Inicio El Pais Fernández descartó el toque de queda

Fernández descartó el toque de queda

EL GOBIERNO EVALUA MECANISMOS PARA IMPEDIR AGLOMERACIONES

Frente al aumento de casos, el presidente volvió a implementar reuniones semanales con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta. «No vamos a aplicar ningún toque de queda, pero estamos evaluando algún dispositivo para que las fuerzas de seguridad disipen las aglomeraciones» advirtió.

Alberto Fernández aseguró ayer que las fuerzas de seguridad podrían actuar para «disipar» aglomeraciones de personas y «evitar el aumento de la propagación de contagios», pero descartó la aplicación de «un toque de queda». También anticipó que en enero llegarán más dosis de la vacuna Sputnik V desde Rusia para completar el esquema de quienes ya se aplicaron y aplicar la primera dosis de la campaña masiva de vacunación en todo el país.

«Estuvimos con Axel (Kicillof) y Horacio (Rodríguez Larreta) analizando la suba de casos y acordamos mantener reuniones semanales. Estamos contemplando la posibilidad de que las fuerzas de seguridad disipen aglomeraciones, pero no vamos a implementar un toque de queda, aunque sí un toque sanitario como el aplicado» en algunas provincias, explicó el mandatario.

También se refirió «al problema de la costa (Atlántica) con el turismo» y señaló que «Mar del Plata no la está pasando bien». «Vamos a dejar pasar el fin de año y a partir de la semana que viene miraremos con lupa a ver cómo resolvemos esto», anunció. La sensación es que «diciembre fue un mes de mucho relajamiento» sobre las medidas de cuidado con «reuniones sociales y marchas de distinto tipo y por diversos motivos, todas cosas que pudieron favorecer que el virus circule». Y consideró que «el mejor caldo de cultivo para el virus» son las escenas observadas en Navidad y Fin de Año cuando «jóvenes se reunieron en las plazas sin barbijos y hacinados» así como «las fiestas clandestinas que se están promoviendo por las redes sociales».

«Debemos prestarle atención porque es definitivamente muy peligroso» dijo el presidente y agregó que «el problema no ha terminado. Si vemos que la situación no afloja y el relajamiento sigue evaluaremos de qué modo las fuerzas de seguridad empiezan a actuar en las calles para disipar e impedir esas aglomeraciones».

Vacunas para todos.
En cuanto a la campaña vacunación, Fernández recordó que se ocupó «personalmente de que haya vacunas para los próximos tres meses. No quiero que Argentina esté en el submundo de países que no pueden vacunar a su población y agradezco en ese sentido el aporte excepcional que hizo la Federación Rusa», señaló. También aseguró que con la vacuna Sputnik V «se mantuvo fácilmente la cadena de frío» y recordó que «hay otras que deben estar a 70 grados bajo cero, generan muchos problemas de logística y sus fabricantes nos piden muchas garantías» en referencia a la vacuna de Pfizer Biontech.

El mandatario reiteró que en enero llegarán las dosis de vacunas desde Rusia para completar el operativo que se extenderá hasta febrero y que contempla la vacunación de 10 millones de personas. «Y seguimos en negociaciones con todos para sumar más vacunas. Estamos muy avanzados con Astra Zeneca para producir esa vacuna aquí y después de febrero, cuando tengamos vacunadas 10 millones de personas, podríamos tener otra provisión» desde Rusia, adelantó.

Ante el aumento de casos registrado durante los últimos días en el AMBA, Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta se reunieron en la Residencia de Olivos y acordaron monitorear la situación en forma conjunta y con reuniones periódicas. Los tres coincidieron en reforzar el llamado a la población, apelando a la «responsabilidad» individual, pero también reconocieron su «gran preocupación» por el aumento de casos, aunque por ahora no tienen previstas nuevas restricciones.

«No estamos para cerrar algo concreto por ahora» señalaron desde la Gobernación bonaerense. «Sí queremos hacer una fuerte advertencia por el relajamiento general» agregaron las fuentes aunque admitieron que dependen «de los comportamientos sociales, cumplimientos de protocolos y cuidados» para evitar una segunda ola. «Cuando pensamos las reuniones de hasta 200 personas, por sugerencia de intendentes y por la suba de casos tuvimos que dar marcha atrás», ejemplificaron.

La última reunión que habían mantenido los tres funcionarios había sido el 9 de noviembre, también en Olivos, y los encuentros siguientes fueron encabezados por sus respectivos jefes de Gabinete o por ministros de Salud.
(Télam)