Inicio El Pais Falleció el bajista y fundador de Catupecu Machu

Falleció el bajista y fundador de Catupecu Machu

El bajista y miembro fundador de la banda Catupecu Machu, Gabriel Ruiz Díaz, falleció hoy a los 45 años, luego de haber sufrido un grave accidente de tránsito en marzo de 2006.

«Amores, hoy se fue Gabi. Se fue tranquilo, en Paz. Gabi, el amigo, el hermano, el bajista, el artista, el científico, el músico, el hijo, un animal de música, un ser amoroso, generoso, bueno, brillante y sobre todo un guerrero, un guerrero que siempre dio todo y un poco más», escribió el líder de la banda, Fernando Ruiz Díaz, para informar sobre la muerte de su hermano.

A través de su cuenta de Instagram, el artista indicó que el fallecimiento del bajista coincidió con el Día del Músico Argentina, que se celebra los 23 de enero por el nacimiento de Luis Alberto Spinetta.

«Un día en una entrevista le preguntaron cuál era el disco que más le gustaba de la historia de nuestro amado rock argentino y Gabi dijo Artaud, de Luis Alberto Spinetta. Seguramente te debe estar esperando para que con tus cuatro cuerdas mágicas hagas lo que más amaste en tu maravillosa e increíble vida: el bajo y la música», expresó el cantante.

«Vuela alto como siempre lo hiciste, hermano mío, hermano de todos. Gracias por lo que diste y nos diste. Que estés bien donde quiera que estés, que de seguro será ese lugar donde el tiempo no corre, donde nada se llama, donde simplemente sos», concluyó.

Grave accidente.

Gabriel Ruiz Díaz había sufrido un grave accidente de tránsito el 31 de marzo de 2006, cuando chocó con su auto en el cruce de las avenidas del Libertador y Sarmiento, en el barrio porteño de Palermo.

Junto a él viajaba el cantante de Cabezones, César Andino, con quien regresaba de la discoteca The Roxy. Como consecuencia del choque, Ruiz Díaz sufrió severas consecuencias y permaneció más de seis meses en terapia intensiva.

En 2014, Catupecu Machu informó a través de un comunicado que el bajista se encontraba en estado «estable» y señaló que realizaba «distintas actividades terapéuticas, tanto físicas como neurológicas», así como también respondía a «pequeños pero valiosos gestos a los estímulos que se le presentan».

«Éramos como siameses, como dos personas en un cuerpo o como un cuerpo en dos personas. Porque cuando tocábamos éramos uno también. Entonces hay un trabajo que tuve que hacer, porque por más que yo esté bien y mi ánimo esté arriba, me despierto todos los días y digo: ‘Che, ¿ya terminó esta pesadilla?'», había expresado el líder de la banda en una entrevista en 2018. (NA/Cadena 3)