“Hay que pelear por el salario”

PARO NACIONAL DE LAS DOS CTA Y CAMIONEROS

El Sindicato de Camioneros y las dos CTA concretaron un nuevo paro de actividades y marcharon a la Plaza de Mayo, donde lanzaron duras críticas contra el Gobierno, al tiempo que anunciaron un endurecimiento de su plan de protestas, ya que el gremio de los Moyano realizará una huelga de 72 horas entre el 25 y 27 de este mes, mientras que las CTA convocaron a otra movilización para el 9 de julio.
Sin piquetes en las ciudades ni cortes de ruta, unos 200 mil choferes de camiones paralizaron ayer en todo el país el transporte de mercaderías, de caudales y la recolección de residuos, en una huelga con la que reforzaron su reclamo de un incremento salarial del 27% que la cámara empresaria dice no poder afrontar.
En medio del enfrentamiento con Mauricio Macri, los Moyano alegan que las empresas del sector sí pueden abonar el 27% de aumento pero que el Gobierno las estaría presionando para que no ofrezcan ese porcentaje que sobrepasa la pauta salarial que el oficialismo alienta, de un 15% con la chance de negociar cinco puntos más.

Plan de lucha.
En el marco de la medida de fuerza, Pablo Moyano anunció que Camioneros se encamina a una nueva huelga, pero de 72 horas, comenzando el 25 de este mes, en adhesión al paro general de la CGT, y continuando dos días más, el 26 y 27. La extensión de esa medida de fuerza, en caso de que antes no se produzca el acuerdo salarial podría llegar a generar desabastecimiento.
“A los empresarios del transporte les pido que no se dejen presionar por el ministro (de Trabajo, Jorge) Triaca. Si no obtenemos respuestas esta semana le decimos a los compañeros Camioneros que están acá y en las rutas, que este gremio va a adherir al paro general del 25 de junio y paramos el 26 y el 27”, remarcó Pablo Moyano en el acto en Plaza de Mayo.
“Si quieren decir que es un paro a la brasileña, que lo hagan. Pero vamos a parar como lo saben hacer los camioneros argentinos”, enfatizó el hijo de Hugo Moyano, en alusión al extenso paro que hicieron el mes pasado los camioneros en Brasil, lo que generó desabastecimiento en el vecino país.

“Vamos a seguir”.
Por su parte, los sindicatos de las dos CTA también pararon y al pedido salarial por un aumento superior al 20% que sugiere el Gobierno sumaron reclamos contra el veto a la ley que retrotraía los aumentos de tarifas, contra el acuerdo del Fondo Monetario Internacional y contra los despidos.
La huelga de la CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma se sintió en especial en las escuelas, a raíz de la adhesión de los gremios docentes de Ctera, como Suteba en la provincia de Buenos Aires y UTE en la Capital Federal.
También se vio afectada la atención en dependencias públicas de Capital Federal por la adhesión de ATE-Capital, en hospitales públicos debido al reclamo de los gremios de trabajadores de la salud y el subterráneo, que se paralizó entre las 20 y las 23.
El líder de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, confirmó que las CTA se plegarán al paro general que dispuso la CGT para el 25 de junio y señaló que hay que “movilizar y pelear en las calles para que se caiga este modelo económico”.
“Si no hay pelea, no se subía del 15 al 20 por ciento (el tope salarial), que sigue siendo una miseria, una pérdida salarial, pero al menos aumentaron cinco puntos. Por eso, los cientos de miles de movilizados nos fortalece el alma y vamos a seguir saliendo a la calle, aunque al otro día no haya milagro”, indicó Miceli.
Hugo Yasky, jefe de la CTA de los Trabajadores, al cerrar el acto advirtió que tras el acuerdo con el FMI volverá a cobrar impulso el proyecto de reforma laboral, aunque señaló que “se lo van a tener que meter en los cajones” y llamó a “pelear por el salario, la dignidad, las leyes de trabajo y los convenios”.
A su vez, Yasky aprovechó para convocar a una movilización al Obelisco para el feriado del 9 de julio, bajo el lema “La Patria existe” y sostuvo que “hay que demostrar que habrá un país paralizado, cuando no se mueva ni un alfiler y haya un pueblo luchando”. (NA)