Inicio El Pais Gobierno convocará a empresarios

Gobierno convocará a empresarios

SIGUEN LAS CRITICAS AL CONVENIO ENTRE EL MERCOSUR Y LA UNION EUROPEA

El Gobierno anunció que esta misma semana convocará a empresarios para explicarles el acuerdo comercial firmado entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), al tiempo que consideró que las críticas a ese convenio son «expresiones de impotencia» de quienes no pudieron concretarlo.
«Las críticas tan rápidas y ligeras de algunos sectores políticos demuestran impotencia. Esos mismos que están hablando son los que fueron incapaces en 12 años de haber logrado el acuerdo», sostuvo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en referencia a las críticas provenientes del kirchnerismo.
Sica y el canciller Jorge Faurie fueron los voceros de la reunión de gabinete nacional que el presidente Mauricio Macri encabezó el lunes a la mañana en la Casa Rosada, en la que el acuerdo y los contactos que estableció el mandatario en la Cumbre del G20, celebrada en Japón, se llevaron la mayor atención.
Para Sica las críticas de los candidatos kirchneristas «forman parte de su ignorancia respecto de lo que se está discutiendo, o son expresiones de su incapacidad de no haber podido lograr el acuerdo en años anteriores. O tal vez están en una posición política, la de estar en contra de todo lo que hagamos, y tenga beneficios para el empleo y la producción».
Además, el funcionario destacó la gestión de Macri para destrabar el acuerdo y consideró que «sin el liderazgo que tuvo el Presidente en estos 3 años y medio, no se hubiera podido» lograr el acuerdo con la Unión Europea.
Sobre el mismo punto, Faurie recordó que el acuerdo que sellaron el viernes en Bruselas (en el que ambos participaron como negociadores) «era un objetivo nacional buscado por más de 20 años» por la Argentina, y lo consideró «extremadamente relevante para la región».
Faurie remarcó que se trata del ingreso de productos argentinos a un nuevo mercado «de 500 millones de habitantes», y consideró que el país está frente a una «oportunidad para las economías regionales», y de integración con nuestros socios del Mercosur.
Con respecto al momento vivido el domingo por el presidente Mauricio Macri, en Zurich, adonde concurrió a recibir un premio de la FIFA, se trató de una «protesta» que «forma parte de la libertad de expresión».

Sica.
Sica, en tanto, anunció que probablemente el miércoles convocará al sector empresarial para explicarles detalles del acuerdo. «Estamos coordinando con Jorge (Faurie) para en esta semana, creo que el día miércoles, sostener una reunión con todo el sector empresarial, para plantearles los lineamientos generales del acuerdo que se consiguió». Y añadió que a partir de ahí la intención es «abrir una etapa de reuniones bilaterales y regionales para que cada uno conozca el detalle» de lo firmado.
El ministro insistió en que se trataba de «un acuerdo equilibrado en cuanto a las concesiones y demandas de la Unión Europea y del Mercosur», pero no negó la posibilidad de reformas.
«Este es un gobierno reformista, y este acuerdo forma parte de las reformas estructurales que son una mayor integración al mundo. Pasamos de ser una economía cerrada con poco comercio y ahora vamos a comerciar con el 30 por ciento del PBI mundial», comparó.
«Esto nos va a obligar a todos los actores a empezar a dialogar en un programa de reformas aceleradas en términos de adaptación, de cambios regulatorios que nos den competitividad para acceder mucho más rápido a esos mercados que se nos están abriendo», aseguró Sica.

UIA.
Uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, consideró ayer que si la «línea de largada» del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea fuera «hoy mismo, la competencia de los productos nacionales contra las importaciones sería muy desigual».
El empresario advirtió que aún «no conocemos los detalles, la letra chica, ni las negociaciones que van a venir. Entonces, veremos cómo cae a cada sector en particular».
En diálogo con FM La Patriada, Funes de Rioja señaló, además, que «en una economía en recesión no se trata de dejar desguarnecido a ningún sector, pero requerirá de nosotros como empresarios, tener la capacidad de cambiar y adaptarnos» al este acuerdo.
«La visión no es perder sectores. No coincido con que algunos tengan que desaparecer. Hay que dar la posibilidad de competir y eventualmente transformarse. Hasta ahora, estamos al tanto desde el punto de la información política pero no desde lo técnico», enfatizó. (Ambito.com / NA)

