó. «Yo vi que el chico que está preso fue el que pateó el paragolpes y vi que lo partió. Eso fue después de que levanté al último de los chicos, Sansone», amplió.
El testigo también contó que el paragolpes tenía una marca de pintura, como si se tratara del roce con otro auto. «Cuando lo pateó le quitó una marca blanca», señaló. Además, aseguró que un policía «levantó del piso dos teléfonos celulares y anotó algo en una planilla». (Página12 /Perfil.com)