“Hay que preservar la democracia”

La presidenta Cristina Kirchner sostuvo ayer que para “preservar la paz” hay que “luchar por la justicia, la equidad y la distribución del ingreso”, en lo que pareció un mensaje solapado hacia el vicepresidente Julio Cobos, al término de la misa ofrecida en la Basílica de Luján. “Para preservar la paz, lo primero que hay que preservar es la democracia y para preservar la democracia hay que luchar por la justicia, la equidad y la distribución del ingreso”, indicó la jefa de Estado, al encabezar un acto luego de la ceremonia en la que la Iglesia pidió “diálogos y consensos” en el país.
Desde el voto de Julio Cobos que derrumbó el proyecto de retenciones móviles al agro, la presidenta Kirchner viene cuestionando al vicepresidente por haber volteado una iniciativa oficial de carácter distributivo, que defendió a pesar de los intereses de las entidades del campo. Tras el mensaje religioso de paz ofrecido por el cardenal Jorge Bergoglio y el titular de la Comisión de Pastoral Social, Jorge Casaretto, la primera mandataria dijo que se debe vincular “la paz con la justicia” y se comprometió a seguir trabajando para “combatir la pobreza y por la paz de todos los argentinos”.

Sin saludos.
Sin saludarse y a una prudente distancia, la presidenta Cristina Fernández y el vicepresidente Julio Cobos compartieron ayer su primer acto tras cinco meses de distanciamiento, al participar de la misa en la Basílica de Luján organizada por el Episcopado para conmemorar los 30 años de la mediación papal que evitó una guerra por el diferendo del Beagle entre Argentina y Chile.
“Hubiera sido una linda oportunidad”, dijo Cobos cuando, al abandonar la basílica, le recordó la convocatoria que instantes antes había lanzado monseñor Jorge Casaretto a favor de dejar “de lado todo lo que nos distancia y nos enfrenta”.
La ceremonia religiosa fue presida por el cardenal Jorge Bergoglio (Buenos Aires) y llevó como lema “Queremos la paz, eduquemos para el diálogo”. Separados por unos cinco metros, la presidenta y el vicepresidente escucharon toda la misa sin saludarse ni mirarse.
Fernández de Kirchner estaba sentada a solas en un lugar especialmente dispuesto a la izquierda de la nave, mientras que detrás, en la primera fila de la derecha, Cobos fue ubicado junto a la intendenta de Luján, Graciela Rosso. (DyN)