viernes, 17 septiembre 2021
Inicio El Pais Fiscal presentará acusación

Fiscal presentará acusación

GESELL: ZAMBONI SOSTIENE QUE HUBO PREMEDITACION EN EL ASESINATO

Las imágenes y testimonios con la arenga de los rugbiers hacia el grupo integrado por Fernando Báez Sosa, los videos que registraron los momentos previos y el ataque frente al boliche de Villa Gesell y la evidencia que para la fiscal indica que los agresores «acordaron previamente» matar a la víctima, son las principales pruebas que sostendrán la acusación contra los diez detenidos. Si bien fuentes judiciales habían adelantado que la fiscal Verónica Zamboni iba a pedir ayer la prisión preventiva de los rugbiers acusados, luego explicaron que necesitaba ultimar algunos detalles, motivo por el cual se aguarda que lo haga las primeras horas del lunes ante el juez de Garantías de Dolores David Mancinelli.
La misma fuente señaló que Zamboni mantendría en su solicitud la carátula original de la causa: «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas», delito que prevé una pena de prisión perpetua.

Lineamientos.
Los lineamientos de la acusación fueron esgrimidos en la redacción de las acusaciones contra los rugbiers. Uno de los elementos destacados en cada una de esas diligencias fue una frase con la que los acusados de matar a golpes a Báez Sosa arengaron a la víctima y a su grupo de amigos: «Adentro pegaban de atrás, ahora afuera a ver quién gana». En todas las indagatorias, la fiscal identifica a los dos presuntos autores materiales del homicidio.
«Dos sujetos adultos de sexo masculino -identificados posteriormente como Thomsen, Máximo Pablo y Pertossi, Ciro-, quienes habían acordado previamente darle muerte a la víctima Fernando Báez Sosa, se abalanzaron sobre éste, para así agredirlo físicamente primeramente por detrás, todo ello en forma premeditada y con el fin de darle muerte», añadie el texto. Mas adelante agrega que «ambos sujetos activos» (por Thomsen y Ciro Pertossi), «contaron para cometer el hecho con la necesaria intervención de otros nueve sujetos», una estimación que al parecer se sostenía porque en ese momento estaba detenido el remeto Pablo Ventura, quien ya fue sobreseído.

Fuga.
Para Zamboni, todos «acordaron dar muerte a Báez Sosa previamente, facilitando y posibilitando éstos la comisión del suceso delictivo al resultar superiores numéricamente y al rodear a la víctima y a sus amigos entre todos». Además, destaca que de esa forma impidieron que Báez Sosa «pudiese defenderse» por sí solo «e incluso que sus amigos pudiesen hacerlo».
Zamboni afirmó que tras el ataque los rugbiers imputados «se dieron a la fuga del lugar para lograr su impunidad», aunque luego fueron detenidos. La fiscal señaló que todo el hecho ocurrió «en la vía pública» y que se inició «en circunstancias en que éste (Báez Sosa) se hallaba parado junto con unos amigos en la, siendo que previamente, se había suscitado un altercado con la víctima en el interior del citado bailable». (Télam)