Inicio El Pais "Fue una detención ilegal"

«Fue una detención ilegal»

PRISION DOMICILIARIA PARA EL EMPRESARIO LAZARO BAEZ

La abogada Elizabeth Gasaro, defensora del empresario santacruceño Lázaro Báez, afirmó el miércoles que su cliente «debió haber recuperado la libertad mucho antes», y aseguró que la detención del propietario de Austral Construcciones «fue ilegal».
«Estamos muy contentos de haber logrado la libertad después de haber luchado durante cuatro años para lograrlo. Esta fue una detención ilegal siempre lo dijimos. Báez siempre estuvo a derecho», señaló la letrada en declaraciones a los medios de prensa en la puerta del penal de Ezeiza.
La letrada concurrió al establecimiento carcelario a notificar a su defendido de la decisión del Tribunal Oral Federal 4, que otorgó la prisión domiciliaria al empresario que actualmente afronta un juicio por lavado de activos y otro por supuestas anomalías en el otorgamiento de obra pública.
«Mi cliente fue torturado psicológicamente durante su cautiverio para que se presentara como arrepentido. Muchas de las cosas que denunciamos se están conociendo en la causa de espionaje ilegal», indicó Gasaro.
El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 dispuso ayer la excarcelación del empresario Lázaro Báez en la causa que se le sigue por lavado de dinero y, si bien abandonará el penal de Ezeiza, seguirá cumpliendo prisión preventiva domiciliaria, en el marco de otro expediente, según surge del fallo al que accedió Télam.
Los jueces del TOF 4 dispusieron que Báez deberá someterse al cuidado del Programa de Asistencia a Personas Bajo Vigilancia Electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, mediante la colocación de un dispositivo de monitoreo electrónico de GPS, con un radio de 100 kilómetros a la redonda del lugar de residencia informado.

Caución.
Los abogados de Báez sostuvieron que la caución de más de 630 millones de pesos fijada por el tribunal «deviene exorbitante y de imposible cumplimiento», por lo que reclamaron que se le fije otra «acorde» a su «realidad material».
Los letrados Juan Martín Villanueva y Gasaro presentaron un escrito en el que le recordaron al TOF 4 que Báez se encuentra detenido hace ya más de 4 años y que «todas sus empresas y cuentas se encuentran inhibidas y/o embargadas».
Añadieron que cualquier movimiento de dinero, a los fines de cumplir con la manda impuesta por el Tribunal, importaría una violación a las propias medidas cautelares actualmente vigentes».
En esa línea, solicitaron que «se fije una nueva caución real» y se habilite expresamente la posibilidad de «reemplazar la misma por un seguro de caución, a idénticos efectos».
«Independientemente del hecho que la resolución por medio de la cual se fijara la caución real referido aún no se encuentra firme, se encuentra incontrovertida la necesidad de externar a nuestro cliente del establecimiento penitenciario en el cual soporta, desde hace ya más de 4 años y tres meses en claro fraude a la normativa aplicable, su detención preventiva», sostuvieron los abogados.

Irregularidades.
«Estoy muy contenta por este fallo después de cuatro años y cuatro meses de lucha por una detención ilegal como venimos diciendo desde el día uno», indicó la letrada en declaraciones a Radio10 en relación a la resolución de la Cámara Federal de Casación.
En ese sentido, la letrada consideró que «hubo muchas irregularidades en su detención y con la causa ahora de espionaje ilegal se pueden corroborar muchas cosas, todas las cosas que venimos denunciando hace cuatro años se está esclareciendo».

Detención.
Báez está detenido desde el 6 de abril de 2016 y su defensa argumentó que tiene 64 años, enfermedades coronarias, insuficiencia respiratoria y diabetes tipo 2, lo cual lo pone en situación de riesgo, ante la pandemia de coronavirus.
Además, agregó que el empresario pudo ver vulnerado su derecho a la defensa al ser posible víctima de hechos de espionaje ilegal que se investigan en la justicia federal de Lomas de Zamora. (Télam)