Inicio El Pais "Hay una asignación desigual"

«Hay una asignación desigual»

CFK ASEGURO QUE SE PROFUNDIZO LA AUSENCIA DEL ESTADO DESDE 2015

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner denunció ayer que la Ciudad de Buenos Aires tiene una situación privilegiada que genera una «gran desigualdad» con otros distritos, por lo que abogó por una «razonable distribución de la asignación de recursos», y amonestó a los empresarios, reclamándoles que tengan «trabajadores bien pagos». «En Capital hasta los helechos tienen luz y agua, mientras en el conurbano chapotean en agua y barro», sentenció.
En el acto de asunción de Fernando Espinoza como intendente de La Matanza, la vicepresidenta advirtió en un duro mensaje que el «hambre y la ausencia del Estado se han profundizado como nunca desde 2015». Y, enfatizó, «en este nuevo consenso que quiere construir nuestro presidente (Alberto Fernández) debemos comenzar a discutir una distribución racional de la asignación de los recursos, más allá del color político de los distritos».
«Vemos cómo un modelo que concentra aún más la riqueza construye un fantástico túnel (el Paseo del Bajo) para que a los vecinos de Puerto Madero no los molesten los camiones mientras se inunda media (provincia de) Buenos Aires cada vez que llueve», enfatizó. Así, puntualizó, el electorado «terminó castigando a quien se presentaba como la estrella electoral», en referencia a la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

Asignación de recursos.
En la plaza central de San Justo, con la Catedral de fondo, la vicepresidenta se refirió a las palabras del obispo de esa diócesis, Eduardo García, quien pidió «un gobierno pobre para los pobres», y señaló que «debemos nosotros discutir la asignación de recursos y saber por qué a algunos distritos les falta y a otros les sobra, generando una gran desigualdad». «Hay una asignación de recursos muy desigual que es profundamente injusta e inequitativa. Desde hace tiempo, la Capital (Federal) concentró riquezas postergando el resto de la periferia», advirtió, y recordó que durante la gestión de Mauricio Macri, en 2016 se le otorgó 2,6 puntos de la coparticipación a la Ciudad, «siendo el distrito más rico de la Argentina».
Sin nombrar al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Cristina Kirchner ejemplificó que «la Capital tiene un presupuesto de 350.000 millones de presos mientras que La Matanza tiene 10.000 millones, con muchas más necesidades y casi la misma cantidad de habitantes y mayor territorio». También apuntó a los «grupos reducidos y concentrados» a los que, dijo, «les conviene que nos peleemos, e inventaron esto de la famosa grieta para tenernos entretenidos mientras otros se llevaban millones de dólares fugando miles de millones de dólares al exterior».

Intereses.
Asimismo, sostuvo que espera que «los empresarios y comerciantes hayan aprendido la lección» después del gobierno de Macri, al aseverar que «no hay empresa viable ni comercio exitoso si no tenemos trabajadores bien pagos dispuestos a consumir, gastar, veranear, vacacionar y ver». «Cuando uno no defiende los intereses para los cuales ha sido elegido y debe representar, el castigo popular se deja ver», advirtió en otro tramo del discurso.
Otro de los pedidos fue que el Consejo Federal Económico y Social que impulsa Fernández para tratar los «problemas de Argentina» debe «discutirse» también en «cada municipio», con «jornadas de debate en el colegio, la parroquia, el barrio, la universidad, la fábrica y el sindicato», para cumplir la «necesidad imperiosa de poder construir un país diferente».
Espinoza sostuvo por su parte que «vamos a generar la refundación de la Argentina que viene sin grietas, todos juntos para dejar atrás los peores cuatro años desde la recuperación de la democracia». (Télam)