Frustraron una revuelta carcelaria; 2 oficiales heridos y 45 traslados

Una serie de incidentes y un intento de fuga frustrado se produjo en las últimas horas en la Unidad 18 de la localidad platense de Gorina del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), luego de que un recluso tomara como rehén a un efectivo con un objeto cortante y escapara del pabellón 4 junto a otros internos.

La revuelta provocó que dos penitenciarios resultaran heridos, uno de ellos con fractura en la pierna, y que 45 presos sean trasladados a otras cárceles del SPB, además de que se registraron daños materiales en la estructura del Complejo.

Fuentes consultadas por NA remarcaron que el hecho se inició alrededor de las 8:00 del sábado cuando los presos se disponían a disfrutar de las visitas, que estaban por llegar, en el Salón de Usos Múltiples (SUM) y uno de ellos se abalanzó sobre un agente que se disponía a cerrar la entrada del pabellón.

El recluso lo tomó del cuello con un objeto cortante, evitó que se cerrara la puerta y empezó a gritar para que el resto de sus compañeros del pabellón escaparan del lugar, luego de liberar al penitenciario que tenía tomado.

Fue así que se fue hacia los pasillos internos junto a otros siete compañeros de pabellón -el resto no pudo salir-, todos con elementos cortantes o punzocortantes, y empujando o intentando efectuarle puntadas al personal que se cruzaba en su camino.

Otro agente logró evitar que los reclusos salieran de la zona de pasillos internos (galerías) al cerrar con mucha dificultad la puerta de ese sector.

En ese momento, los ocho presos se dispersaron en forma individual en la zona de las galerías y de los lugares aledaños, cada uno con un objeto punzocortante, que en su mayoría eran “facas”, relataron las fuentes consultadas por Noticias   Argentinas.

Ante esa situación de emergencia y descontrol los penitenciarios procedieron a dar la voz de alto, pero los presos hicieron caso omiso e incluso adoptaron una postura mas agresiva y violenta.

Asimismo, mientras un grupo de internos se trasladó rápidamente hacia el sector del Salón de Usos Múltiples (SUM) otro se dirigió para enfrentar al personal penitenciario, a quienes le arrojaron estocadas con esos elementos cortantes, aunque sin lograr herirlos debido a la rápida reacción de los efectivos.

La tensión en el lugar se tornó extrema y ante la inferioridad numérica los penitenciarios usaron escopetas con cartuchos de estruendo para que los reclusos depusieran su actitud.

Sin embargo, al no obtener el resultado de que los internos cesaran en sus acciones y ante la obstinada acción violenta de los mismos, el personal se vio obligado a realizar disparos con cartuchos antitumulto, logrando finalmente reducir a los presos revoltosos.

En el lugar se secuestraron seis elementos punzantes y uno cortopunzante de diversas longitudes que usaron los reclusos cuando escapaban y atacaban a los guardiacárceles.

Por otra parte, los presos que no habían podido escapar del pabellón 4 empezaron a manifestarse a gritos y arrojando elementos contundentes y agua caliente hacia el personal penitenciario, al tiempo que esgrimían de forma desafiante y amenazante elementos cortopunzantes.

Asimismo, la puerta de acceso se encontraba barricada con bancos y mantas, como así también la puerta trasera de salida de emergencia.

Los penitenciarios intentaron hablar con ellos para que depusieran su actitud, pero ante la negativa arribó a esa Unidad platense el juez de Ejecución Penal José Villafañee, quien habló con unos 38 reclusos y finalmente logró que depusieran su actitud.

De esa manera, tras volver la calma al Penal, 45 de los internos fueron trasladados a otras cárceles del SPB.

Como saldo de los incidentes, un subprefecto que había cumplido su horario como jefe de turno y un prefecto que se desempeña como subdirector del área Seguridad, resultaron heridos, uno de ellos con fractura en una pierna.

Asimismo, se registraron daños materiales en la estructura, a raíz de la revuelta que protagonizaron los presos. (NA)

Foto: www.filo.news