Inicio El Pais "Fue el final de una escalada de hechos"

«Fue el final de una escalada de hechos»

GESELL: REALIZAN AUDIENCIA POR PREVENTIVAS

La Justicia resolverá hoy si dicta o no las prisiones preventivas para los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, en una audiencia que se realizará en el juzgado de Dolores y durante la cual la defensa de los imputados pidió que no haya presencia de la prensa. Hoy, los ochos rugbiers que permanecen detenidos en la cárcel de Dolores serán trasladados al Juzgado de Garantías Nº 6 de Dolores, a cargo del juez David Mancinelli, y podrán declarar antes de que el magistrado decida sobre las prisiones preventivas.
Ayer, Hugo Tomei, el abogado defensor de los acusados, solicitó que no haya periodistas ni cámaras durante la audiencia en la que cada imputado tendrá 15 minutos para dar su versión de los hechos, a lo que el juez Mancinelli acordó y resolvió que así sea. La realización de esta audiencia surgió por los pedidos efectuados por la defensa de los imputados y por la querella, que representa a la familia de la víctima.

Sospechoso número 11.
Mientras, la fiscalía continúa investigando la participación de un sospechoso número 11, que habría quedado grabado en los videos registrados por las cámaras de seguridad y en los celulares, junto a los rugbiers imputados. El abogado de la familia de la víctima, Fabián Améndola, comentó ante la prensa que la sospecha comenzó luego de que se observara en las imágenes de las cámaras de seguridad la silueta de un joven que no coincidiría con ninguno de los detenidos.
«En los videos aparece un sujeto que no es ninguno de los diez imputados. Para nosotros es probable que haya una persona más, pero es materia de investigación. En los videos estaba vestido todo de negro. En los chats lo mencionan por su apodo. Claramente integraba el grupo y cumplía el mismo rol que el resto», explicó Améndola.

«El final trágico».
El abogado consideró ayer que el crimen «no fue un hecho aislado», sino «el final trágico» de una «escalada delictiva», por lo que pretende que eso sea evaluado por el juez al momento de dictar las prisiones preventivas de los rugbiers acusados. «Entendemos que este hecho no es un hecho aislado sino el final de una escalada de hechos similares que, si bien no han terminado en tragedia, han dejado otras víctimas en el camino. Queremos llevar esa información a la causa para que sea evaluada», expresó. «No es una casualidad ni una mala jugada del destino sino una escalada delictiva que tiene un final trágico», agregó el abogado, tras lo cual consideró que eso «va de la mano con el desprecio total por la vida que tienen los imputados».

Denuncia.
Por su parte, el abogado de Pablo Ventura, el remero de Zárate que estuvo detenido unos días en el marco de la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, dijo ayer que analiza demandar al Estado bonaerense por considerar que «hubo mal procedimiento de la fiscalía», ya que al joven debieron haberlo citado inicialmente como testigo en vez de ordenar su detención. En esa línea, el letrado Osvaldo Santoro agregó que la idea es también demandar civilmente a los rugbiers que acusaron a Zárate de haber participado del asesinato.
«La demanda que estamos analizando es civil, a través de un resarcimiento por daños y perjuicios que se ha causado a una persona. Es muy posible que tanto el Estado como los chicos rugbiers sean demandados», expresó en diálogo con radio Provincial. Y agregó. «Por ahora el Estado se compró todos los números». (NA/Télam)