Fuerte retracción en septiembre

LOS CONSUMIDORES REDUJERON SUS COMPRAS ENTRE 30 Y 60 POR CIENTO

Los consumidores redujeron entre un 30 por ciento y hasta más de 60 por ciento sus compras de lácteos, carnes y verduras en septiembre último, según una encuesta realizada en el área metropolitana de Buenos Aires por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).
Los resultados del estudio registraron que el 34 por ciento de los participantes de la encuesta disminuyeron el consumo de lácteos, el 54 por ciento el de carnes, el 63 por ciento frutas y verduras, y el 44 por ciento gaseosas, jugos y soda.
Además, el 69 por ciento achicó sus salidas de esparcimiento (especialmente las salidas al cine o al teatro), el 39 por ciento combustible y el 23 por ciento medicamentos.
En el otro extremo, solamente el cuatro por ciento de los encuestados incrementó el consumo de lácteos, cinco por ciento de carnes, uno por ciento de frutas y verduras, uno por ciento gaseosas, jugos y soda, uno por ciento salidas, dos por ciento combustible y dos por ciento medicamentos.
Para el investigador del CEPA, Juan Pablo Costa, la encuesta “arrojó que los consumidores redujeron prácticamente el consumo de artículos en casi todos los rubros”.
En diálogo con la agencia Noticias Argentinas, el profesional advirtió que “esta caída podría agravarse en octubre y en los meses subsiguientes, por la inflación, producto de la devaluación, que todavía no se trasladó totalmente, ya que las empresas lo hacen gradualmente”.
Explicó que “ante una crisis como la que se está viviendo el consumidor va eliminando gastos superfluos, como las salidas recreativas, ya que según el estudio el 69% de los encuestados optó por achicar ese tipo de gasto”.
Consideró “preocupantes los números relacionados con los medicamentos, ya que el 23 por ciento de los encuestados optó por reducir ese rubro”.

“Comportamiento diferencial”.
En ese contexto, Costa advirtió que “lo más probable es que se sostenga y se agrave la retracción del consumo”, al sostener que “además de la inflación, el fuerte aumento en transporte y las tarifas, provocan la reducción”.
Al analizar los escasos rubros que según parte de los encuestados aumentaron su nivel de consumo, carnes lidera la encuesta, aunque con un incremento de solo cinco por ciento, y el resto de los rubros que mostraron aumentos no superaron ese guarismo.
Según el trabajo del CEPA, considerando la evolución de los consumos por nivel socioeconómico, se observa un comportamiento diferencial”.
Explica que en los rubros de alimentos (lácteos, carne, frutas y verduras) y medicamentos, son los sectores socioeconómicos bajos y medios los que tuvieron más encuestados que disminuyeron su consumo.
En gaseosas, jugos y sodas, todos los sectores socioeconómicos disminuyeron su consumo en una proporción similar y en el rubro recreación, el sector alto fue el más afectado, y en combustibles la clase media fue la que mayor ajuste realizó.
Otro dato saliente, es que la mayoría de los consumidores dejaron las primeras marcas reemplazándolas por segundas y terceras marcas. (NA)