Inicio El Pais Fernández: "No está en condiciones de seguir sola"

Fernández: «No está en condiciones de seguir sola»

EL PRESIDENTE DIJO QUE LA INTERVENCION BUSCA RESCATAR LA EMPRESA

El presidente Alberto Fernández dijo ayer que la intervención en Vicentin busca «rescatar una empresa camino al precipicio y que no está en condiciones de seguir sola», y subrayó que los directivos de la compañía «plantearon que YPF se haga cargo, pero no les gusta la palabra ‘expropiación'».
En torno a la reunión que el pasado jueves mantuvo en la residencia de Olivos con el CEO del Grupo Vicentin, Sergio Nardelli, el Presidente explicó que la alternativa es que YPF compre acciones, pero hay un impedimento». «No hablamos de una empresa próspera en la que el Estado hace una inversión. Si compramos el 60% de las acciones, no le puedo explicar a la gente que hicimos eso con todos los planteos de supuestas irregularidades que hay en Vicentin», apuntó el jefe de Estado en declaraciones a radio AM 680 de Rosario.

Ley de expropiación.
Sobre el encuentro con Nardelli, Fernández agregó que recibió a la delegación de Vicentin «con toda la vocación de encontrar una solución al problema, porque la palabra ‘expropiación’ surge de que hay que aplicar una ley que se llama ‘ley de expropiación’, pero en verdad lo que estamos haciendo es rescatando a una empresa que esta en crisis, porque va camino al precipicio». En ese sentido, evaluó que Vicentin «no está en condiciones de seguir sola. Lo que estamos hablando es de tratar de seguir una lógica que ellos mismos (los directivos de la firma) plantean».
El mandatario añadió que «el único camino que tenemos es la ley de expropiación, que no es llevarse la empresa sin pagar nada, sino tomarla y pagar las deudas que el Estado termina asumiendo». «Desde que soy Presidente que los santafesinos me hablan del problema de Vicentin y de los muchos productores que dejó colgados sin poder pagarles, de los créditos desmesurados que tomó del Banco Nación, que no se pueden pagar», mencionó.
Fernández contó que el caso de la empresa «es un tema que venimos estudiado hace mucho tiempo». «Hay solo siete cerealeras en Argentina y cuatro son extranjeras; la exportación de cereales en el país representa 15% de los ingresos públicos», apuntó el Presidente.
Por último, el jefe de Estado destacó que, «en un mundo donde el tema alimentario en la pandemia se vuelve central, es importante contar con una empresa testigo en ese mercado».

Apoyo de trabajadores.
Por su parte, los trabajadores de Vicentin manifestaron su apoyo a la intervención de la empresa, ya que el escenario de incertidumbre que tenía la quiebra como una de las posibilidades ciertas, que se manifestaba en asambleas «para nada buenas», se transformó en garantía de continuidad de los puestos de trabajo y el cobro de los salarios.
Los dirigentes gremiales y sus representados califican el pasado reciente con metáforas claras: «Los muchachos venían remando muy mal, de atrás», graficó el secretario general de Aceiteros de San Lorenzo, Pablo Reguera, en coincidencia con Jorge Pérez, un trabajador de la planta de Avellaneda, que todavía tiene fresco el mal recuerdo de los despidos de hace ocho meses y ahora celebra que el gobierno «tome cartas en el asunto».

Inseguridad.
Los últimos meses tuvieron una carga de inseguridad para los operarios de Vicentin, que no pagó la gratificación anual, lo hizo a medias con unas sumas no remunerativas acordadas de enero a abril y a cuenta de una deuda acumulada de octubre a enero, circunstancias que se sumaron al cierre de secciones y al despido o al retiro voluntario de decenas de trabajadores. «El humor de la gente era diverso y algunos compañeros se habían empezado a deprimir. Nuestras últimas asambleas en la puerta de la fábrica no eran para nada buenas», contó Reguera.
Ante ese panorama, las voces sindicales que apoyan la intervención son unánimes, e incluso van más allá del mero interés sectorial y avanzan sobre la realidad de otro grupo golpeado por el accionar empresario: los productores que ya entregaron su cereal y otros insumos y no han recibido el pago. (Télam)