Las dudas que genera la letra chica
No se conoce la letra chica del acuerdo Mercosur – Unión Europea. Los principales afectados, a favor y en contra, no fueron consultados. Funcionarios del gobierno dicen que recién ahora se reunirán con ellos para comentarles de qué se trata lo que se firmó en Bruselas. Un Gobierno que se jacta de la apertura al diálogo y al consenso avanzó en una negociación, dominada por el secretismo, que puede definir la matriz productiva del país ignorando la opinión de industriales y de trabajadores de sectores sensibles.
Este comportamiento se entiende en la firme convicción del presidente Mauricio Macri de que la industria argentina es vetusta, como se lo ha dicho a varios de los principales dueños de grandes firmas productoras de manufacturas, y, por lo tanto, no merece ser considerada como prioritaria. Un desprecio que mezcla ignorancia acerca de cómo se han desarrollado los países y una rivalidad no resuelta con su padre industrial. Franco ha fallecido; ahora le toca el turno de terminar con la industria y le será más aliviador a él si en primer lugar se encuentra la automotriz, donde el grupo Macri fue uno de sus protagonistas con Sevel. Por lo pronto, ese objetivo ya lo está cumpliendo porque el sector está siendo destruido en sus años de gobierno.
Otro motivo para explicar ese acuerdo es que la administración macrista responde a los intereses de los jugadores más grandes del agronegocio, quienes parecen ser inicialmente beneficiados del acuerdo con la UE. Uno de los máximos representantes de esa actividad, Gustavo Grobocopatel, actuó de vocero de ese grupo con una militancia fanática a favor del macrismo.
Se debe sumar una razón más rústica y de cortísimo plazo: aplicar un golpe de marketing político con el objetivo de tener algo para mostrar en estos meses de elecciones. (Pagina12.com)

Grobocopatel analizó el acuerdo
Gustavo Grobocopatel, presidente del grupo Los Grobo, se refirió al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, firmado el pasado viernes, y consideró que no hay que temerles a las consecuencias y que hay que «permitir que sectores (económicos) desaparezcan».
«En la medida que haya más intercambio y más comercio, hay más progreso», dijo Grobocopatel en el programa Dato sobre dato, que se emite por FM Milenium y agregó que hay que cuidar la industria local. Sin embargo, agregó: «Hay que permitir que haya sectores que desaparezcan, pero el principal problema que tenemos por delante es hacer que haya muchos sectores nuevos que aparezcan. Tiene que haber más nuevos que viejos que dejen de existir».
Para Grobocopatel «el resultado más interesante de este acuerdo es que pone el barco en una dirección de transformación del sistema productivo de ambos bloques». «La transformación del sistema productivo que nosotros queríamos hacer, hasta que se hicieran estos acuerdos, era una utopía. Uno no podía producir valor agregado porque no tenía a quién venderle esos productos, porque Europa estaba como blindada a esa posibilidad», añadió.
«Lo que va a suceder ahora es que va a haber muchos productos donde se va a poder poner valor agregado, industrializar en la Argentina y poder vender allá. O va a haber empresas europeas invirtiendo en la Argentina para hacer esos productos acá», sostuvo.
El empresario dijo que antes agregar valor a un producto implicaba que tuviera aranceles más altos y fuera más difícil exportarlo, por lo que ahora sin este escalamiento va a haber mercado para productos agroindustriales y no solamente agrícolas.
«En vez de vender trigo, vamos a poder vender pastas. En vez de aceite crudo, una latita con marca. Eso, obviamente, si somos competitivos», consideró Grobocopatel y agregó que «los europeos están muy felices porque van a poder empezar a vender quesos al país.
«Si la industria láctea argentina no produce quesos de calidad y a menor costo que los europeos, sí, va a sufrir, pero también es un gran desafío para el sector mejorar la calidad. Nosotros tenemos que nivelar para tratar de ser cada vez más Europa, no cada vez menos», expresó.
En ese sentido, el empresario afirmó que el acuerdo con la Unión Europea exigirá a la Argentina el inicio de una «transformación productiva» para ser más competitiva. (Ambito.com)