Inicio El Pais Fernández negó posible default

Fernández negó posible default

EL CANDIDATO LLAMO A TERMINAR CON LA CONFRONTACION E INICIAR UNA NUEVA ETAPA

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, afirmó ayer que la Argentina «no tiene ninguna posibilidad de caer en default» si gana las elecciones de octubre y agregó que «nadie puede plantear seriamente una quita». Así lo aseguró al hablar en el seminario Democracia y Desarrollo que se realizó en el museo Malba, organizado por el Grupo Clarín, que abrió el ex presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso y cerró ayer al mediodía el presidente Mauricio Macri.
Entrevistado por tres periodistas del diario Clarín, Fernández buscó dejar en claro que si gana las elecciones del 27 de octubre «Argentina no tiene ninguna posibilidad de caer en default», sostuvo que «nadie puede plantear seriamente una quita» y consideró que «es cuestión de sentarse a negociar».

Escenario complicado.
En tanto, reconoció que «es muy difícil bajar la inflación» y dijo que si gana los comicios «partimos de un escenario muy complicado» en ese sentido, pero aclaró que «lo último que haría sería copiar alguna de las medidas de Guillermo Moreno, que le hizo un enorme daño a la economía argentina». «Es muy difícil de bajar (la inflación) pero es parte del desafío que tenemos. Si yo logro al cuarto año de mandato terminar con una inflación de un dígito sería el tipo más feliz del mundo, pero partimos de un muy mal escenario», indicó.
Ante otra consulta, Fernández dijo que en un eventual gobierno «no vamos a manipular el Indec, que es el termómetro de la economía» y ratificó que seguirá «funcionando como funciona, con independencia».

Grieta.
Al hablar de la grieta, el candidato afirmó que «debería avergonzarnos» situaciones como «poner figuras de los periodistas para que los escupan» así como agresiones que recibieron Agustín Rossi y Axel Kiciloff en el pasado, y sostuvo que «eso no puede volver a pasar entre nosotros». Por último, llamó a «sepultar un momento de confrontación que se ha extendido por muchos años y caminar hacia una nueva etapa», y pidió «quitarle dramatismo a este momento que implica el fin de un gobierno y el comienzo del otro».
«Hay que terminar con esta idea de que las transiciones son difíciles y complejas, son parte de la democracia y hay que tomarlas con calma, cada uno asumiendo el rol que le toca», manifestó el ex jefe de Gabinete. «Le ponemos mucho dramatismo a este momento, es simplemente el final de un gobierno y el comienzo de otro», dijo minutos antes de que Mauricio Macri llegara para ser entrevistado en el mismo escenario. Cuando llegó el Presidente, se vació la mitad del salón.

«Palazo».
El presidente Mauricio Macri también se presentó ayer en el seminario Democracia y Desarrollo y dijo que «claramente fue un palazo» el resultado electoral de las PASO y lo adjudicó a un «voto bronca» por la situación económica, pero confió en revertirlo en las elecciones generales. El mandatario también confirmó que una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) vendrá a la Argentina «la semana que viene» y sostuvo que el organismo le dio al país «un montón de plata para hacer lo que tendría que haber hecho hace 70 años» para ordenar la macroeconomía y combatir la inflación, durante un diálogo con periodistas del diario Clarín en el Malba.
En cerca de 50 minutos de entrevista, Macri dijo también que «no va a haber más cambios en Gabinete» luego de la salida del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y dijo sentirse tan responsable de la derrota electoral en la provincia de Buenos Aires «como en cualquier otro distrito». «El poder es algo delicado. Hay que lograr que el poder se maneje con autoridad pero con honestidad y con salud mental», sostuvo hablando de su forma de Gobierno.

Autocrítica.
Al inicio de la entrevista Macri se mostró muy autocrítico con respecto a la derrota electoral. «Lo que hemos hecho no alcanza para que todos tengan la heladera llena y puedan vivir mejor», reflexionó, pero confió en que la gente hará «una segunda reflexión» antes de las elecciones generales y que él por su parte tendrá «un foco distinto para el segundo mandato».
«Todos tenemos historia, no me puedo hacer el distraído de los tres años y medio que goberné, pero ellos no pueden hacerse los distraídos de los 12 años que gobernaron», dijo el Presidente en otro tramo del diálogo, donde varias veces mencionó la plataforma del Frente de Todos, para pedir que expliquen «cómo» ejecutarán las políticas que prometen.
Sobre Cristina Kirchner dijo que «no da tranquilidad» su silencio, junto al de otras figuras relevantes de esa fuerza, y consideró que los votos que obtuvo el Frente de Todos en las primarias «son de ella». (Tiempoar.com.ar)