Francisco: “La Madre Patria no se vende”

En una carta enviada con motivo de la celebración de los 200 años de la Independencia, el Papa Francisco transmitió ayer un mensaje de cercanía con los “hijos más llagados de la Patria”, entre los que mencionó a los indigentes y desocupados, y sostuvo que a la “Madre Patria no se la puede vender” y que hay que “defenderla de todo tipo de colonizaciones”.
Así lo afirmó en una misiva de una carilla y media, firmada de puño y letra que envió ayer al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor José María Arancedo, a través del cual envía su saludo a los obispos, las autoridades nacionales y todo el pueblo argentino.
Según informaron a Télam fuentes episcopales, la carta será leída hoy en el marco del Tedeum que se celebrará en la provincia de Tucumán, como parte de los actos centrales por el Bicentenario de la Independencia.
“Deseo que esta celebración nos haga más fuertes en el camino emprendido por nuestros mayores hace ya doscientos años. Con tales augurios expreso a todos los argentinos mi cercanía y la seguridad de mi oración”, comienza la misiva el Papa argentino Jorge Bergoglio.
En tanto, expresó que “de manera especial quiero estar cerca de los que más sufren”, entre los que mencionó a “los enfermos, los que viven en la indigencia, los presos, los que se sienten solos, los que no tienen trabajo y pasan todo tipo de necesidad, los que son o fueron víctimas de la trata, del comercio humano y explotación de personas, los menores víctimas de abuso y tantos jóvenes que sufren el flagelo de la droga”.
“Todos ellos llevan el duro peso de situaciones, muchas veces límite. Son los hijos más llagados de la Patria. Sí, hijos de la Patria. En la escuela nos enseñaban a hablar de la Madre Patria, a amar a la Madre Patria. Aquí precisamente se enraiza el sentido patriótico de pertenencia: en el amor a la Madre Patria”, agregó el pontífice.
Y agregó: “Los argentinos usamos una expresión, atrevida y pintoresca a la vez, cuando nos referimos a personas inescrupulosas: ‘éste es capaz hasta de vender a la madre’; pero sabemos y sentimos hondamente en el corazón que a la Madre no se la vende, no se la puede vender…y tampoco a la Madre Patria”.
En otro tramo del texto, Francisco dijo que “celebramos doscientos años de camino de una Patria que, en sus deseos y ansias de hermandad, se proyecta más allá de los límites del país: hacia la Patria Grande, la que soñaron San Martín y Bolívar”. (Télam)

Compartir