Inicio El Pais Gesell: más acusados identificados

Gesell: más acusados identificados

MAXIMO THOMSEN ESTA CADA VEZ MAS COMPLICADO

Siete de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron identificados ayer por testigos en la segunda tanda de ruedas de reconocimiento y fueron señalaron como las personas que participaron del ataque dentro y fuera del boliche Le Brique. La medida fue supervisada por la fiscal del caso, Verónica Zamboni, y contó con la particularidad de que varios de los reconocimientos fueron realizados de manera fotográfica.
Uno de los principales sospechosos, Máximo Thomsen (20), fue reconocido en la jornada de ayer de manera fotográfica por dos de los tres testigos como una de las personas que le pegó a Fernando en la calle, frente al boliche, la noche del último sábado. Las fuentes explicaron que este joven es el más comprometido en la investigación, ya que fue identificado de manera directa por cuatro testigos distintos.
En el caso de Ciro Pertossi también fue reconocido por uno de los testigos que lo ubicó como atacante de uno de los amigos de Fernando. Según los pesquisas, otro de los identificados de manera fotográfica fue Enzo Comelli (19), el joven imputado que ayer había sido reconocido por dos testigos golpeando a la víctima cuando se inició el ataque en la calle. Un nuevo testigo lo reconoció como uno de los integrantes del grupo dentro del boliche Le Brique.
También fue reconocido Matías Benicelli (20), a quien un testigo le indilgó haber estado arengando la agresión a Fernando, dijeron al menos dos fuentes que estuvieron presentes en la rueda de presos. Según los investigadores, en la medida de ayer hubo un séptimo reconocimiento positivo por dos de los testigos, que identificaron a otro de los rugbiers como uno de los miembros del grupo agresor.
Fuentes judiciales informaron que los nuevos tres imputados reconocidos son Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18) y Lucas Pertossi (20). Por su parte, Fabián Améndola, abogado del estudio de Fernando Burlando quien representa a la familia de la víctima, dijo que el 11er. imputado, Pablo Ventura, «no fue reconocido en ninguna de las ruedas de las que participó».

Cambio de modalidad.
El letrado aseguró que los detenidos iban a ser sometidos a reconocimientos fotográfico en lugar de presenciales, debido a que después de seis días detenidos perdieron el bronceado y se complica conformar las rondas. El abogado explicó que esta medida fue solicitada porque «los chicos, con estos días que han estado encerrados, han perdido el color tostado de la piel y las personas que han encontrado para conformar las ruedas están mayormente bronceadas».
«Eso era una complicación, así que no hubo inconvenientes en que se realicen algunas de estas medidas de manera fotográfica», señaló el letrado.

«Lo querían matar».
La querella descartó que pueda considerarse bajo la calificación de «homicidio en riña» el crimen de Baéz Sosa, ya que «luego de estar desvanecido, lo rematan en el piso», lo que demuestra con claridad que «lo querían matar».
En tanto, al ser consultado sobre el audio que circuló en los medios en el que uno de los acusados aseguró que la vida les «jugó una mala pasada», el abogado dijo: «Me reservo la opinión, primero porque no tengo certificado que haya sido uno de los imputados el del audio y segundo porque no le conozco la voz. Además ese audio no está en la causa». Por otra parte, el abogado defensor de los diez rugbiers, Hugo Tomei, aseguro que el audio que se viralizó en las últimas horas con supuestas declaraciones del imputado Lucas Pertossi, «es falso». (Télam/NA)

Cuestionan inacción
Mauricio Andersen, el secretario de Seguridad de Villa Gesell, fue cuestionado por la inacción policial la noche del viernes pasado, cuando se produjo el asesinato de Fernando Báez Sosa. El funcionario es comisario inspector de la policía bonaerense y había pedido licencia para asumir su cargo en mayo del año pasado. El ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, revocó ahora la licencia, por lo cual Andersen deberá decidir si sigue en Villa Gesell o si vuelve a la fuerza policial. Las críticas se multiplicaron contra Andersen por la nula presencia de efectivos en la zona de la avenida 3, donde frente al boliche Le Brique se produjo el asesinato de Báez. Recién cinco días después del crimen se clausuró el local y se labró un acta de infracción contra otro local, en operativos que fueron supervisados por el propio Berni. Sobre Andersen pesa un pedido de interpelación de los legisladores locales.