Inicio El Pais Familia le ganó demanda a Coca Cola

Familia le ganó demanda a Coca Cola

HABIA UN ESPIRAL PARA MOSQUITOS EN UNA BOTELLA

Una familia de la ciudad de Bahía Blanca le ganó un juicio, en doble instancia, a la multinacional Coca Cola porque en una botella de esa famosa bebida había un espiral para mosquito. Tanto los menores como los adultos sufrieron consecuencias por intoxicación y estuvieron internados.
El hecho ocurrió el 29 de enero de 2006 cuando una mujer del barrio Noroeste de la ciudad bonaerense fue a comprar a un quiosco cercano a su casa algunas bebidas. Llevó, entre otras gaseosas, una Coca Cola de 1,25 litros, con envase de vidrio.
Al regresar, tomaron ella, su marido y cuatro hijos. La mayoría sufrió síntomas estomacales casi inmediatos y al observar con detenimiento el fondo de la botella descubrieron que había un trozo de espiral para mosquitos. Fueron de urgencia a la guardia de un hospital y la pediatra Alicia Torres atendió a dos de los chicos y les diagnosticó un cuadro compatible, tóxico (piretroide) y uno de ellos tuvo que quedar internado por deshidratación. El resto presentaba diarrea.
La familia, entonces, fue a al departamento municipal de Bromatología y terminó por demandar judicialmente a Coca Cola Polar Argentina, por daños y perjuicios.
El Juzgado Civil y Comercial N° 5, pese a la negativa de la empresa, falló el año pasado a favor de resarcir a los dos menores con 5 mil pesos a cada uno y otros 500 pesos individuales para el resto del grupo. En total, una pena de 12 mil pesos más los intereses a la tasa pura del 4% anual, desde el hecho y hasta la sentencia definitiva.
Coca Cola apeló y ahora la Cámara en lo Civil y Comercial, Sala I, ratifica el fallo, aunque en forma dividida. Los jueces Guillermo Ribichini y Fernando Kalemkerian votaron en ese sentido y, en minoría, lo hizo Marcelo Restivo.

A la Corte.

La embotelladora negó los cargos. Aseguró que no se había acreditado la relación de consumo por la falta del ticket respectivo y que tampoco había testigos presenciales, lo cual hacía imposible demostrar la ingesta. También explicó el mecanismo de estampado del código de la tapa -que en este caso estaba parcialmente borrado- y opinó que pudo haber sido suprimido intencionalmente, ya que ese registro no se deteriora con el paso del tiempo.
Finalmente, afirmó que, por la forma mecánica de llenado, «deviene imposible» que un cuerpo extraño termine dentro de una botella.
La demanda no está cerrada, porque Coca Cola ya adelantó que irá a la Suprema Corte de Justicia bonaerense y, de ser necesario, llegará a la Corte de Nación. De todas maneras, la familia ya obtuvo dos fallos a su favor.