Inicio El Pais Hace seis años, uno de los rugbiers arengaba una pelea que quedó...

Hace seis años, uno de los rugbiers arengaba una pelea que quedó registrada en video

Lucas Pertossi, uno de los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, arengaba hace seis años una pelea entre dos chicos en una escuela, la cual quedó registrada en un video que se conoció este lunes a través de la redes sociales.

«LA PELEA DE ALE VS EL KARATEKA!», es el título de dicho video que se puede ver en Facebook y sobre el que el imputado realizó una serie de comentarios. «Jajajajajajaajajaaj arruinado el karateka, jaaj uno de la mañana era! el hijo de Miyagui jajaj», escribió Pertossi y continuó en otro comentario: «Jajajaaja las últimas 3 piña que no se ven en el video fueron las mejores jajajajjaja.» (sic)

En un tramo de la seguidilla de comentarios, alguien pregunta si se pelearon en serio, a lo que el rugbier respondió: «Jajaja sisi se pelearon en serio, con un carateka de la mañana alta boba!» (sic)

La fiscal ya tiene la pericia de celulares y Burlando asegura que un rugbier filmó parte del ataque

Casi 5 terabytes de información obtenida de los teléfonos celulares secuestrados a los rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa fueron incorporados este lunes a la investigación, y el abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando, aseguró que al menos uno de ellos registró parte del ataque en Villa Gesell.

La fiscal del caso, Verónica Zamboni, recibió durante la mañana dos discos externos con todo el material extraído durante los peritajes a los diez equipos analizados por parte de la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA), con sede en la Escollera Norte de la ciudad de Mar del Plata.

Fuentes de la investigación indicaron que el contenido de los seis teléfonos iPhone, dos Huawei y un Motorola secuestrados a los rugbiers durante el allanamiento a la vivienda en la que se alojaban en Villa Gesell aportó «información muy relevante» e «importante material probatorio» respecto de su responsabilidad en el crimen de Báez Sosa de 19años, ocurrido frente al boliche «Le Brique» el 18 de enero último.

Tras la extracción de los datos en crudo de los teléfonos -mensajería de texto, WathsApp, capturas de pantalla y videos, incluso aquellos que hubieran sido eliminados-, los peritos de la PFA realizaron además un informe con el análisis del contenido, que fue entregado también a la fiscal e incorporado a la causa que lleva adelante en la Unidad Funcional de Instrucción 6 gesellina.

En cuanto al material obtenido a partir de estos análisis, Burlando, quien está a cargo de la querella en representación de los padres de la víctima, aseguró que «un adelanto de la información que recibió la fiscal indicaría que existe un video» registrado por uno de los rugbiers en los momentos previos al ataque, cuando el grupo va «a la caza» de la víctima.

Señaló en ese sentido que no tuvo acceso a ese material, y que lo hará «a partir de mañana o el miércoles», cuando acuda personalmente a la sede de la fiscalía, en la localidad balnearia.

En diálogo con el canal de noticias TN, el abogado aseguró a su vez que ese material «es tal vez el hallazgo más insultante a la vida», y que «se está hablando de la que la filmación tiene que ver con la persecución de Fernando».

Respecto de la pesquisa sobre los teléfonos, fuentes de la causa aseguraron que los más difíciles de desbloquear, por «su grado de encriptación», fueron los Iphone: entre ellos se encuentra el Iphone 3 negro que pertenece a Máximo Thomsen (20), uno de los acusados de ser coautor del homicidio.

Los otros cinco celulares Iphone pertenecen a Lucas (18) y Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19), cuyo equipo «7 Plus», de color negro, tiene la pantalla astillada y una funda de los All Blacks.

Los peritajes incluyeron también al Motorola G4 Plus de Enzo Comelli (19), quien fue señalado por testigos como uno de los que golpeó a Báez Sosa; un Huawei perteneciente a Blas Cinalli (18), y el Huawei BLL23 gris con funda negra y pantalla astillada de Ciro Pertossi (19), el otro rugbier imputado como coautor del homicidio.

El único del grupo cuyo celular no fue localizado ni en el domicilio ni en los dos autos estacionados en la finca allanada fue el de Ayrton Viollaz (20), otro de los acusados de ser «partícipe necesario» en el crimen.

También fue peritado el Samsung S10 que pertenece a Pablo Ventura (21), el remero detenido en Zárate 12 horas después del crimen y que recuperó su libertad cuatro días más tarde, por la falta de elementos que lo vincularan al hecho.

En cuanto al avance de la investigación, Burlando indicó además que «hay más elementos» que complican la situación de los rugbiers, y agregó: «El grado de compromiso que existe y el peso de la prueba es tan fuerte que entendemos que estamos en condiciones de llegar a una audiencia de debate ya».

Se refirió también a la situación de Milanesi, el único rugbier que no fue identificado por ninguno de los testigos que participaron de las cuatro jornadas de rondas de reconocimientos, y dijo que existe «un reconocimiento médico que registra lesiones en la parte dorsal de su mano derecha».

El abogado informó además que en los próximos días declararán los dos médicos que realizaron la autopsia a Báez Sosa, y que está previsto además el testimonio de otros dos testigos. A su vez, dijo que se aguarda el cotejo de las manchas hemáticas halladas en la ropa y zapatillas secuestradas con las muestras de sangre extraídas a la víctima. (Télam)