sábado, 19 septiembre 2020
Inicio El Pais Hallan el cuerpo de mujer que estaba desaparecida

Hallan el cuerpo de mujer que estaba desaparecida

UN TESTIMONIO CLAVE LOGRO ESCLARECER EL FEMICIDIO

El cuerpo de Rosa Inés Fernández, la mujer de 29 años que estaba desaparecida desde el 26 de julio en la ciudad bonaerense de Junín, fue hallado envuelto en una lona y enterrado en una obra en construcción en la que trabajaba su expareja, quien ya está detenida, informaron fuentes judiciales y policiales.
El testimonio clave para esclarecer el caso fue el de la actual pareja del detenido Sandro González (40), una mujer que también sufría violencia de género por parte del acusado y a quien éste le contó cómo había matado a su ex, dijeron a Télam fuentes de la pesquisa.
En tanto, el fiscal de Junín a cargo de la causa, Esteban Perdernera, detalló que el hallazgo se produjo ayer por la mañana durante un operativo que comenzó cerca de las 7 en una obra en construcción en la que trabajaba el detenido, situada en la calle Siria 624, de Junín, del que participó él, junto a personal policial, municipal y peritos criminalísticos de La Plata convocados especialmente.
El lugar había sido marcado la noche anterior luego de que tres testigos declararan tener conocimiento de que Rosa había sido asesinada y enterrada allí, a un metro de la superficie, debajo de un muro que divide dos patios de esa casa en construcción.
«Ayer (por miércoles) el cerco comenzó a cerrarse, apareció un testimonio contundente que pudimos corroborar con otros testimonios y a las 19.30 dispuse la detención de urgencia del imputado y a partir de ese momento comenzamos a planificar la búsqueda del cuerpo porque era muy categórico a que Rosa estaba muerta», dijo el fiscal.

Lo delataron.
Un vocero que participó de la pesquisa reveló que la primera en sembrar sospechas sobre González fue su actual pareja, quien en una declaración breve ante la Justicia contó que tenía algunas dudas sobre González, que le temía porque era violento con ella y que le llamó la atención la desaparición de un cobertor que habían comprado para un auto que recientemente habían adquirido y que finalmente fue uno de los elementos empleados para envolver el cuerpo de Rosa.
El miércoles pasado, otros dos testigos, vecinos de González, se presentaron en la fiscalía para declarar que la pareja de éste les había contado sobre la confesión que le había hecho, lo que terminó por cerrar la historia que, finalmente, fue ratificada por la mujer del acusado.

El motivo.
El fiscal dijo que todo indica que el femicidio fue cometido el domingo 26 de julio en el domicilio de González, donde se produjo una discusión entre los dos integrantes de la expareja -que tenían tres hijos en común de 4, 9 y 13 años- por una «cuestión económica».
«Tenemos referenciado que (González) recibió una cachetada y él la toma del cuello, en el momento siente que se desvanece, cae a los pies y ahí él cuenta haberla envuelto en un cobertor que utilizaba para cubrir el auto y en una lona celeste. La cargó en el baúl del auto y al día siguiente aprovechó que trabajaba en la obra, cavó el pozo y la enterró», relató Pedernera.
El fiscal dijo que no había denuncias judicializadas por violencia de género hacia Rosa, aunque durante la investigación surgieron elementos sobre la relación violenta que mantenían al menos desde que se habían separado.

Autopsia.
Pedernera informó que el cuerpo de la víctima fue remitido a la morgue judicial, donde durante esta jornada se realizó la autopsia, cuyo resultado preliminar confirmó que falleció a raíz de una «asfixia mecánica».
«El testigo nos dice que según el relato del propio acusado al momento de confesarle la habría ahorcado con el brazo, eso es coincidente porque el perito encuentra congestión en la base del mentón y del cuello y que el frente del cuello no fue oprimido, lo cual es conteste con una toma por atrás», precisó el funcionario judicial.
Además adelantó que mañana indagará a González por el delito de «homicidio calificado por el vinculo y por mediar violencia de género» y que tras ello pedirá su formal detención a la jueza de Garantías de Junín Marisa Muñoz Saggese. (Télam)

Crimen en San Fernando
Una mujer de 62 años fue asesinada a golpes en la cabeza provocados con una maza en su casa de la localidad bonaerense de San Fernando, y por el femicidio fue detenido su marido, un expolicía jubilado y con problemas psiquiátricos que será sometido a estudios para determinar si es imputable, informaron fuentes policiales y judiciales.
El hecho que trascendió ayer ocurrió el lunes último cerca del mediodía en una casa ubicada en la calle Carlos Casares al 2800 del mencionado partido de la zona norte del Gran Buenos Aires, donde fue encontrada asesinada Cecilia Laura Páez (62).
Las fuentes precisaron que el matrimonio dormía en habitaciones separadas y que arriba de la cama de la mujer hallaron una maza con el mango ensangrentado, que fue secuestrada para ser peritado por la Policía Científica ante la sospecha que fue utilizada por el hombre para concretar el crimen de la mujer.
La mujer fue trasladada en grave estado al Hospital Interzonal Petrona V. de Cordoro, de San Fernando, donde falleció a las pocas horas producto de las heridas. La Justicia ordenó la aprehensión y lo acusó por femicidio.