“Expectantes y con confianza”

LA CORTE SUPREMA VUELVE A EXPEDIRSE POR EL 2X1

La Corte Suprema de Justicia volverá a expedirse hoy sobre el 2×1 a represores y se espera que revoque su fallo inicial, a la luz de la ley del Congreso que canceló ese beneficio para los condenados por crímenes de lesa humanidad.
El máximo tribunal argentino emitirá cerca del mediodía del martes un nuevo fallo que reemplazaría al de 2017, cuando se despertó una fuerte polémica por su aval a ese beneficio en el caso del represor Luis Muiña.
En esta ocasión, los magistrados se expedirán teniendo en cuenta la validez de la ley 27.362, aprobada por el Congreso a mediados del año pasado tras la controvertida resolución judicial.
Con esa medida, los diputados y senadores nacionales legislaron de forma explícita que este beneficio no puede ser implementado a favor de los condenados por delitos de lesa humanidad.
Ahora, los supremos eligieron el caso Rufino Batalla, condenado a 12 años de prisión por su participación en el centro clandestino La Cacha, quien luego de la resolución que benefició a Luis Muiña el 3 de mayo de 2017 también reclamó que se le computara el 2×1 para salir de prisión.
La expectativa está puesto en el voto del juez Horacio Rosatti, quien el año pasado votó a favor de concederle este beneficio a represores, pero en esta oportunidad cambiaría su postura para adecuarse a la ley.
“Otro fallo del 2×1 podría generar un fuerte rechazo social”, señaló Rosatti meses atrás en declaraciones a Perfil, al ser consultado sobre la definición que la Corte tiene por delante.
Si el magistrado finalmente cambia su postura y el resto de los jueces vota igual que el año pasado, el tribunal rechazará el beneficio en el cómputos de las penas en casos de represores condenados, tal como reclaman los organismos de derechos humanos.
El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, y la vice, Elena Highton, habían avalado el criterio del 2×1 en el caso Muiña, mientras que Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda se habían expresado en contra.

Otro caso.
Semanas atrás, a poco de que se conociera que el máximo tribunal había seleccionado el caso de Batalla, el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata dispuso su excarcelación, tras haber cumplido las dos terceras partes de su pena.
Batalle fue condenado a 13 años de prisión por su actuación en el centro clandestino de detención La Cacha y entre los crímenes que se le imputaron está el de Laura Carlotto, la hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Estela de Carlotto.
Las Abuelas de Plaza de Mayo “estamos expectantes y con confianza” de que “los tres miembros de la Corte que no fueron a ese almuerzo con el presidente”, Mauricio Macri, se expresen en contra de ese beneficio. Estela de Carlotto hizo alusión fue a Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti, quienes no participaron de la reunión en Casa de Gobierno que el jefe de Estado mantuvo con los otros dos cortesanos, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco.
Para Carlotto, el presidente de la Corte (Rosenkrantz) “está aislado” en su postura a favor del 2×1, mientras que “no se sabe qué hará” Highton. En tanto, si Rosatti cambia de postura (había votado a favor del 2×1 el año pasado) y Maqueda y Lorenzetti mantienen la suya, el fallo aquel de 2017 podría caer.
“Espero que (el 2×1) no prospere porque sería un escándalo”, puntualizó la dirigente de derechos humanos, quien advirtió que en caso de que esto volviera a ocurrir “la reacción va a ser otra vez la misma: un rechazo total”. Además, se refirió a Rufino Batalla como un “criminal que no se arrepiente ni confiesa”, y lo comparó con los otros “que en los tribunales dicen que volverían a hacer lo que hicieron”.
En ese sentido, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo indicó que desde organismo de derechos humanos “esperamos que esto quede definitivamente sepultado”. (Pagina12.com y NA)