Inicio El Pais Fernández: "La vacuna es un bien global"

Fernández: «La vacuna es un bien global»

EL PRESIDENTE REITERO SU RECLAMO POR LA PRODUCCION DE DOSIS

El presidente Alberto Fernández criticó ayer la concentración de la producción y el uso de los fármacos contra el coronavirus en manos de países centrales y reiteró la necesidad de que las vacunas sean consideradas como «un bien global» para ponerle fin a la pandemia.
«En las dos reuniones del G-20 planteé (…) considerar a la vacuna como un bien global, es decir, facilitar el acceso de los habitantes de todo el mundo. La única garantía de alcanzar la inmunidad es con la vacuna», dijo el Jefe de Estado durante la declaración conjunta que brindó junto al primer ministro luso, António Costa, con motivo de su visita a Portugal.
Durante esta semana que permanecerá en Europa, Fernández se encontrará con líderes que también han manifestado su preocupación por la producción, distribución y por las patentes de las drogas que combaten la Covid-19.
El lunes, sostuvo su idea de un replanteo global de la pandemia junto a Costa, quien también manifestó sus críticas al incumplimiento de los contratos por parte de las farmacéuticas.
Costa sostuvo que el mundo tiene «que dar prioridades claras a incrementar la producción» de dosis y estimó que la solución a la pandemia se dará con «solidaridad y cooperación internacional».
«El Covax es un instrumento muy importante para asegurar un objetivo claro, que todos, vivan donde vivan, tengan acceso a las vacunas», destacó el portugués.
En su itinerario, el Presidente visitará a Emmanuel Macron en Francia -con quién ya tuvo coincidencias sobre el tema- mientras que sobre el final de su viaje europeo se encontrará con el papa Francisco, quien desde hace meses pide que las dosis lleguen a los más pobres.
«La posición de Francisco yo la conozco y la comparto, es una regla de solidaridad en un mundo que se ha globalizado y que no puede pasar por alto los problemas de producción, también es cierto que el 90 por ciento de la producción se distribuye entre 10 países mientras el resto padece ausencia de vacunas. A eso hay que ponerle fin», señaló.

Reclamo.
El reclamo por la producción y distribución de las vacunas cobró un nuevo impulso la semana pasada cuando el mandatario estadounidense Joe Biden se mostró a favor de una liberación de las patentes de las vacunas, una idea que consiguió rápido apoyo del Sumo Pontífice y de líderes de todo el mundo.
«Tenemos un proceso de producción que demora mucho más de lo que inicialmente creímos y tenemos un problema real que es que esas producción demorada se concentra en pocos países», añadió el mandatario argentino.
Argentina, que ya recibió más de 12 millones de dosis, tiene contratos con diversas empresas por más de 60 millones y ha sufrido el incumplimiento total de los plazos acordados con AstraZeneca.
En el caso de esa vacuna diseñada por Oxford, se agrega el detalle no menor de que el Grupo Insud de Argentina produjo el principio activo para más de 50 millones de dosis que fueron enviadas a México para su envasado.

FMI.
La posición del Gobierno argentino en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en torno a la posibilidad de poder alcanzar un acuerdo flexible que le permita al país poder cumplir con los compromisos y para que se suspendan las sobre tasas que el organismo aplica en programas de refinanciamiento, sumó el apoyo de Portugal, en el marco de la visita a ese país realizada por el presidente Alberto Fernández.
En su primera escala de la gira europea, el Presidente recibió ayer un fuerte respaldo de Portugal para negociar con el FMI un acuerdo flexible y para la suspensión de sobrecargos en las tasas de interés que instrumenta el organismo, en el marco de medidas para países en desarrollo destinadas a ayudar a superar la pandemia.
Durante la conferencia conjunta que ofrecieron los mandatarios de ambos países luego del encuentro bilateral en Portugal, el primer ministro Antonio Costa apoyó el planteo argentino y comparó la situación similar que enfrenta hoy la Argentina con la que enfrentó su país y el tratamiento que le dio el FMI.
«Yo me he enfrentado con el mismo problema que tiene la Argentina. Teníamos un préstamo que era superior a la cuota de Portugal en el Fondo. Pagábamos un sobrecargo muy significativo y felizmente hemos logrado convencer al FMI de liberarnos de ese sobrecargo», subrayó Costa.
En la rueda de prensa, Fernández explicó la posición del Gobierno argentino: «queremos alcanzar un acuerdo con el Fondo, pero pedimos que no nos condicione el futuro». (Télam)