Honda fabricará en el país motos de alta cilindrada

La compañía japonesa Honda anunció ayer que comenzará a fabricar motos de alta cilindrada en la Argentina, con una inversión global de 13,4 millones de dólares, durante una reunión con la ministra de Industria, Débora Giorgi.

Más alta.
Honda espera producir en el país 160.000 unidades por año y cuatro nuevos modelos, entre ellos, la NC 700x, uno de los buques insignias de la marca nipona en la actualidad. Se trata de una moto de 700 centímetros cúbicos, una cilindrada más alta que lo habitual en el país.
Entre los nuevos modelos también se destaca la XRE 300, señaló la compañía, que de este modo completa una oferta de ocho tipos de productos en el mercado local.
El año pasado, Honda había anunciado la incorporación de la XR 250 Tornado, la NX4 Falcon y la CB1 a su menú de producción doméstica en sus dos plantas del país, en Florencio Varela y Campana, en la provincia de Buenos Aires.
El presidente de Honda en Argentina, Kaji Nobuyuki, y el gerente de Relaciones Institucionales, Martín de Gaetani, informaron a Giorgi que la producción de motos nacionales se realizará en las dos fábricas con las que cuenta la firma: entre ambas emplean a 500 trabajadores.
Se estima que la fabricación de motos aumentará más de un 30 por ciento este año con respecto a 2012.

Inversión.
En el marco de esta iniciativa, la empresa de origen japonés invertirá 13,4 millones de dólares, de los cuales U$S 4 millones estarán destinados a la compra del predio en Florencio Varela y el resto para la nueva línea de producción y la adquisición de una inyectora plástica, entre otros proyectos. Durante 2012, la compañía exportó 1,3 millón de dólares de motopartes.
La titular de la cartera fabril destacó el crecimiento de la participación nacional en el sector de motocicletas y dijo que el país cuenta "con un mercado interno y regional en crecimiento, que representa una oportunidad muy importante para el desarrollo de inversiones productivas".
Los representantes de Honda también se comprometieron a avanzar en la integración nacional de componentes, que hoy asciende al 20 por ciento y que proyectan que llegue al 30% al término de este año. (NA)