Inicio El Pais Fernández pidió al FMI que reflexione

Fernández pidió al FMI que reflexione

KRISTALINA GEORGIEVA LE CERRO LA PUERTA A LA QUITA DE DEUDA

El presidente Alberto Fernández volvió a respaldar ayer el pedido de la vicepresidenta Cristina Kirchner para que el FMI acepte una quita en la deuda, horas después de que la jefa de ese organismo, Kristalina Giorgieva, ratificara que eso no es posible.
El jefe de Estado coincidió con Cristina en que el organismo violó sus reglamentos internos al prestarle dinero al gobierno de Mauricio Macri, al que calificó como un «tomador compulsivo de créditos», que necesitaba financiar la «fuga de divisas» y controlar el tipo de cambio.
«Cristina dijo algo que es absolutamente cierto: planteó que si el Fondo fue capaz de hacer abstracción de sus normas internas para financiar la fuga de divisas, bien podrían hacer abstracción ahora de la norma que dice que no se pueden hacer quitas», dijo el jefe de Estado en diálogo con Radio 10.
Sostuvo que «así como el Fondo ha faltado a las obligaciones que tenía cuando le prestaba dinero a un tomador compulsivo de créditos, que no podía pagar de ningún modo y todos sabían que era para financiar la fuga de divisas y controlar el tipo de cambio, ahora podría reflexionar y tener en cuenta esto otro (la posibilidad de una quita)».
«En términos racionales está bien lo que dice Cristina, después están los intereses del Fondo», manifestó el mandatario en declaraciones a radio 10.
Consultado sobre la postura de la vicepresidenta respecto de que el Fondo Monetario debería hacer una «quita sustancial» de deuda, consideró que «Cristina dijo algo que es absolutamente cierto».
A mediados de 2018, la Argentina firmó un acuerdo stand by con el Fondo por un desembolso global de 57 mil millones de dólares, de los cuales sólo ingresaron 44.867 millones, pues el Presidente pidió que el organismo desista de mandar el resto.
De los desembolsos correspondientes al acuerdo de asistencia financiera del Fondo a la Argentina el primer giro llegó al país en junio de 2018, por 14.916 millones de dólares.
El segundo fue en diciembre de ese año por 8.128 millones de dólares; el tercero llegó el 30 de octubre por 5.619 millones; en abril desembolsó 10.818 millones y el último en julio, por 5.386 millones.

Sin quita.
La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, salió al cruce del reclamo del gobierno argentino al asegurar que no será posible una quita en la deuda de 44.000 millones de dólares que la Argentina renegocia con el organismo crediticio y dejó esa posibilidad en el marco de un posible acuerdo con los bonistas privados. «Entendemos la necesidad de analizar cuidadosamente la carga de la deuda. Es el trabajo del Gobierno, no del FMI», se despegó Georgieva.
Las palabras de la titular del FMI parecen ser el cierre de un debate sobre la interpretación del estatuto del organismo de crédito, en momentos en que una misión se encuentra en la Argentina. «Nuestra formulación legal es tal que no podemos tomar medidas que puedan ser posibles para otros sin esta gran responsabilidad global», fue el argumento de Georgieva para tirar la pelota a la negociación con los acreedores privados, al mismo tiempo que descartó la interpretación del gobierno argentino respecto de que la quita es posible porque las condiciones del préstamo violentaron previamente el marco legal del FMI.
La discusión se reabrió cuando la vicepresidenta Cristina Kirchner, desde Cuba, consideró justa una quita en el monto de la deuda, con el argumento de que el estatuto del FMI impide prestar dinero para pagar deuda. Esa línea argumental, sin hablar expresamente de una quita, fue retomada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, ante la Cámara de Diputados el miércoles pasado.
«El FMI es responsable por la crisis de deuda», señaló Guzmán en su comparecencia respecto del avance de las negociaciones y resaltó que el dinero prestado «no se utilizó en lo absoluto en incrementar la capacidad productiva del país sino para pagar deuda de manera insostenible y para financiar la fuga de capitales».
Sin embargo, Georgieva esperó para tener la última palabra y cerrar el camino de una quita de deuda por parte del FMI. «En términos generales, apoyamos mucho el compromiso de este Gobierno de estabilizar la economía y volver al crecimiento», se mostró abierta al diálogo la titular del fondo sin dar el brazo a torcer. (Pagina12.com / Ambito.com)