Inicio El Pais Gendarmería secuestró casi 300 toneladas de soja que estaban siendo contrabandeadas

Gendarmería secuestró casi 300 toneladas de soja que estaban siendo contrabandeadas

Durante la madrugada de hoy trabajadores y trabajadoras del Escuadrón 54 “Aguaray” de la Gendarmería Nacional lograron detectar e incautar 210.000 kilogramos de soja a granel que estaban siendo contrabandeadas desde Cañada de Gómez, Santa Fe, hasta una finca ubicada en el Departamento de San Martín, Salta, desde donde, se presume, pretendían comercializar las cargas hacia el exterior vulnerando el código aduanero y demás normativas locales en materia de la mercantilización de granos. Simultáneamente, en dos operativos realizados por el Escuadrón “Santo Tomé” en Corrientes se decomisaron otros 86.000 kilogramos del mismo grano.

El primer hecho se produjo a la altura del control rutero realizado en el kilómetro 1.466 de la Ruta Nacional 34, cuando la Sección “RN 34”, con apoyo de la Unidad Delitos Económicos de la Fuerza detuvieron a un camión que llevaba de manera irregular 30 toneladas de soja entre las dos ciudades arriba mencionadas. Las inspecciones y controles de la documentación permitieron a las y los miembros de la GNA advertir que se encontraban ante un ilícito federal considerado “complejo” y que la misma Fuerza viene neutralizando semana a semana de manera cada vez más eficaz.

A su vez, dado que las y los miembros de la GNA contaban con una reciente denuncia sobre la posible comisión del ilícito, producto de una pretendida adulteración de cartas de porte realizadas en el sistema de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para ocultar el traslado fraudulento de importantes cargas de soja, y detectado que este primer camión formaba parte del listado de rodados que habían sido denunciados e informados por el personal de la AFIP, las y los gendarmes procedieron a desplegar un estricto control de los otros seis camiones que, efectivamente, formaban parte de esa acusación y que estaban realizando el mismo recorrido que el del camión detenido.

Las y los agentes de GNA, además de detectar la adulteración de la documentación presentada por los transportistas, la Unidad de Delitos Económicos de la Unidad de Procedimientos Judiciales de Orán, Salta, identificó que algunas de las cartas de porte estaban vencidas, todo lo cual fue incorporado a las actas realizadas en el lugar.

Por ello, en el momento de producirse la primera detención, la GNA dio inmediata intervención a la Fiscalía Federal Descentralizada de Tartagal, Salta, y conforme a las indicaciones dadas por ésta se procedió a la incautación de los siete camiones. Entre ellos, el total transportado de manera ilegal alcanzó las 210 toneladas de soja a granel, es decir, los 210.000 kilogramos. Además de su incautación, fueron secuestrados los siete teléfonos celulares de cada uno de los conductores, quienes continúan en libertad supeditados a la causa.

Decomisos en Corrientes

El segundo procedimiento que derivó en dos operativos que finalizaron con decomisos de soja fueron llevados a cabo por miembros de la Sección Núcleo Patrulla Fija “Cuay Grande” del Escuadrón “Santo Tomé” de la GNA, y tuvo características bastante similares. 

En primer lugar, las y los trabajadores de la Fuerza, asentados en el control rutero del kilómetro 669 de la Ruta Nacional Nº 14 detuvieron la marcha de un camión con semirremolque que llevaba 30.000 kilogramos de soja y cuya documentación era inconsistente, tal como informó inmediatamente el personal de la AFIP-DGI de Corrientes.

Nuevamente, la carta de porte no se ajustaba a las normativas vigentes requeridas por el código aduanero argentino. Una vez más, la exhaustividad del análisis realizado por las y los gendarmes llevó a que se informara al Juzgado Federal de Paso de los Libres, Secretaría de Derechos Humanos a cargo de Ricardo Esteban Torres, el cual dispuso el secuestro del camión, la carga, el teléfono celular del conductor y demás documentación relevante para la investigación iniciada en ese mismo momento.

Pocas horas después, la misma patrulla de la GNA detuvo a otros dos camiones entre los cuales llevaba, de manera irregular, 56 toneladas de soja. El riguroso control de la documentación respaldatoria, una vez más, detectó la inconsistencia de lo informado, a lo que se le sumaba una diferencia significativa entre el peso declarado y el peso real –muy superior- de la carga. Al igual que en el procedimiento anterior, se informó al mismo Juzgado Federal, el cual dio las mismas órdenes para proceder y continuar con las actuaciones judiciales.

En resumen, las y los trabajadores de la Gendarmería Nacional, siguiendo las órdenes impartidas por la ministra de Seguridad de la Nación desde enero de 2020 para neutralizar el contrabando y el tráfico ilegal de granos, así como los delitos que de ambas irregularidades se desprenden (comercialización ilegal, lavado de activos, exportación clandestina, acceso ilícito a moneda extranjera, entre otros), posibilitaron que, de manera interagencial y con el trabajo responsable de las y los miembros de la GNA se evitara la comisión de un delito federal, en este caso por 296.000 kilogramos de granos de soja mercantilizados de manera clandestina.